Alien Isolation: Canguelo espacial

Por fin un juego a la altura de la saga cinematográfica. Lástima que te deje con el ojete más apretado que las tuercas de un submarino.

Por Chema Mansilla

Desde que empezaron a vendernos este juego, hace unos meses, la cosa tenía buena pinta. Pero siempre tienen buena pinta, ¿verdad? Y el caso es que ver el logo SEGA ya no es garantía de calidad, de hecho… Bueno, el caso es que sacan un nuevo juego de Alien que básicamente se trata de jugar al gato y al ratón con este desagradable bichejo estelar. Y ya con esa idea, mola. Porque llega un momento en el que uno se cansa de pasarse el día delante de la consola como si el salón de su casa fuera una peli de Michael Bay, y a veces mola jugar a otro tipo de juegos. Y este es del tipo de juego que da miedo y que molan mucho.

Desde el principio se ve que este juego es diferente, que se han cuidado los detalles. El logo de 20th Century Fox es tal cual el de mi versión Betamax de Alien el Octavo pasajero. Todo parece sacado de los ochenta. Eso a los veteranos nos va a gustar, no sé si la chavalería se colgará de esos detalles… Pero yo estoy emocionado y todavía no he llegado al menú de inicio.

Empezar a jugar es meterse de lleno en el universo que Ridely Scott creó para su Alien en el ya lejano 1979. Hay que poner dos pegas, tal vez las únicas, al juego en este mismo momento: el doblaje es ATROZ. Y durante algunos momentos de las cinemáticas el frame rate cae en picado como mis ahorros. A partir de ahí, bienvenido a uno de esos juegos planteados como experiencia. Algo cada vez más necesario en una industria que deriva hacia el multijugador, las redes sociales y las conexión constante.

La historia cuenta cómo amada Ripley (tú), la hija de la Ripley que todos amamos de las pelis, se embarca en una arriesgada misión en busca de respuestas sobre la desaparición de su madre. La investigación la llevará hasta la estación Sevastopol, que podría contener respuestas sobre el destino final de la Nostromo y su tripulación. Al llegar a la Sevastopol la situación se pone peligrosa, una cosa lleva a la otra y cuando te quieres dar cuenta te estás escondiendo en los conductos de ventilación de lo que queda de la tripulación, de robots asesinos y de cierto bichejo…

Alien Isolation no es un juego sencillo. No consiste en ir avanzando por pasillos abriéndose camino. Se trata de no estar ahí. De que nadie (ni nada) te vea. Esto supone tener que volver sobre tus pasos, buscar rutas alternativas, esconderte, prever los movimientos del enemigo, ser sigiloso… Y si es necesario, disparar una o dos de tus valiosas y escasas balas para despechar a alguien y rezar porque nadie oyera los disparos. cuando te quieras dar cuenta estarás con los dedos agarratados envolviendo el pad y los dientes apretados como si de una exploración rectal se tratara. Yo no soy mucho de pasar miedo, porque soy un cagueta (me pasa lo mismo con las pelis de miedo), pero habrá quien los disfrute, y mucho. Andar acuclillado por un pasillo mal iluminado lleno de humo, sabiendo que HAYALGOAHÍJODER mientras el bip-bip del detector de movimiento se vuelve loco es pura angustia audiovisual.

Como decía antes, Alien Isolation ha sido planteado como experiencia. Una experiencia inmersiva. Eso se consigue mimando los detalles, puliendo la jugabilidad. No sólo creo que Alien Isolation es un gran juego, creo que es un juego muy necesario. No sólo porque la franquicia y sus fans lo merecen (que también) sino porque se agradece un juego que piensa en el jugador, y no en lo que el jugador va a querer compartir en sus redes sociales, o exprimir cada centavo exigiendo cuentas premium, suscripciones y DLCs (aunque Alien Isolation tiene DLCs, tampoco son tontos…).

Alien Isolation es un gran juego, un título pensado para los jugadores que todavía quieren dedicar una tarde de su vida para echar una partida que les transporte, que les lleve a otra vida, no el simple esparcimiento de disparar a cosas.

Sigue a @ChemaMansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. ALIEN: el octavo pasajero siempre llama dos veces. | La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*