Crónica de Ocean Colour Scene en La Riviera

Ocean Colour Scene

A mí que me registren, pero siempre que hay concierto que me interesa en La Riviera acabo por verlo pasar de largo. Esta ocasión fue diferente, y no por el grupo o el día, ni por ser una ocasión especial, sino porque una compañera de trabajo me vendió sus entradas por la mitad. Así sí, que le decían.

Por Álex Sánchez.

Ocean Colour Scene

Ocean Colour Scene es de esos grupos que, pobrecitos, viven a día de hoy de rentas del pasado. Fueron grandes del Brit Pop en su momento, siempre a la sombra de otros como Oasis o Blur, pero tuvieron gran cantidad de exitazos que estuvieron siempre entre los 5 primeros de las listas británicas. Desafortunadamente, desde su ‘One From de Modern’ de 1999 cayeron en picado, y eso que llegaron a lanzar hasta seis discos posteriores.

Pero precisamente por esa grandeza que acapararon, verlos en directo siempre es un placer, y más cuando ostentan el valioso hito de haber grabado el primer disco que un servidor se compró en CD: ‘Marchin’ Already’. Eran otros tiempos, y me gastaba parte de mi dinero de la paga en comprar música de forma aleatoria sin conocer al intérprete. En esta ocasión, la jugada salió redonda.

Volviendo al presente, que paradójicamente ahora ya es pasado, no puedo negar que llegué a la sala sin tenerlas todas conmigo. Rondaban por mi cabeza preocupaciones como el mal sonido y la mala visibilidad de La Riviera, el no haber escuchado nada de lo nuevo del grupo en los últimos 10 años, el hecho de que se celebrase el concierto un lunes… Todo malo, todo un despropósito, pero todo a priori.

la foto 2

La sala no estaba completamente llena, por lo que coger un lugar bastante decente para ver el concierto no fue difícil. Primera prueba superada. Lo del sonido “especial” de la sala ya iba a ser más complicado de evitar, y todas mis sospechas se confirmaron en cuanto empezaron a sonar los primeros acordes: la batería con eco, la guitarra que no se oía bien, las letras que no se entendían… Al menos ayudó que esa primera canción fuera ya una de las del amplio saco de temas míticos de la banda, así que pelillos a la mar, y a disfrutar que se ha dicho. Posteriormente, y nunca comprenderé por qué, el sonido fue mejorando conforme avanzaba el concierto. No sé si porque el oído se va acostumbrando o porque van cambiando parámetros (cosa que, por otra parte, podrían haber hecho en las pruebas de sonido). El caso es que, sea por lo que fuese, la cosa mejoró, así que segunda prueba superada.

Curiosamente, no hay nada mejor como preocuparte por no conocer nada de la discografía de los últimos 14 años del grupo que da el concierto y luego llevarte la sorpresa que cuatro de las cinco primeras canciones ya las conocías. De seguir así, la cosa prometía. Vale, hubo material nuevo por el medio, porque para algo Ocean Colour Scene presentaba su nuevo disco ‘Painting’, pero ellos también son conscientes de lo que hay, y pronto volvieron los clásicos y los temazos. El público, de una media de edad considerablemente alta por cierto, es lo que demandaba, y los propios miembros del grupo se volcaron en ello con dedicación, ímpetu y empatía con el respetable, al que hicieron cantar y participar en varias canciones como si fuese a ser la última vez.

Concierto Ocean Colour Scene

Podría decir que estos chicos, ya señores, siguen en forma, pero seamos francos, el que es bueno es bueno y el que tuvo retuvo. Otra cosa es que no hayas sabido cómo colocar un nuevo exitazo en las listas de ventas, o no hayas podido, o no hayas querido. Quizás lleves tiempo sin ideas y suenes repetitivo. O tal vez lo que buscas hacer es mantener la forma, como los chicos de gimnasio una vez que ya no quieren convertirse en Hulk. Tanto da, son Ocean Colour Scene, y son la leche, así que da igual que fuera lunes, tercera prueba superada.

Sigue a Álex Sánchez en Twitter: @Zarten.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*