ARROW – Éste no es mi flecha verde

La nueva serie de con sabor a cómic de la TV la protagoniza uno de los personajes más carismáticos del universo DC Cómics. ¿Se puede hacer de manera que no le interese a nadie?
Por Chema Mansilla


Arrow es la nueva serie de CBS y Warner protagonizada por un personaje de cómic, evidentemente, Flecha Verde, Green Arrow, el famoso arquero de las viñetas de DC. El personaje ya apareció en la serie Smallville, si bien lo interpretada otro rubio y musculado actor de esos que no salen más de 5 episodios en ninguna serie. El personaje adquirió gran popularidad (dios sabrá por qué) y la productora decidió darle luz verde (jeje) a una serie dedicada al personaje. Con Smallvile terminada y con las grandes franquicias de DC a punto de resucitar en los cines, el movimiento lógico era llevar a la pequeña pantalla a un segunda fila lo suficientemente carismático. Hay que decir que Aquaman casi consigue su propia serie, pero… ¿en serio?, ¿Aquaman?

Lo mejor de la serie: las referencias
potenciales a un momento similar a éste.

La historia que plantea Arrow nos suena mucho. Pero mucho, mucho. Basicamente es lo que hizo Nolan en Batman Begins. Escenas prácticamente calcadas. Tras ser declarado muerto y permanecer desaparecido durante cinco años, el joven heredero del imperio económico Queen regresa inesperadamente. De día, un alocado joven que cumple las bajas expectativas que la sociedad tiene de él. De noche, vigilante enmascarado. Tras hundirse el barco en el que viajaba junto a su padre y su novieta (la hermana de su auténtico amor), Oliver llega a una isla en medio del Pacífico, cuyo nombre traducido el chino significa «Purgatorio» y que, para rizar el rizo, es mencionada en las nuevas pelis de Batman. El caso es que nadie sabe qué le ocurre al protagonista en la isla durante esos cinco años, pero cuando regresa (rescatado por unos pescadores) es un experto acróbata, maestro de artes marciales, tiene el cuerpo llenos de cicatrices y habla varios idiomas. Evidentemente, también se ha convertido en un grandioso tirador con arco, y además, posee una agenda con los nombres de todos los corruptos, delincuentes y malhechores que operan en su ciudad. De momento no se la ha visto disparar flechas con forma de guante de boxeo o rellenas de polvos pica-pica, así que bien.

De regreso se encuentra con que todo el mundo le daba por muerto: su madre, que se ha casado con el socio de su padre y que ahora dirige su empresa (y ninguno de los dos aculta nada bueno), su hermana (apodada Speedy, para regocijo de los fans de los cómic) tonteando con las drogas, una exnovia que le odia, un policía (padre de su exnovia) obsesionado con detener su carrera de vigilante, un mejor amigo que ahora se tira a su exnovia, y todo un mundo del hampa dispuesto a acabar con él.

Hay escenas en los primeros capítulos en los que Olvier trata de lidiar con su familia, o tomar las riendas de su vida y su herencia, que son puro Batman Begins. De susto en ocasiones: cuando Oliver crea su base secreta es prácticamente igual que cuando Bruce Wayne crea la suya en la primera peli de la trilogía de Nolan). También las primeras apariciones como Flecha Verde son idénticas a las primeras apariciones de Bruce Wayne con máscara. A pesar de que uno parece adivinar en apenas un par de capítulos por dónde va a tirar la serie, también hay ciertos aspectos de la trama que enganchan. Personalmente quiero saber qué paso en la isla: a lo mejor al final resulta que Oliver está muerto de verdad y en el último episodio abraza al resto de personajes de la Liga de a Justicia en una iglesia. Y no lo digo yo, lo dicen los propios guionistas de la serie, que en el primer capítulo firman uno de los diálogos más brillantes de la serie (hasta el momento) a costa del final de PERDIDOS.

Y son los diálogos los que mantienen a uno delante de esta serie, porque lo que es la acción, es bastante floja. Evidentemente en cada capítulo Oliver se pone la capucha verde y salta a luchar contra el crimen, pero siempre de noche, a oscuras con un montaje loco en los que se encadenan miles de planos por segundo y en los que el espectador, realmente, no ve nada de nada. Y tampoco es que aporte nada a la trama, que en realidad se reduce a saber qué pasó en la isla (¿había allí una academia ninja patrocinada pro la Liga de las Sombras?), en qué negocios oscuros estaba metido su padre, y si finalmente recuperará el corazón de su hermosa y formal novia… Que por cierto trabaja en una empresa de abogados decidida a ayudar a los desamparados con el acrónimo CNRY, y que se llame  ‘Laurel’ Lance es otro guiño para los lectores de los cómics, ya que en las viñetas, Lauren es la esposa de Oliver, otra justiciera conocida como Canario Negro. No será el único personaje de DC (secundarios, no esperéis ver a nadie que como Superman) que aparezca por la serie… Y que estén relacionado con el origen del personaje (¿alquien ha dicho Deathstroke?)…

Dicho esto, sólo puedo decir que Arrow es una serie prescindible que entretendrá a los fans del personaje, y que no espero ver durante diez años en pantalla. También creo que aquí se debería hacer una serie similar en la que se ponga acción a la leyenda de Paquirrín, ese heredero maldito que regresó de la isla dispuesto a… Darlo todo. O algo así.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

3 comentarios en ARROW – Éste no es mi flecha verde

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*