Aventuras de un Oficinista Japonés: Sin palabras

Es uno de los mejores cómics que he leído jamás. Y sin decir ni una sola palabra.
Por Chema Mansilla

aventuras+oficinista+japones (1)La experiencia de leer Aventuras de un Oficinista Japonés es deliciosa. Tenía mis prejuicios. Más interesado en la oferta pijamera de los cómics de súperheroes, y en las originales, preciosistas y emotivas historias del cómic europeo, no me sentía demasiado atraído por este cómics. “Tebeos para modernillos”, me dije. Que claro, ahora mola mucho leer cómics y ya no es una acto de lectura, ni siquiera una revindicación cultural, si no una pose social. Pero bueno, quise experimentar, y… Ay madre, en qué me metí.

Lo primero que hay que decir sobre esté cómic es que no se lee. Se disfrutra. Y no es sólo una frase grandilocuente (si lo es), sino que no se lee porque es un cómic mudo. Pura narrativa gráfica. Sus 120 páginas se leen de un tirón. Y algo que pocas veces me ha pasado: terminé e leerlo por primera vez, y volví a leerlo entero otra vez.

Una vez dicho que es un cómic maravilloso, entro en materia. Como bien indica el título, el tomo narra las aventuras de un oficinista japonés que tras salir de su trabajo se ve envuelto, de una manera contínua, en una interminable sucesión de situaciones cada vez más disparatadamente genial. El trabajo de su autor, José Domingo, recuerda Chris Ware, pero la imagen que yo no podía quitarme de la cabeza era la de aquellos maravillos y ya antidiluvianos videojuegos de finales de los 80, como los primeros Final Fantasy y Zelda. y sobre todo, aquella deliciosas aventuras gráficas de “point and click” de LucasArts. La calidad de la narración, lo atractivo del diseño, lo genial de las situaciones… Todo lo que puedo decir de Aventuras de un Oficinista Japonés es que simplemente (o no tan simplemente) genial. Y a los posibles lectores, sólo puedo deciros: lleváos al oficinista japonés a casa.

A saber qué aventuras os esperan a los dos.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Previa del Salón del cómic de Barcelona | La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*