CRÓNICAS MARCIANAS: la Ciencia-Ficción obligatoria

Motivos por los que mirar con cara de “pobre criaturita” a todo modernón que diga que la Ciencia-Ficción es un género estúpido.

Por Patri Tezanos

libro_1362544387La Ciencia-Ficción es un género injustamente rechazado. Tiene un estigma sangriento con forma de personitas cabezudas de piel verde y ojos de mosca muy grandes, pistolas láser, escafandras y trajes de plasticuchi que intentan dar el pego de novísima tecnología. Se ha instalado en nuestro imaginario como un género “para frikis”, de evasión y “para leer tonterías” que es rechazado por la gente de a pie y sobretodo por las gentes de café moderno y eterno aroma a cigarrillos que expelen “pffs” mientras se concentran en su ejemplar de Charles Baudelaire, Balzac o Bukowski. Y es que en esta vida no hay nada mejor que leer de todo (y no fumar). Enconrsetarse en un género o rechazar completamente uno es perderse muchas cosas. Aún así muchos ejercen esta práctica, y aquí tenemos a los editores sudando gotas gordas tamaño Jabba el Hutt y a las editoriales tratando de camuflar “Ciencia-Ficción” en una portada inventando nuevas denominaciones: “literatura especulativa” y otros tropos.

Claro que como en todos los géneros hay libros y libros. El problema es cuando se cree que los libros equivocados son el buque insignia de todos los demás. Nadie puede decirle a nadie que prefiera esto a aquello o que esto es bueno y aquello es malo. Lo mejor es que cada uno navegue las turbulentas aguas en busca de los troncos a los que quiere agarrarse.

Yo este verano me he dado el gustazo de atiborrarme de lecturas de Ciencia-Ficción de todos los tipos: desde 11/22/63 de Stephen King (que no sé si llamarlo de Ciencia-Ficción pero hay viajes y problemones temporales) hasta otros considerados ejemplares del género como El Juego de Ender, amén del banquete que me supuso el Festival Celsius de Literatura Fantástica y Ciencia-Ficción (¡debéis ir!) que se celebra cada año en Avilés. Y de este verano tan vitaminado que me he dado se ha quedado especialmente prendido en mis arterias el título clásico de uno del que es ya de mis escritores favoritos: Crónicas Marcianas, de Ray Bradbury.

cronicas-marcianas-adaptacion

Crónicas Marcianas es un librito que demuestra la buena belleza que puede alcanzar el género de la Ciencia-Ficción y la capacidad de este de producir buena literatura. Crónicas Marcianas es BELLEZA, es la concreción en una sucesión de historias de lo que la disciplina de la estética se empeña en estudiar desde hace muchos siglos. Aunque lo que cuenta no es bonito. Crónicas Marcianas es una breve queja sobre la naturaleza humana relatada por una voz hermosa, una melodía bonita que en realidad te apocha el sentimiento. Mientras nos cuenta cómo la humanidad va colonizando el planeta rojo, el libro nos describe cómo somos y qué tipo de cosas hacemos, el ánimo por el que nos conducimos por el mundo y las muy seguras consecuencias de ello.  Crónicas Marcianas es una historia de colonización, destrucción, autodestrucción y olvido, con dosis de amor, humor y drama en donde la capacidad descriptiva de Bradbury solapa belleza y crítica, creando imágenes y ambientes que acaban mágicamente resultando desoladores y hermosos. La prometedora historia del Nuevo Mundo se convierte relato a relato en una historia de degeneración y en una advertencia.

imagesDentro del gran tema que maneja que es nuestra propia naturaleza, el autor se concentra en algunos que nos siguen preocupando varias décadas después: la devastación del planeta que nos da de comer, el consumismo, nuestro ombliguismo y el poder sobre todas las cosas que creemos tener. Cosas por las que una obra se convierte en clásica.

Crónicas Marcianas es toda una joya roja que nadie debe dejar escapar, lleve las gafas del grosor que lleve, frecuente los círculos que frecuente, lea los autores que suela leer, se crea en la superioridad moral en que se crea.

Y no, en estas Crónicas Marcianas ningún histrión venezolano se baja los pantalones para enseñarnos sus calzoncillos o más allá. Tranquilos.

Sigue a Patri Tezanos en Twitter: @PatriTezanos

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*