Assassin’s Creed 4: El mejor de la saga

Con diez cañones por banda, viento en popa, a toda vela, no corta el mar, sino vuela un nuevo Assassin’s Creed. Seguramente, el mejor de la franquicia.
Por Chema Mansilla

Han pasado casi una decena de juegos con el nombre de Assassin’s Creed. Pero en realidad han pasado poco más de 5 años desde que nos pusimos la capucha y empezamos a saltar por los tejado y a ver caballos que flotaban, se partían por la mitad o tenían la cabeza al revés. Cosa de los bug. En cualquier caso, hemos visto nacer y consolidarse entre los jugadores una saga que ya es reconocible y multimillonariamente rentable. Ahora, navegando entre aguas de las presente generación y las nuevas consolas, llega Assassin’s 4: Black Flag.

Tengo que reconocer que estaba ya cansado de la saga. Assassin’s 3 me pareció un juego muy potente técnicamente, pero repetitivo a más no poder. Tras dedicar un par de partidas a perseguir objetivos por los tejados y buscar carteles de “Se Busca” por la ciudad, no conseguí encontrar suficientes alicientes (que los había) para entusiasmarme con el juego. La saga Assassin’s Creed me había quemado, tostado y churrascado. Apenas un año después Ubisoft anuncia una nueva entrega. No podía estar menos emocionado.

Y la verdad es que la primera toma de contacto me dejó frío, aunque fuera sobre PS4. yo no veía ahí ese salto generacional que me esperaba y que tanto me merezco.

Cuando finalmente decidí dedicarle una tarde a probar el juego en mi PS3 la sorpresa fue mayúscula. Puedo resumirlo en que me salté la cena.
Sí, Assassin’s Creed 4 es casi lo mismo todos los anteriores Assassin’s Creed. Nada nuevo, e imagino que nadie se sorprenderá. Pero también tienes muchas novedades interesantes. La primera, y uno de lso mayores reclamos, es toda la parte dedicada al juego a la vida marítima. Desde la exploración, a enzarzados combates navales con abordaje incluido y la polémica caza de la balle. Desde esta Isla de las Cabezas cortadas, ¿qué puedo decirlos? Pues que la vida pirata me ha entusiasmado. Los nuevos toques de RPG y desarrollo de tripulación y barcos engancha más que la mano mala del Capitán Garfio.

 

Hay dos elementos que me han gustado especialmente de Assassin’s Creed 4 más allá de la experiencia directa de juego. la primera es que supone un buen punto de entrada para nuevos jugadores, aquellos que no saben qué es Abstergo ni falta que les hace porque han sido muy felices hasta este día. La historia de esta nueva entrega, aunque heredera directa de sus predecesoras, es bastante fácil de seguir para un neófito en esto de la guerra secreta entre Asesinos y Templarios a lo largo de la historia. Evidentemente el juego lo disfrutarán todavía más los fans de la saga, pero no es completamente obligatorio saber quién es el sujeto 17, por ejemplo, para disfrutar de la historia del juego que se desarrolla fuera de juego. Me explico, la trama que envuelve todo esta historia de piratas es la de una empresa de videojuegos que aliada con Ubisfot está desarollando un videojuego de piratas de cuyo equipo de desarrollo formas partes. Es decir, que en realidad, en Assassin’s Creed 4 estás jugando a ser un tipo que juega a un juego de piratas. Toma ya metatextualidad.

El último elemento que me ha gustado es algo muy personal. Supongo que a estas alturas, especialmente a los más veteranos entre los que están leyendo esto, cada quien andará más o menos cansado de franquicias de juegos sobreexplotadas que cada año lanzan una nueva entrega. Hace mucho tiempo, cuando los juegos todavía venían en cartucho (y funcionaban a la primera y no había que actualizar, ni dlcs ni nada) los juegos tenían un nombre. Y si ese juego lo petaba, aparecía una secuela. Había sagas, pero no eran tantas. ahora parece que cueesta encontrar juegos que no tengan un dos, tres, cuatro, o XXIII detrás del nombre. El caso es que a pesar de que en este caso el juego lleva un cuatro tras su Assassin’s Creed, bien podría haber sido un estupendo juego por sí mismo, sin depender de una franquicia bien asentada. Al prota de este juego le quitas la capucha, las sociedades secretas y cuatro adornos más y te queda un juegazo de piratas que bien podría haberse llamado Black Flag a secas y petarlo. Lástima que las desarrolladoras no sean más valientes. en cualquier caso, es un añadido extraordinario, y seguramente es el juego que más me ha gustado de la saga. Y eso es mucho decir.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

1 comentario en Assassin’s Creed 4: El mejor de la saga

  1. Yo creo que todo lo referente a la parte marítima le ha sentado de maravilla, pero en la parte de tierra se ha perdido un poco lo que es el tema de la infiltración y la lucha, sobre todo cuando te encuentras con los brutos (con soltar una bomba de humo arreglas todos los problemas), me gustan las misiones en las que es imperativo que no te detecten pero si no puedes ir cual rambo despelotado masacrando a placer, eso es lo único que no me ha gustado, por lo demás me gusta igual que todos los de la saga. Un saludo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*