Benicàssim Electronic Festival 2017. El placer de las pequeñas cosas

Volvemos un año más a cerrar el año festivalero con el Benicàssim Electronic Festival. Tres años consecutivos terminando el verano con house y techno por todo lo alto.

Por Javi Jiménez.

La vida consiste en elegir. Como en la mítica cabecera de Trainspotting, cuando vas a un festival todo se limita a eso, a las elecciones. Elige un escenario, renuncia al cabeza de cartel, ve más pronto, vuelve más tarde, la decisión suicida de meterte en un polyclin a oscuras, cómete una hamburguesa a las 6 de la mañana o empastrate como si el lunes no fueras a tener resaca.

Cuando uno elige en un festival no puede acertar siempre. Hay muchos factores que hace que elegir tu propia aventura desemboquen en el onfierismo extremo o en una noche completamente vacía. Público, artistas, horarios, combinaciones de sets… Son muchas las variables con las que debes jugar. Esta vez mi viaje me llevaba una vez más por las periferias musicales. Este año el recinto contaba con tres escenarios, el clásico triángulo del Benicàssim Electronic Festival: el escenario principal Agülles, el descubierto Doers y la carpa Pineda by Menta, dedicada al indie.

Benicàssim Electronic Festival-AVERNO
AVERNO

El viernes era un día de pesos pesados, la combinación Marc Piñol y Ellen Allien se preveía bocatti di cardinali. Pero eso sería más tarde, primero tocó el clásico reconocimiento que me llevó al escenario Doers donde Briz! ya empezaba a calentar la pista con beats disco y house. Este escenario se convertiría como en años anteriores (ahora sin cúpula) en un foco de resistencia clubber donde un puñado de aguerridos estarían quemando zapatilla durante todo el festival. La primera sorpresa de la noche fue cuando AVERNO se puso a los platos. Como residente de Club Gordo y amigo le he visto pinchar más de unas cuantas veces. Parecía tener alguna espinita clavada últimamente con la selección y el tipo de sesiones que quería hacer y los resultados que obtenía. Se la sacó, la espinita, completamente esa noche.  Cuando alguien al que has visto pinchar tantas veces te sorprende con una selección musical para levantarse a aplaudir con un sombrero de copa, cigarro y coñac se siente de manera muy especial. Acababa de empezar la noche y no muchos estaban ya en este escenario de la periferia pero poco a poco el efecto imán de la música fue atrayendo al público. Comenzando con con una selección con mucho groove, melódica y perfecta par comenzar un festival, conforme las pistas empezaban a dirigirse hacia un sonido más club el público fue dejándose llevar llenando el hueco entre público y escenario con mucho baile.

Empezó la noche tan bien que nadie hubiera dicho que pudiera torcerse. Ya situados en el Agülles, no acababa de sintonizarme en la misma onda que el veterano Marc Piñol con una sesión que olía demasiado a warm up de discoteca recién abierta que a mi me hubiera convencido más en un ambiente más intimo y al principio de cualquier noche de club. Igual fue un error de planificación del viaje musical ya que el espíritu de la anterior sesión hacía más difícil reiniciar el mood musical y conectar con Marc que desplegaba sus encantos en un Agulles ya bastante lleno. La sesión se recuperó en su segunda hora con sonidos más intensos que iban a dar la bienvenida a Ellen Allien.

Lo de Ellen Allien fue auténticamente un mal día. Entre bambalinas había mucha charla preocupada y finalmente cuando la jefa de BPitch Control subió al escenario lo hizo sin juegos de luces ni ningún tipo de visuales. Solamente unos focos de luz blanca para que ella pudiera ver lo que hacía en el escenario. Un cambio que no solo quedó en lo escénico sino también en lo musical. Rápidamente empezó a sonar techno de alto voltaje que a ratos parecía que iba a poner la noche en la dirección adecuada sin embargo algo no iba bien. En el escenario se veía a Ellen continuamente pidiendo cosas a su asistente. Algo no funcionaba y parecía que la DJ estaba más concentrada en ello que en poner discos. Una sesión que pasó sin pena ni gloria, enlazando temas simplemente por obligación. No fue su mejor día.

