Buscando en el baúl de los recuerdos

De Satanás a Ginesito. Me siento como si acabara de jugar con el arqueologic-nova: partiendo de un nombre que captó al inmediato mi atención, he ido sacando de la caja artículos, libros, menciones, referencias a filmografías o portadas de tebeos de la posguerra, que me han ayudado a tirar del hilo hasta que he desentrañado mi particular misterio. Si de algo me ha servido estar un par de días tras la pista de Satanás, haber escrito estas líneas y compartir con vosotros mis pesquisas, es para sentir en mis carnes aquello de “cada vez me doy cuenta de que sé menos”.

Por Cristina Hombrados.

 

Si queréis que os diga la verdad, no sé como llegué a Satanás. Quiero decir, que no sé cuando ni dónde escuché/leí su nombre por primera vez. Pero sí os puedo relatar lo que he ido aprendiendo sobre él.

Vamos por partes. O mejor aún, comencemos aclarando que no me estaba refiriendo exactamente a esa figura maligna, embaucadora y tentadora, dispuesta a conducir al mal a toda la humanidad.

El Satanás con el que yo me topé es el protagonista de una colección de cuadernos de historietas denominadas Diamante Amarillo que comenzaron a publicarse en el año 44 en la editorial Rialto y fueron producidas en el estudio de López Rubio. Este personaje era uno de los héroes más populares en los niños de la posguerra.

Es cuando menos chocante que, en plena posguerra, una publicación de corte infantil/ juvenil tuviera como protagonista a un niño que tiene como sobrenombre Satanás. Quizá se me pueda tachar de mojigata o de haber profundizado poco en esa historia que figura en nuestros libros de texto y que relata las circunstancias de un país tras una Guerra Civil que estalló en el verano de 1936. Pero que en un momento de la historia en que el control férreo y la beatería más extrema se imponían en una España que sufría una división, una editorial pionera del tebeo en la posguerra mantuviese durante 22 números a un personaje llamado Satanás como cabecera, me parece sencillamente fascinante.

Imagen tomada de la web Agente Provocador. http://www.agenteprovocador.es/publicaciones/erase-una-vez-satanas

Y más, tratándose de un personaje que poco tenía que ver con las composturas religiosas, que denotaba un claro toque gamberrete, que había vivido las más variopintas aventuras, de apariencia y comportamiento algo extravagante, presumía de dos novias e, incluso, tenía un amigo gitano.

Descubrir que este Satanás, alias de Ginés Gallego, era en realidad una persona de carne y hueso, me sorprendió. Y más que eso: Ginés Gallego era un niño, un actor, una estrella infantil. Revisando algunas de las películas en las que participó, te percatas que ese sobrenombre iba indisolublemente asociado a Ginés Gallego y, por tanto, era así conocido. No tenéis más que echarle un vistazo a la lista de películas en que aparece en IMDB (Internet Movie Data Base) para constatarlo, o en la filmografía que Santiago Aguilar recopiló del director Edgar Neville.

Imagen tomada del sitio web oficial de Edgar Neville http://www.edgarneville.com

Seguro que a muchos no os resultará desconocido el nombre del director. Enemigo de lo aburrido, todo un vividor, ingenioso, activo, simpático, con poca paciencia, que se embarcaba en los proyectos más variopintos, siempre rodeado de bellas mujeres y hombres brillantes, amante de la literatura y de las buenas tertulias. Era miembro de la aristocracia (ostentaba el título de Conde de Berlanga del Duero) e inició carrera diplomática. Y un apasionado del cine. Aprendió el oficio en su estancia en Hollywood, donde entró con muy buen pie gracias a una carta de recomendación al mismísimo Douglas F. Fairbanks (cofundador en 1919 de United Artist), escrita por el propio Duque de Alba (por lo que cuentan, debido a algún favor que alguien debía a alguien). Ya de vuelta en España, se labró un nombre en la cinematografía, siendo la época de postguerra realmente intensa en cuanto a producción se refiere.

Pero no queda todo allí. Lo cierto es que desconocía hasta qué punto la figura de Edgar Neville estaba ligada a la actividad intelectual en nuestro país. José López Rubio, historietista y escenógrafo entre otras cosas, dedicó en 1983 su discurso de ingreso a la Real Academia a La otra Generación del 27, término que, como apunta Raquel Pelta en su artículo La otra generación del 27 en Monográfica.org. Revista temática de diseño, acuñó Pedro Laín Entralgo con estas palabras:

Hay una generación del 27, la de los poetas, y otra Generación del 27, la de los “renovadores”, los creadores más bien, del humor contemporáneo”.

Esa otra Generación del 27 llevaba el humor por bandera y la conformaban Miguel Mihura, José López Rubio, Tono, Enrique Jardiel Poncela, Antonio Robles, Edgar Neville y el propio José López Rubio.

Imagen del archivo de José Mª Torrijos tomada de la web oficial de Edgar Neville (http://www.edgarneville.com/temp/vicente2.htm), en la que aparecen, de izquierda a derecha, Eduardo Ugarte, Stan Laurel, Oliver Hardy, José López Rubio y Jardiel Poncela.

Sobre la figura del controvertido director para algunos, os recomiendo una lectura al artículo de Juan Antonio Ríos Carratalá Edgar Neville: La biografía de un «Bon vivant«, que encontraréis en la plataforma Cervantes Virtual.

Pues bien, volviendo a Ginés Gallego, quedaos con la copla de que participó en un par de películas de Edgar Neville: Café en París (1943) y Domingo de Carnaval (1943).

