CLON DE KANT. El Ultralibro.

Miguel Noguera es de esas personas que, para bien o para mal, es capaz de dejarte sin palabras en múltiples formatos. Y aquí me hallo, queriendo recomendaros su último libro y sin saber cómo hacerlo.

Por Teresa Domingo.

 

Normalmente, la dificultad a la hora de enfrentarse a una reseña o escrito de cualquier índole es nuestra vieja y temida amiga, la página en blanco. Pero hoy mi problema no es ese. Mi problema es que aún no se han inventado las palabras para describir a este genio multidisciplinario del humor. Y escribir sin palabras, quieras que no, resulta complicado.

Al igual que la mayoría de los mortales, supe de la existencia de este, entrañable a la par que extraño, ser humano a raíz de los vídeos de Venga Monjas, algo que, gracias a las reproducciones relacionadas de Youtube, conduce irremediablemente al descubrimiento de esa genialidad llamada El Ultrashow. Un espectáculo único y con personalidad, por definirlo de alguna manera, aunque también serviría decir que es un espectáculo raro de cojones, que se presenta como un show tipo monólogo pero que en realidad no es un monólogo tal y como lo conocemos, con su guión y su estructura. De eso nada. Es El Ultrashow: Miguel Noguera lanzando ideas inconexas sin ton ni son que, de primeras, te golpean en la cara, y cuando se asientan, te machacan el cerebro. Y justo eso es Clon de Kant, El Ultrashow hecho libro. 87.628 ideas recopiladas tal y como vinieron al mundo, sin orden ni concierto, pero todas directas al blanco.

Y lo que contiene este libro, a medio camino entre el cómic y el diario de un perturbado, es a un tío capaz de cubrir prácticamente todo el espectro humorístico, de lo más infantil a lo más negro, siendo tremendamente honesto. Pequeñas píldoras de sutilidad inteligente que se entremezclan con el humor más absurdo y grotesco, interpretadas desde un prisma particular y complejo, pero a la vez, llevado a su punto más simple. Y es que no todo el mundo posee el poder mágico de despojar a una expresión de todo su ser y hacer de la literalidad una herramienta para la comedia.

Me explico, o lo intento: Algo que me ha hecho mucha gracia, desde que existe internet, ha sido imaginarme una sala de chat, un foro, tuiter… esos sitios donde todo el mundo habla a la vez, como lugares reales con personas físicas haciendo o gritando literalmente lo que están escribiendo. Salas gigantes donde cada uno va a su bola sentenciando sus mierdas sin escuchar las de los demás, un grupito riéndose por allí, alguien corriendo en pelotas por allá, uno que llora en un rincón… (No me juzguéis, a mi no me pidieron un test psicológico para escribir aquí).

Del mismo modo, Miguel Noguera agarra cualquier expresión o situación cotidiana, le arranca cualquier contexto y/o supuesto significado que flote su alrededor y la despoja de su misma esencia, presentándola tal cual es. Y al igual que yo, pero con muchísima más inteligencia, le da la vuelta a cualquier tontería y la convierte en oro, aunque haya que escarbar para llegar a la pepita.

Los verdaderos genios suelen ser unos incomprendidos y soy consciente de que a este tipo raro no le entiende todo el mundo, pero detrás de cada viñeta o reflexión (y entiéndase por reflexión cualquier salida de madre completamente anodina) contenida en este libro, se esconde un derroche de ingenio muy distinto al del humorista medio. Una vuelta de tuerca a la realidad (no sé si a esta u a otra) tan retorcida que deja escapar ese olor a rancio que dejan a su paso muchos aspectos de esta sociedad. Estrategias nuevas que pueden parecer inocentes y asépticas, pero que pasadas por el filtro Noguera llegan a tomar un cariz muy diferente y llevarte, en lo que giras la página, de un estado normal y en reposo, que es la actitud que normalmente adoptamos para leer, a convulsionar de risa y luchar por no ahogarte con tu propia carcajada.

No sé si habrán sido las palabras adecuadas, pero son las únicas que he encontrado para intentar transmitiros qué encierra Clon de Kant. No es que os lo recomiende, os insto a que lo leáis y flipéis con la cantidad de buena mierda que puede generar la mente de Miguel Noguera.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Teresa Domingo 173 Articles
Si es creepy, es para mí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.