“All the male Nominees”

Cuando Natalie portman pronunció la frase Ron Howard se rió. Porque para él, que hayan o no mujeres en la categoría de mejor director es un poco una tontería. Pero es que no lo es. En sus 73 años de historia, los globos de oro tan sólo han nominado a 7 (SIETE) mujeres. Por supuesto, esto nos hace pensar: Son sólo los globos de Oro. Incluso los Oscars han perdido categoría e importancia y son una ceremonia rancia. ¿Qué pasa con el imaginario colectivo? ¿Qué pasa con el cine de culto actual? ¿Es esto un club de caballeros?

Por Andrés R. Paredes

A mediados de este año, Russel Crowe tuiteó (con mucho cuidado) que existía la posibilidad de que se comenzase a realizar la secuela de Master & Commander, para muchos una de las mejores películas jamás hechas, con un guión apasionante, una realización magnífica y… sin mujeres.

Es muy probable que algunos de vosotros os estéis preguntando “eh, pero Andrés de qué vas, es una película sobre un barco en la costa africana en la época de las guerras de Napoleón”. Y eso no sería un problema de no ser por dos motivos; por un lado las mujeres existían en esa época, y también existían en el mundo naval (que no lo sepáis no quiere decir que no sea cierto) y por otro lado, M&C es una de esas películas que todo el mundo respeta y tiene en consideración a la hora de realizar una lista del mejor cine de la historia. Y estos dos hechos mantienen una estrecha relación.

Nuria Varela es quizá una de las autoras más importantes sobre feminismo en la actualidad gracias a un libro fantástico: Feminismo para principiantes. En él, plantea al lector un reto – o más bien, propone una tarea sencilla al lector: Cada vez que se vea frente a una pieza de ficción, un acto político, un libro, o una exposición de arte debe preguntarse una cosa: ¿Dónde están las mujeres?. Es un ejercicio sencillo, que puede llegar a cambiar la forma de percibir la manera de ver las cosas en todos los ámbitos de la sociedad.

-Eres la primera, Clarissss

Al realizar esta pregunta en mi campo (el cine) me di cuenta de algo incómodo. No sólo que en la lista de las películas mejor valoradas de IMDB había que bajar al puesto 23 (VEINTITRÉS) para encontrar una película protagonizada por una mujer (El silencio de los corderos de la que ya hablé aquí) si no que muchas de las “vacas sagradas” de la historia del cine, de algunos de los mejores directores que jamás han pisado la tierra apenas tocan la figura de la mujer. En Master & Commander hay apenas breves menciones a cualquier mujer a lo largo de sus casi dos horas de duración, y es una película que trata del honor, el respeto, la importancia de la palabra de un hombre, lo importante que es ser un caballero… Las mujeres no tienen de eso. Y no sería un problema si no fuera porque muchas de las películas que se consideran grandes ejemplos cinematográficos fallan en su representación de las mujeres.

-¿Hace cuanto que no hablas con una mujer? -Una qué

Sin ir más lejos, en lo alto de la lista de IMDB de las películas mejor valoradas se encuentra Cadena Perpetua, una película que trata sobre la esperanza y el arma de doble filo que representa, la supervivencia y el amor propio, la vida, el universo y todo lo demás. Menos las mujeres. En ese todo lo demás no hay sitio para las mujeres. Basada en un relato de Stephen King, es un relato bajo el cual se ocultan los beneficios del comunismo, levantó la carrera de Tim Robbins, Morgan Freeman y su clímax es quizá uno de los más recordados de los noventa. Y no sale una sóla mujer. No sólo eso, si no que para una película que trata sobre ser un hombre, sobre la importancia de la libertad, de elegir el sufrimiento propio y sobrellevar las penas, sobre, en resumen, lo que es vivir, no hay una sóla línea de diálogo concedida a una mujer. Y que conste, no estamos hablando de un universo (o ni si quiera una película) en la que los protagonistas vivan aislados de la civilización. O al menos no en parte de ella. Cadena Pepetua transcurre en una cárcel para hombres, pero hay miles de millones de lugares en los que los guionistas podrían conseguir colar mujeres. Visitas conyugales, servicios dentro de la propia prisión, y una vez fuera de ella (y buena parte de la película transcurre fuera de la prisión) podríamos ver cómo hay mujeres en el mundo. Pero mejor dejémoslas fura, porque este es un mundo de hombres y esta pelicula trata sobre la esperanza de los hombres. No hay de eso para las mujeres. Por supuesto la ausencia de mujeres puede tratar de estar justificada a través de artimañas del guión, como sucede en 12 hombres sin piedad o uno de los casos más absurdos (a ojos de un servidor), La cosa.