No queda la cosa en que el niño-actor existiera y se le conociera con ese nombre. Si observáis las portadas que Satanás protagoniza en la colección Diamante Amarillo y accedéis a alguna secuencia del metraje de alguna de esas películas en que participa, veréis que el parecido entre el Satanás de las historietas y el del cine es más que razonable.

Escena de “El destino se disculpa” tomada de Tragados por el abismo, de Pedro Porcel (edicions de Ponent)

El ensayo de Pedro Porcel Tragados por el abismo. La historieta de aventuras en España publicado por Ediciones de Ponent en 2010, recoge una entrevista en la que Luis Gasca, estudioso del tebeo español, habla de lo peculiar de la apariencia de Ginés Gallego. Viene a decir que su fisionomía distaba en mucho de la apariencia física del héroe por antonomasia: bastante cabezón, frente amplia, el rostro plagado de pegas y portaba gafas, con cristales bien gruesos.

El responsable de las historietas de Satanás era el estudio de López Rubio, que contaba con un buen número de dibujantes en nómina encargados de uno u otro proyecto.

Todas las fuentes que he consultado indican que la presencia de Satanás en este estudio era habitual (dicho así suena un poco raro, ¿verdad?): acudía a que el equipo de dibujantes que se encargaba de plasmar sus aventuras en viñetas lo tomara como modelo. ¿Y cómo llegó allí? Todo apunta a que el responsable del estudio coincidió con el niño cuando trabajaba como escenógrafo en dos films en los que los dos participaron: El destino se disculpa de Rafael Gil y Domingo de Carnaval de Edgar Neville, ambas estrenadas en 1945.

Llegados a este punto, he de decir que estoy un poco desconcertada en tanto en cuanto no sé a qué López Rubio se refiere, porque tengo hasta tres en mi quiniela:

  • Adolfo López Rubio, que es a quien hace referencia Pedro Porcel en Tragados por el abismo.
  • Francisco López Rubio, gran dibujante de línea clara de los años 20-30, conocido por su trabajo en Blanco y Negro y en Gente Menuda, a quien el Museo ABC de la Ilustración le dedicó una exposición entre finales de 2011 y principios de 2012.
  • José López Rubio, de quien ya he hablado. Es clara la vinculación con Edgar Neville, con quién, además, compartió su periplo en Hollywood.

El caso es que tenemos a un personaje más que atractivo para los más pequeños, con un nombre llamativo, que protagonizaba unas historietas bien ocurrentes (Satanás bombero, Satanás en la India, Satanás rey de los micos o Satanás y los gitanos) cuya editorial publicitaba como «El más original y famoso protagonista infantil relatará semanalmente sus aventuras, interpretadas por el lápiz del genial dibujante López Rubio».

Imagen tomada de la web Agente Provocador. http://www.agenteprovocador.es/publicaciones/erase-una-vez-satanas

Claro, llegó un momento en que la institución encargada de la propaganda del régimen, o lo que es lo mismo, la que ejercía la censura y marcaba las pautas de la educación, tomó cartas en el asunto.

David Jato, el que fue uno de los primeros líderes de Falange, era el delegado nacional de propaganda en aquel momento y fue el encargado de hacer llegar a los interesados el siguiente comunicado:

Repetidas veces han aparecido en la Prensa y revistas cinematográficas trabajos periodísticos referentes al niño Ginés Gallego, alias Satanás. Estimando a todas luces improcedente este seudónimo, te ruego curses las órdenes oportunas a todas las revistas cinematográficas y Prensa española, prohibiendo el empleo de dicho seudónimo

Esta información la recuperó Antonio Martín para su artículo La historieta española de 1900 a 1951 (publicado en la revista ARBOR, Ciencia, Pensamiento y Cultura en 2011) del Archivo General de la Administración. Es este archivo el encargado de custodiar la documentación producida por la actividad de diversos organismos públicos de la Administración Central. Entre ellos, la Delegación Nacional de Prensa, Propaganda y Radio, institución creada por Decreto el 14 de enero de 1937 como Delegación del Estado para Prensa y Propaganda dependiente de la Secretaría General del Jefe del Estado, ya conocéis a la perfección con qué propósito.

Así, Satanás paso a ser Ginesito en el número 23 de la colección Diamante Amarillo. Mucho más inocente y candoroso, dónde va a parar.

Imagen tomada del sitio web Agente Provocador. http://www.agenteprovocador.es/publicaciones/erase-una-vez-satanas

Ya me parecían interesantes todos los datos y personas con las que me había cruzado hasta el momento, pero una respuesta del señor Google me brindó la guinda al pastel.

Se trata de un comentario que data de 2012 de la propia hija de Ginesito a la entrada López Rubio: Los conquistadores de estrellas fechada en 2011 del blog Galería de Autores de Tebeo.

Hola mi nombre es Mª JESÚS GALLEGO ALFONSO, me he llevado una grata sorpresa al ver los tebeos de mi padre comentados en la red, interpretaba a GINESITO, jajaja que alegría me gustaría ponerme en contacto con ustedes seguro que pueden ayudarme a conseguir algo más de él pues sólo conservo la portada de Ginesito Satanas y Ginesito en el Canadá,aunque no se hace mención a su nombre real, era un gran hombre, era MI PADRE: GINÉS GALLEGO ANTÓN.

UN SALUDO Y FELIZ VIDA A TOD@S ARTISTAS!!!

Esto de Internet es sencillamente magnífico, ¿no os parece?

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.