Cosas con las que echar menos de menos Breaking Bad [NO SPOILERS]

Walter no está, Walter se fue, Walter se escapa de mi vida…

Por Patri Tezanos

Breaking-Bad-Heisenberg

Esta entrada la tenía planeada desde hace tiempo confiando en que el final de Breaking Bad me dejase destrozada en el sentido de “¡Maldiciones! Una de mis series favoritas se ha acabado, acabado para siempre!”, pero el final no ha sido exactamente como el resto de la serie venía anticipando (no al menos hasta esta última tanda), y me he quedado un poco blff, y de lo que tengo ahora ganas no es exactamente de echarla de menos, sino de despertarme de este mal sueño, descubrirme de nuevo en el día 29 de Septiembre esperando a la emisión del capítulo otra vez, del capítulo verdadero que haga honor al resto de la narración. Pero no, he de aceptar el sino, y lo acepto; y héteme aquí escribiendo esta entrada que me imaginé escribiendo feliz, escribiéndola triste, pero no por ello con menos ganas. Porque, qué caray, la serie fue buena mientras duró y, mal que me pese, la echo de menos.

Así pues, ¿qué cosas podemos ver/jugar/leer/lamer para recuperar ese gustillo a Albuquerque, cáncer, sudor y lágrimas?

UNA PELI: Falling Down (‘Un día de Furia’ en España)

¿Se habrá inspirado Vince Gilligan en algo de esta peli para dibujar a su Walter White y su descenso a los infiernos? Puede, porque en el prota de esta, D-Fense, interpretado por Michael Douglas, comportamentalmente recuerda un poco a nuestro querido Walter. D-Fense es un tipo a priori normal, con gafotas, camisa y un sandwich aplastado en su maletín, que sólo desea llegar a casa el día del cumpleaños de su hijita. Pero todo se le tuerce. Como en uno de esos días en que te levantas con el pie izquierdo, D-Fense recorrerá este viacrucis que antes era un breve camino en coche sin dejar de encontrar obstáculos. Lo que se pensaba un camino sencillo acaba convirtiéndose, sí, en un descenso a los infiernos, y terminaremos conociendo que la culpa no es sólo de los demás, sino que D-Fense tiene mucho de culpa en sus problemas.

¡Y hasta el título de la peli se parece al de la serie!

UN LIBRO: Acción de Gracias

Recuerdo que este libro de Richard Ford calló en mis manos por un penoso acto. Acababa de terminar una de las temporadas de la serie y, no sé por qué, de forma azarosa lo elegí entre la estantería de una librería y leí su sinopsis. Resultaba que era la historia de un tipo con cáncer de próstata que nos narra sus años de jubilación en su ciudad natal. El sagaz lector se habrá dado cuenta de que la única conexión que parece tener con la serie es el historial clínico del protagonista, pero entonces sería una recomendación muy pobre. Acción de Gracias es una novela existencialista que puede verse como lo que hubiera sido Breaking Bad si Walter White no hubiese empezado a tomar malas decisiones. Si no hubiese decidido, en ese viaje en la parte de atrás del coche de su aguerrido cuñado Hank, que el camino eran las drogas, Breaking Bad habría tenido que llamarse Staying The Same. Acción de Gracias es esto. Pero aunque como lo cuento parezca un rollo descomunal, el libro acaba siendo una honda reflexión sobre lo que es una vida normal, un soliloquio de un hombre al que se la ha pasado el arroz y se arrepiente de bastantes cosas a pesar de que ha logrado conducirse cumpliendo todos y cada uno de los estadios que se le requiere al hombre medio. Los lectores recordarán con él fácilmente los primeros capítulos de la serie.

UN CÓMIC: Wilson

Wilson, de Daniel Clowes, es un tipo con gafas que cree que se merecería algo mejor porque se cree mucho mejor que el común de los mortales. Bajo esta corona de superioridad moral, va protagonizando viñetas en las que dice lo que piensa a la gente, pero en muchas de ellas acaba chocándose con sus propias miserias. Wilson es un Walter White que en vez de esgrimir drogas y escopetas recortadas esgrime palabras. Las escupe para hacerlos reír y a la vez reflexionar sobre la forma en que somos. Un tipo asqueroso que en vez de arriesgar la vida arriesga el orgullo. Muchas veces pierde y otras veces gana. Pero el retrato general, inevitablemente, es el de un ser bastante miserable.

UN VIDEOJUEGO: GTA V

Este parece muy obvio, pero es que GTA V parece, digamos, altamente inspirado en grandes series. Uno de los personajes, Trevor, parece un Walter White pasadísimo de rosca, como si se hubiese fumado todo la meta y se hubiese pasado la tarde bajo el abrasador sol de Albuquerque. Trevor no engancha exactamente con la personalidad de Walter White pero sus episodios nos regalarán más de una escena que nos recordará a Heisenberg en acción. Caravanas a través de desierto, laboratorios de anfetas, drogatas idiotizados y mucha mala leche. Y si además te customizas al personaje en las tiendas de ropa y peluquerías a imagen y semejanza de nuestro héroe redimido (lo cual es posible), pues eso que te llevas.

UNA SERIE: Metástasis

Venga, sí, esto es una recomendación de coña, y el producto parece una coña, pero no, es real. Metástasis es la adaptación latinoamericana del drama estadounidense, con personajes como Walter Blanco, Cielo Blanco, José Miguel Rosas o Henry Navarro (encontrar las similitudes). Según advierten sus creadores no se trata de una imitación sino de una aproximación distinta. Para los MUY desesperados, su emisión está prevista para 2014.

Sigue a Patri Tezanos en Twitter: @PatriTezanos

 

1 comentario en Cosas con las que echar menos de menos Breaking Bad [NO SPOILERS]

  1. Vaya, me sorprende ver que no soy el único que se quedó algo tibio con el final de Breaking bad. En fin, como dices mejor que nos quedemos con lo bueno que tuvo en lugar de lo que podría haber sido.

    Por cierto, sabía lo de Mestástasis pero joder, ese vídeo parece fake total xDDD

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*