Benicàssim Electronic Festival - BEF- Ellen Allien- 2017
Ellen Allien.

Se empieza a confirmar mi teoría de que los artistas internacionales de electrónica de club (salvando contadas excepciones) no suelen lucirse demasiado en algunas de sus fechas fuera del circuito de altos vuelos. Parece que si no es un gran club de Ibiza o un Berghain estos artistas que fácilmente pueden tener 4 actuaciones a la semana llegan a medio gas, como operarios a fichar, haciendo en la mayoría de ocasiones un trabajo profesional pero en general poco arriesgado incluso  en ocasiones siendo un pálido reflejo de sí mismos. Por contra, en estas fechas los que más alegrías me han dado son los artistas locales, que llegan a la actuación con más ilusión y ganas de estar a la altura. Si lo intuía el primer día, el segundo lo confirmó.

El sábado volvimos con las pilas aún más cargadas. Aunque parecía que no todos, daba la impresión de que la mayorí todavía estaba curando la resaca cuando The Basement iba poniendo su percal habitual en el escenario Doers. House y disco bien seleccionados para los pocos que estábamos por el recinto que poco a poco comenzaba a arrancar la noche. A mitad de set, tocó ir al escenario Pineda a bailar con Hidrogenesse . Su pop electrónico muchas veces delirante sirvió para refrescar el oído de tanto sonido de club como estaba recibiendo ese fin de semana. Una puesta en escena llena de actitud y originalidad en el que los dos miembros de la banda lo dieron absolutamente todo como si estuvieran en el escenario principal de Glastonbury. Se agradeció cada minuto de hits que siendo sinceros suenan y se disfrutan mucho mejor en directo. Imposible no pasarlo bien.

Benicàssim Electronic Festival - BEF- Hidrogenesse- 2017

Volviendo al Doers The Basement dejó paso a Gregori para continuar con la magia local. Gregori es uno de mis djs locales favoritos, con una selección todo-terreno y un buen hacer que en lo que llevamos de año le ha llevado a compartir cabina con artistas de la talla de Jeff Mills o Laurent Garnier. Su buen gusto musical y como selector hacen que tenga una maleta de discos envidiable que sabe muy bien ponerla a trabajar.  Se aplicó en esa sesión de dos horas en la que tocó todos los palos desde la oscuridad de Tiga hasta la brillantez del house más bailable.

Para cerrar otro plato delicatessen underground. Igual a Cumhur Jay lo conocías porque era la mitad de los archiconocidos The Zombie Kids. Aunque esa etapa ya se ha cerrado para Cumhur Jay, no se ha mantenido muy lejos de los platos. A título personal el dj ha optado por volver a la electrónica de club, al house y al techno, sin nada del artificio de su pasado en el EDM. Un back to the basics en toda regla. Me imagino que para un artista que ha estado llenando escenarios principales debe ser algo duro volver a empezar desde abajo, tratar de convencer al público de nuevo y más con una propuesta más underground. Después de escuchar una sesión suya para Siglo XXI que lo colocó en mi radar tenía muchas ganas de escuchar su sesión en el Benicàssim Electronic Festival. No decepcionó para nada, incluso podría contarse entre las mejores sesiones del festival. House y techno robusto con mucha zapatilla para cerrar el escenario que más alegrías me ha dado en esta edición del Benicàssim Electronic Festival.

Benicàssim Electronic Festival - BEF- Cumhur Jay.- 2017
Cumhur Jay.

Hay que recordarse siempre que se va de festivalque no es obligatorio pasar por el escenario principal, si la propuesta no os convence claro,  sois dueños de vuestro tiempo y quizás estaría mejor empleado en descubrir (o redescubrir) a otros artistas, esos que no mueven a miles de personas con solo mencionar su nombre. Son esos currantes de la música los que en muchas ocasiones nos dan la mejor versión de sí mismos en un festival. Se baila igual de bien rodeado de 50 tipos motivados que de 8000.  Se baila igual de bien sin que haya una gran producción. Lo único que hace falta es gente con talento e ilusión encima del escenario y de eso en el Benicàssim Electronic Festival estuvimos sobrados.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 185 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*