Archer. La mejor comedia animada adulta de espías.

Archer la serie, poster de título

 Misiones imposibles, coches caros, chicas guapas, hombres atractivos, científicos nazis, cyborgs, misiones en el espacio, promiscuidad y alcohol, mucho alcohol. Te cuento por qué me flipa Archer.

Por Javi Jiménez.

En esta casa ya vamos por el segundo revisionado de toda la serie y ya era hora de comentar con todo el mundo la serie animada de comedia más interesante de los últimos años. Lo que para mi empezó con curiosidad al ver por primera vez su quinta temporada en Movistar Series, se ha convertido en un romance.

Sterling Archer es agente secreto, una especie de James Bond con el temperamento de una adolescente. Alcohólico, con graves problemas maternales (aliviados en parte por el alcohol, por lo que están bajo control) es el mejor agente secreto de una organización de espionaje privada, el ISIS (International Secret Intelligence Service) dirigido por su madre (alcohólica). Xomo compañeros de trabajo tiene a una panda de locos Cyril (contable, adicto al sexo), Cheryl (recepcionista, psicópata), Pam (jefa de recursos humanos, cotilla), Krieger (científico, podría ser un clon de Hitler), Ray (espía, “el Piernas”) y Lana (espía, ex-pareja de Archer, muy a pesar de ella, el último redaño de cordura en la oficina).

Serie archer, captura muy loca

La serie es un derroche de gags, frases lapidarías, muletillas, running gags y situaciones excéntricas que ya lleva 7 temporadas estrenadas en FX. Y va para largo, su creador Adam reed anunció que ha sido renovada hasta su décima que según Reed será la última. En España podemos disfrutar de las seis primeras en Netflix y las 7 en Movistar Series. Y creedme, vale la pena.

Archer nos traslada a un mundo completamente anacrónico en el que la guerra fría no ha terminado, los ordenadores todavía son terminales tontas conectadas a un mainframe pero pueden reproducir vídeos de Youtube. Un mundo donde los espías conservan la verdadera clase, la que pudimos ver en las primeras películas de James Bond, vestidos a los años 60 con los vehículos más sensuales de los 70. Un derroche de estilo que no puedes dejar de disfrutar con tu jersey de cuello alto bien colocado.

Archer, captura de la serie
Un día cualquiera en la vida de Archer.

Poner un capítulo de Archer es entrar de lleno en el delirio. Absolutamente todo puede pasar, prácticamente no hay filtro para tratar cualquier tipo de tema de forma humorística ni para hacer los comentarios más improcedentes en los momentos más procedentes (para la comedia).  Se trata de una serie adulta a fin y al cabo, que deja que el espectador ponga sus límites. Desde luego la serie no repara en ellos, tanto en lenguaje, temática, violencia explícita y semidesnudez, sin embargo nunca con la burdez de series como Padre de Familia y sus derivados. Aunque en Archer podemos encontrar de las coñas más sutiles, que una vez pilladas golpean como un elefante histérico o en cambio, gags de la sutileza de un disparo a quemarropa con un bazooka.

A pesar de ello, no nos podemos quedar con que los capítulos de Archer son una sucesión de gags. Uno de los aspectos más a favor de la serie es la continuidad, aquí no volvemos al status quo al final de cada capítulo. En la serie se lleva hasta el extremo: si Archer tiene cáncer en un capítulo al siguiente lo veremos tomando quimioterapia. Durante cada temporada de la serie tenemos un hilo argumental general (a veces bastante interesante) y unos personajes que evolucionan con él. Pero sobre todo esta continuidad se aprovecha en la forma de referencia y chistes recurrentes que para cuando llegues a la cuarta temporada te faltarán dedos con los que contarlos. Y sí, te seguirás partiendo de risa.

Chistes recurrentes en Archer.

Aunque lo que a primera vista seguro que lo que más llama la atención de la serie es el increíble trabajo artístico que tiene. Archer posee una animación muy especial de fondos en 3D y personajes hechos de forma realista en 2D. Puede ser algo chocante al principio, de hecho fue lo que más me llamo la atención a mi mientras navegaba entre menús repletos de series y una vez puesta en acción funciona de forma fantástica. En la serie no se cortan en hacer espectaculares escenas de acción que seguro que ha acabado con las muñecas de más de uno de los animadores.

Si te convence este tipo de humor, prepara unas palomitas, dile a tu familia que la quieras y agarra tu mantita porque vas a tener unas vacaciones de Navidad muy entretenidas. Yo mientras voy a continuar mi revisionado o quizás debería de decir… adentrándome en la zona de peligro.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 181 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. ¿MOLA O NO MOLA? Vol. XLI - La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*