CARRIE (2013). Sin pena ni gloria.

El miedo al riesgo a la hora de preparar guiones originales ha hecho que muchos directores sin criterio se lancen a realizar remakes innecesarios de películas con menos deficiencias que estas “nuevas” con las que las pretenden sustituir.

Por Teresa Domingo.

 

Con Carrie me ha vuelto ha pasar lo que con la mayoría de los remakes. No quiero verlos, pero necesito hacerlo para poder criticar y lamentar un nuevo destrozo. Y al final sólo pienso ¡Basta ya! Pero vuelvo a caer.

La historia de Carrie es sencilla. Una chica vive sola con su madre, sin modernidades ni tecnología, hasta sin luz en la película original, obligada a rezar y redimirse de todo lo que su madre considera pecado, porque es una fanática religiosa que teme, la presencia del mal en el mundo, en general, y en su hija, en particular. Al verse diferente, Carrie muestra una actitud inocente y retraída por la que es humillada y marginada por sus compañeros de clase. Un día Carrie descubre que tiene poderes telequinéticos que se manifiestan cuando la ira por las burlas de sus compañeros o las locuras de su madre la alteran. El dominio de estos poderes acaba en tragedia durante la noche del baile de final de curso, cuando la adolescente estalla de ira tras sufrir la mayor de las humillaciones. No aviso de spoilers ni nada, porque ya se han encargado de contar toda la película en el trailer.

carrie-2013Han pasado treinta y siete años desde que De Palma estrenó su adaptación de una de las novelas más leídas de Stephen King y ni con todos los efectos han conseguido superar el nivelazo de la original. Puede que estén más logrados pero no sorprenden mucho más. Otra vez  estamos ante unos efectos especiales más explícitos que causan un terror mucho menos sutil y, en definitiva, menos divertido.

Otros de los detalles por los que considero que esta versión no funciona es que hoy en día no se tiene el mismo temor de dios, ni se sufre tanto la presión religiosa. Los adolescentes con sus smartphones y tablets pegados a las manos experimentan un bombardeo de información diario que hacen que la inocencia de Carrie quede totalmente desfasada y, por tanto, poco creíble. Y es que, a pesar de que la historia se adapta a los nuevos tiempos y sí que nos muestra más duramente las consecuencias del acoso escolar, acrecentado por las nuevas tecnologías, el efecto del conjunto se pierde en una narración lenta y bastante irregular. Da la sensación de que su directora, Kimberly Pierce, asume que es un remake de una película de culto y la rueda de una manera mucho más impersonal, como una película de miedo al uso, menos implicada que la primera versión, donde se pueden apreciar detalles característicos de la realización director.

En cuanto a la interpretación, una brillante y terrorífica Julianne Moore es lo único que merece la pena destacar. Ha sabido plasmar perfectamente el fanatismo, el miedo al pecado, la sumisión a la religión, y queda totalmente a la altura de la versión que nos ofreció, en la cinta original, Piper Laurie.jmoore

Todo lo contrario ocurre con Carrie, y tengo que reconocer que Chlöe Moretz no me disgusta, pero en esta ocasión sólo convence a ratos. A pesar de que nos muestra una Carrie más consciente de su poder, los altibajos en la interpretación, no llegan a transmitir la dualidad de ingenuidad y crueldad de la misma manera que lo hizo Sissi Spacek.

Es cierto, no me gustan los remakes, reboots y otras palabrejas importadas para camuflar lo que son burdas versiones que sólo pretenden aprovechar la fama de la película a versionar, y, en la mayoría de los casos, tirar por tierra el gran trabajo de directores a los que sólo pueden aspirar a parecerse: Brian De Palma en este caso con Carrie, o Sam Raimi y la profanación de Evil Dead. Por no mencionar la osadía de Spike Lee al versionar Old Boy.

Es lo malo de hacer algo que ya está hecho y que funciona, que no es necesario, único, ni original, que no se va a poder mejorar. Así que lo que nos queda por hacer es compararlo. Y las comparaciones son odiosas, porque las copias siempre salen mal paradas. Una copia será siempre eso, una copia, lo llamen como lo llamen.Y, al final, las copias pasan sin pena ni gloria.

Sigue a Teresa Domingo en Twitter: @Tuiteresita

Acerca de Teresa Domingo 144 Articles
Si es creepy, es para mí.

1 comentario en CARRIE (2013). Sin pena ni gloria.

  1. La verdad es que es una peli que tengo pendiente. Aunque ya antes de verla coincido con las reflexiones de Teresa porque veo previsible su desarrollo. La original fue una obra maestra. La verdad es que a mí tampoco me apasionan los remakes. Explicar una historia ya explicada es algo reitirativo y puede no aportar nada nuevo al espectador. Miedo me da Old Boy… El dinero es lo que tiene.

    Con vuestro permiso os dejo mi versión de Carrie, en esta ocasión en versión foto :)

    http://500px.com/photo/52535262

    ¡Un saludo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*