Crítica: Guerra Mundial Z. Cuando Hollywood adapta un libro sin haberlo leído antes.

La película de zombies de Brad Pitt que casualmente se llama igual que un libro de zombies que está muy bien.

Por Chema Mansilla

Guerra Mundial Z es para mí la gran obra literaria sobre los zombies de este siglo. Junto a The Walking Dead, creo que nadie ha sido capaz de recrear un mundo lleno de zombies con tanto talento. Mientras en las viñetas de Kirkman el peso lo tienen los vivos, en la obra de Brooks la genialidad viene por el realismo del impacto de una amenaza zombie plenamente desarrollada, pensada y explicada. Todo eso se difumina en la adaptación cinematográfica. No voy a decir que sea una película mala, porque eso, en el mundo del “Cine Z” es otro plano de existencia, pero sí que la película es fallida, mejor que muchas, peor que otras cuantas. Guerra Mundial Z, la película, es una película de zombies más, ni mejor ni peor que otras. Y ese es su principal problema, la falta de personalidad. Esta película no destaca por nada en concreto, salvo, tal vez, la nueva capacidad de los zombies para  hacer “castellets”.

Ni el tono, ni la idea original, ni los grandes momentos del libro aparecen en la película. que sí, tiene alguna escena interesante, pero no llega a enamorar. El libro es genial porque al tomar el concepto “zombie” como algo serio lo explora de tal manera que lo enriquece. En esta película se toman ese mismo concepto de manera muy seria, pero como no desarrollan nada de nada (ni emocional, ni biológicamente), a la hora de dar explicaciones al público se ve que es un producto vacío donde lso zombies sólo son una excusa para hacer pasar al protagonista un mal rato. Aquí los zombies no simbolizan nada, no son una analogía de nadie. Y menos uno al final de la peli que hace unos ruiditos muy graciosos, como si fuera un imitador de Chiquito de la Calzada (en serio), tienen carisma cero. Como Brad Pitt, pero con menos diálogo.

Cuando me enteré de que Brad Pitt estaba enamorado del libro y que quería llevarlo a la gran pantalla enarqué una ceja. Cuando comenzaron a llegar rumores de problemas con el guión y retrasos el rodaje levanté la otra ceja como si el preocupante retraso fuera de mi novia. Tras ver el primer trailer la cosa ya me olía a chamusquina. Es curioso que siendo Brad Pitt quien, en teoría, impulsó el proyecto, haga gala de una desgana tan opulenta en la interpretación del protagonista de la peli. Un tipo gris del que poco se explica, salvo que trabaja para la ONU y que está muy preocupado por su familia. Fuera de eso, la película es una sucesión de carreras al más puro estilo encierro de San Fermín con Zombies.
El formato del libro, las declaraciones y entrevistas, quedan como meras anécdotas residuales que se asoman en alguna línea de diálogo mientras que Pitt se dedica a viajar por el mundo en busca de una cura.

Siempre pensé que Guerra Mundial Z sería una serie de TV estupenda. Una miniserie en la que cada cada capítulo estaría dedicado a contar la historia de un superviviente. Y el director de esta película, Mark Foster (responsable de la cinta más floja del bond de Daniel Craig, Quantum of Solace), ha debido de pensar algo parecido, porque esta película es un estupendo episodio piloto para la serie. Incluso el final de la película parece de serie de TV, por lo abrupto. Tal vez tenga algo que ver que nadie se pusiera de acuerdo con el final en el guión, y por eso la última parte de la película parece rodada en un decorado con gente maquillada de zombie. Artificial y muy alejado de la grandiosidad que hasta ese momento tenía la película.

Qué lástima de franquicia, que podría haber dado tanto de sí, y que queda desdibujada hasta convertirse en un producto más de la moda Z.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles

¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

1 comentario en Crítica: Guerra Mundial Z. Cuando Hollywood adapta un libro sin haberlo leído antes.

  1. excelente post, y estoy totalmente de acuerdo, es una broma de adaptacion. max brooks debio pensar mejor al dejar en manos de brad pitt lo que iba a hacer con su obra.

    tal vez si hicieran una serie exactamente como lo comentas, que cada historia fuera un capitulo, desbancaria por completo a TWD e inclusive sus ganancias serian mayores ademas que seria un gran reto por todas las locaciones que involucraria el libro, seria una mejor adaptacion.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. 12 MESES, 12 PELÍCULAS. (II) | La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*