Un clásico del terror por excelencia, con un reparto dominado por hombres y un Kurt Russell impresionante, The Thing es un remake de una película de los años cincuenta que transcurre en una base del polo Norte, donde un grupo de científicos se enfrentan a un Alien que imita su cuerpo y se infiltra entre ellos. The Thing trata más bien sobre paranoia y miedo a los demás, en concreto un miedo a una enfermedad que se esparcía entre los hombres a principios de los Ochenta y que se podía ocultar en cualquiera. Las referencias al Sida no podrían ser más claras, y el miedo a la homosexualidad (y por lo tanto al sida) estaba en la mesa más que nunca. ¿Pero excusa esto la ausencia de personajes femeninos? Y cito:

Thus, women in The Thing would be out of place, as would male-female love. This is because The Thing can be read as being obsessed with the fear of failing to be a man—and, concurrently, with homosexual panic.

“Cuidado, no vayamos a hacer nada… femenino”

Entonces, en un mundo dominado por hombres que quieren ser los más HOMBRES todos corren el riesgo de dejar de serlo y convertirse en seres asexuales de múltiples brazos y sexualmente… alienígenas. Si bien esta crítica funciona a la hora de referirse al mundo machista, también existe una manera muy inteligente de cuestionar y superar esta crisis. Ya la había desarrollado Ridley Scott en Alien. Los protagonistas de una de las tres mejores películas de terror de los 70 eran una panda de mineros espaciales a cada cual más duro y severo y sólo una mujer supera las vicisitudes impuestas por un monstruo que (oh, vaya coincidencia) cuestionaba la sexualidad de todos los tripulantes. Podríamos repasar también películas como 12 del patíbulo (jamás existieron mujeres espías ni en la resistencia  en la segunda guerra mundial ), Lawrence de Arabia, el desierto es más interesante que desentrañar en dónde están las mujeres en una de las regiones más grandes del planeta y uno de los conflictos más importantes… Por supuesto todo esto podría ser peor, podría obedecer al principio de Pitufina.

El principio de Pitufina se aplica a todo grupo dominado por personajes masculinos que incluyen únicamente a un personaje femenino. Con más o menos peso en la trama, estos personajes están construidos de tal manera que deben desestabilizar la vida hasta entonces pacífica del grupo. Los ejemplos recientes son obvios, con Eleven de Stranger Things  y Viv de IT, pero en el cine más maduro, adulto y por lo tanto masculino, las mujeres no sólo quedan relegadas a esos pequeños papeles, si no únicamente a meras herramientas de la trama. ¿Quién es Kate en El Padrino 1?, ¿Alguien recuerda el nombre de la esposa de Oscar Schindler en la película de Spielberg? ¿Qué papel juega Marla en El Club de la lucha aparte de ser (al final, debajo de capas y capas de sorpresas y elementos extraños) una damisela en apuros?

Si crees que El Club de la lucha va sobre lo importante que es ser un tipo duro, deberías volver a verte El club de la lucha

La duda está planteada. ¿Qué es peor, una representación de mierda, o ninguna representación en absoluto? Aunque no lo parezca existen opciones aparte de estas dos. Se podría convertir a los personajes femeninos en seres tridimensionales con importancia en la trama, como hace Tarantino en Death Proof o Malditos Bastardos o las nuevas entregas de Star Wars. Se podría tener varios personajes femeninos con sus trasfondos y problemas como en you’re Next. Incluso (atentos a la locura) un cast completamente femenino, como en The Descendt. Y si esto no fuera suficiente, el año pasado se estrenó una fantástica película de acción en la que los personajes masculinos funcionaban como los femeninos hasta ahora. En Atomic Blonde es la muerte de un hombre lo que inicia la trama, es otro hombre el que sirve de apoyo a la protagonista y es otro hombre y su esbirro el malvado enemigo al que batir. Y esta película no se reduce a un simple cambio de género de la protagonista. El personaje interpretado por Charlize Theron no es simplemente una mujer en un traje de hombre, es una espía con todas las letras y preparada. No estamos hablando de cintas de la categoría de Cadena Perpetua, 12 hombres sin piedad, o Master & Commander, pero si continuamos el sendero marcado por 2017 quizá conseguiremos que las mujeres no sea un borrón, una nota al pie, un interés amoroso, o que simplemente no estén.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

2 comentarios en “All the male Nominees”

  1. Me gustaría saber tu opinión sobre esto: ¿Acaso esa ausencia de mujeres hacen peor a las películas?. Por ejemplo, en The Shawshank Redemption, ¿es peor por que no salga ninguna mujer? ¿Hace falta para contar la historia? No quiero decir, que no me hubiese gustado que le hubieren dado un protagonismo a una mujer, o al menos un papel más allá que el asesinato de la mujer de Andy Dudresne, pero no creo que la trama hubiese cambiado por la presencia de esta.

    • A grandes rasgos: Si, la película es peor porque no sale ninguna mujer. El caso de Cadena Perpetua es aun más doloroso, sobre todo porque es una peli que trata sobre temas universales (la redención, la libertad, la comunidad, la amistad) pero refiriéndose tan sólo a hombres, cuando son temas que afectan a ambos sexos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*