ARMY OF TWO: THE DEVIL’S CARTEL. Acción padrísimo.

EA recupera la saga de soldados de fortuna más macarra y enmascarada de las videoconsolas.
Por Chema Mansilla

No nos engañemos: Army of Two no es una saga llamada para la fama. Desde que la primera entrega apareció en 2008 ninguno de sus títulos se ha convertido en uno de esos juegos que cambiarán la historia. Y desde luego, este nuevo DEVIL´S CARTEL no es un juego Triple A. ¿Pero es un mal juego? De eso nada, es un juego magnífico. Con muy mala suerte: por desgracia para él ha aparecido justo con otros títulos que realmente sí son imprescindibles. Devil´s Cartel es un juego de segunda fila, pero el primero de la segunda fila. Si este juego hubiera aparecido durante esos meses de secano en los que se lanzan pocos títulos, sería sin duda uno de los juegos de la temporada.

Siguiendo los pasos de Gears of War (a rebufo) plantea una mecánica muy sencilla. Avanzar, cubrirse y disparar a todo lo que se mueva (que pronto dejará de moverse). Lo mejor, es que no sólo es una mecánica muy sencilla de aprender y a la que el jugador se acostumbra enseguida, es que además funciona bien. Incluso algo en lo que suelen fallar otros grandes juegos, como es la IA de nuestro compañero funciona bien. La de los enemigos es otro cantar, que parece que a veces corren hacia tus balas, pero la de tu compañero es bastante afortunada. No diré que sería capaz de escribir un libro, pero a lo mejor sí el reverso de una caja de cereales. Con esa prueba de fuego superada, el resto es fácil: a estas alturas los gráficos, por muy flojo que sea el juego, lucen bastante bien. Y sin virguerías, los gráficos de este juego son bastante buenos. Buen texturado, una decente iluminación y unas animaciones bastante realistas por lo general. El sonido es contundente. La banda sonora potente. ¿qué más necesitas?, ¿una historia? Pues este juego tiene historia: Una vez más, no le cambiará la vida a nadie, pero está bastante bien construida. Los personajes (dos nuevos protagonistas que dan remplazo a los titulares de la saga) resultan un tándem resultón. Más planos que la mesa de la cocina, pero con sus chanzas y chascarrillos recurrentes. Pero no creo que nadie se compre este juego por la historia, sinceramente. Alguien que quiere una historia se compra un libro, no un juego de mercenarios en guerra abierta contra los cárteles de la droga mexicanos.

Para completar la jugada, el título permite un modo cooperativo en el que la mayor diversión consiste en no enterarse absolutamente de nada y pegar tiros a lo loco (a ver si se enteran ya que eso de jugar a pantalla partida es un mareo) y un modo multijugador que ese sí que engancha.

¿Es un mal juego? no, es un buen juego, pero con muy mala suerte: el momento equivocado y con una franquicia que pide a gritos un cambio de tercio e ideas nuevas, o bien, que la dejen morir en paz. Éste juego ofrece muy pocas cosas nuevas a la saga a parte de una mejora técnica. Pero es que muy pocos juegos lo hacen a estas alturas. Tal vez ahí está la diferencia entre ser AAA y no serlo. en cualquier caso, si no eres un jugador demasiado exigente, y lo que te va en la demolición sistemática de escenarios y la sangría virtual, no lo dejes pasar.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles

¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*