Batman: La Maldición que Cayó sobre Gotham

Hay gente con grandes ideas ahí fuera: mezclar vodka con naranja, mezclar a los Scorpions con la Filarmónica de Berlín, y mezclar el Universo Batman con el Universo Lovecraft.

Por Chema Mansilla

batman_maldicion_cayo_sobre_gotham_okBREl Sello “Otros Mundos” de DC le ha dado a la editorial algunos de los mejores momentos que han vivido sus personajes. La posibilidad de contar historias de Batman o Superman desde una perspectiva nueva, fantástica y dando libertad a los creadores (ojalá DC hiciera lo mismo con sus actuales series regulares). Uno de los títulos más recordados fue BATMAN: LUZ DE GAS, una primera aventura del hombre murciélago en una sociedad victoria que reafirmó a Mike Mignola como el artista que es hoy. Varios años más tarde Mignola regresa al universo Batman con otra historia alternativa, en esta ocasión al guión y como portadista (gloriosas portadas, por cierto) en LA MALDICIÓN QUE CAYÓ SOBRE GOTHAM. Y si a Mignola le gusta batman, que le gusta, le gusta todavía más, le entusiasma, Lovecraft. Lo hemos visto en Hellboy y en BPRD. Mignola plantea ahora un caso en el que el mejor detective del mundo debe ponerse por primera vez la máscara para defender Gotham en 1928 de un terror primigenio llegado de la sombra de los pliegues de más allá de los espacios infinitos. O algo así. el caso es que ya sabemos que nos referimos a terrores tentaculares difícilmente explicables. Y no falta que hace. Porque esa amenaza no es más que una excusa para representarnos el mundo de Batman desde una perspectiva completamente diferente. No puedo decir si he disfrutado más este cómic como fan de Batman o como fan de Lovecraft. Porque empiezas a leer LA MALDICIÓN QUE CAYÓ SOBRE GOTHAM y no dejas de ver referencias a uno y otro universo creativo aquí y allí. Por ejemplo, nada más empezar la historia nos encontramos con una expedición perdida en la Antártida, donde un desquicia Sr. Cobblepot decide quedarse a vivir con una bandada de inquietantes pingüinos mutantes. Así nos encontramos guiños aquí y allá, uno tras otros, que no lastran una historia entretenida en la que Batman debe resolver un misterio alrededor de cierto libro maldito.

Para plantear esta historia, lo genial y perfecto hubiera sido que el mismo Mignola se encargara de ello, pero Mignola ya no dibuja cómics. Es duro pero es así: se encarga del diseño, las portadas, la trama y un montón de detalles de sus series del Universo Hellboy, pero lo que es dibujar una página, nada de nada. Para encargarse del apartado visual tenemos al competente Troy Nixey, un tipo que tal vez no suene a mucha gente, pero que no sólo es un dibujante bastante solvente que en estas páginas se empapa del estilo visual de Mignola, también es director de cine y buen amigo de Guillermo del toro. Todo queda en casa. Junto a Nixey, y para darle mayor profundidad a sus páginas se encuentra Dave Steward, el inefable y nunca suficientemente reconocido Dave Steward. Dave Steward, posiblemente, el mejor colorista de cómics del mundo.
El trabajo de este tándem se adapta perfectamente a la historia creada por Mignola (y Richard Pace), fría, oscura y húmeda, como un cadáver devuelto por el mar.

LA MALDICIÓN QUE CAYÓ SOBRE GOTHAM es una lectura divertida y original, un soplo de aire fresco y presumiblemente nocturno, para Batman, fuera de la continuidad de las mil cabeceras que componen la actualidad de las series de Batman en el Nuevo Universo DC.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*