Batwoman: Mareas de Sangre. Diamantes a los cerdos

Sin duda es una de las mejores series de superhéroes publicadas en los últimos años. No digamos ya de DC. Mareas de Sangre es un nuevo y brillante capítulo de las aventuras de Batwoman que acaba de ser publicado en España por ECC.

Por Chema Mansilla

batwoman (3)

Batwoman es una serie brillante. Es valiente, es épica es bonita, elegante. Es un cómic bien guionizado y dibujado con un virtuosismo muy pocas veces visto en cómics de gente con capas y pijamas. De lo mejor que publica la editorial de Superman desde hace años. Pero yo no sé qué le pasa a DC, que debe de tener los despachos donde se toman las decisiones llenos de primates con algún tipo de minusvalía cognitiva y con acceso a drogas duras (muy mal cortadas). Digo esto porque siendo Batwoman una de sus mejores series, se las han arreglado para apuñalarla repetidas veces, hacer trizas el cuerpo, chapotear en el charco de sangre, y de salida, hacerse caca encima. Digo todo esto porque Batwoman es una serie estupenda, que me encanta. Y de la que DC ha obligado a huir a sus geniales creadores.

DC ha sido cobarde. A estas alturas no es un gran spoiler si digo que los autores abandonan la serie ya que la editorial no permite que su personaje se case. Que se case con una mujer. ¿En qué siglo vivimos? A DC no le importa, parece, que uno de sus personajes sea homosexual. Pero amigos, si se casa ya es otro tema. Parece que mientras los personajes (¿o la gente en general?) haga lo que sea, pero en privado, no hay mayor problema. “Batwoman es lesbiana. Vale, pero mientras no haga daño a nadie…”, parecen decir en DC. El problema es que guionista y dibujantes, equipo que (tras Rucka en unos primeros episodios) han construido un personaje sólido y de calidad, de los que tanta falta le hacen a la editorial en estos momentos, han decido casar a la protagonista. Con una mujer. Y por ahí sí que no. La familia, como institución heterosexual y baluarte de las buenas maneras y todo lo que es decente no se puede tocar. Así que dijeron que eso, en su casa, no. Así que guionista y dibujante, grandes artistas, personas del Siglo XXI, se ven obligados a abandonar la serie a pocos números del final de un interesante arco argumental (inédito todavía en España).

 

Supongo que en DC temen que el grueso de sus lectores, adolescentes heterosexuales fácilmente impresionables, dejen de leer los cómics de un personaje que durante los últimos años ha sido, en todo momento, abierta y honestamente homosexual. The Fredric Wertham Way. Vergonzoso y medieval. Yo soy heterosexual (e impresionable) y en ningún momento me han entrado sudores fríos ante la noticia del enlace…

Lo fácil sería hacer un llamamiento para hundir a DC. No comprar sus rancios cómics. Los pocos que se pueden leer sin sentir vergüenza ajena y que se ha tirado el dinero, quiero decir. Pero como lector y fan, uno piensa: ¿por qué me voy a privar, como lector, de leer unos buenos cómics? y, ¿por qué como fan de estos dos grandes autores, voy a dejar de disfrutar de sus estupendo trabajo? Disfrutemos mientras dure. Cuando termine de publicarse la etapa creada por estos dos artistas será el momento decirle a DC que así no. Que los artistas son los que hacen los tebeos, no los cheques ni las cabeceras. Espero que sea en ese momento, cuando noten el descenso de ventas. Aunque imagino que permanecerán tan insensibles a ese gesto como lo han sido al talento de sus empleados. Y van… Porque… ¿A cuántos profesionales reconocidos y aclamados se ha pulido esta editorial en los últimos meses? Así les están saliendo los cómics que les están saliendo…

Pero vuelvo a la idea de disfrutar de lo que queda del viaje, como gesto de reconocimiento a los creativos. Batwoman: Mareas de Sangre es un ejemplo más del brillante momento que vivía el personaje. No sólo la historia era épica y valiente, mezclando mitología griega con mitología lovecraftiana, épica y acción, a Batwoman con Wonder Woman (“Las Mejores del Mundo”, para quien pille el guiño), no es sólo eso. Batwoman: Mareas de Sangre, es una vez más, un ejemplo de que los límites del cómic como medio de narrativa visual son casi infinitos y que pueden ser dinámicos, espectaculares, originales. En este cómic, recién editado por ECC en España, contiene algunas de las páginas más impresionantes y deliciosamente dibujadas de esta industria. Batwoman debería ser, en un mundo perfecto (un mundo en paz, sin hambre  ni enfermedades, en el que todavía se emite Firefly y los Hot Toys los regalan con los cereales del desayuno) un ejemplo para bien, y no para mal, de cómo se editan cómics de superhéroes en el siglo XXI. Batwoman: Mareas de Sangre es, como los tomos anteriores de la serie, un cómic imprescindible.

Y DC unos ineptos.

Y los geniales creativos y artistas, los responsables de todo lo bueno de esta serie, son J.H. Williams III en los dibujos y W. Haden Blackman a los guiones.

batwoman (12)

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*