CUTTLAS

Si te digo que acabo de ver a Darth Vader jugando a indios y a vaqueros con un monigote que lleva sombrero y pistola, no me llames loco, agradéceme que te introduzca en el maravilloso mundo de El Bueno de Cuttlas. ¡Yiha!

Por Ramonet Daví.

 El día amanece tranquilo en Dalton City. Odio los días de duelo a muerte. A mi normalmente me gusta holgazanear hasta tarde en la cama. Desayunar mis tostadas con mermelada de arándanos, mi cafelito, mascar un poco de tabaco, y ya luego me peino, me calzo las botas, me ajusto el cinturón con las pistolicas, el sombrero y al lío.

Esta semana está siendo movidita. Atraco a un banco (fallido), un par de escaramuzas con los indios, una noche en el trullo por escándalo público (lo que tiene perder al póker con un maldito un full de ases y reyes) y poca cosa más.

Total, que hoy me toca duelo, y como he dicho siempre toca madrugar. Tengo que decir que el de hoy es bien especial. Me he citado con algunos ilustres del far west gráfico para ver quién la tiene más larga (la pistola), pegar unos tiros al aire y comprobar quién es el eyaculador de balas más precoz de todo el planeta. En principio es un duelo a muerte, pero amistoso. Es decir, si la palmas, pues es de buen rollo. Sin acritud ni rencor. El autor te vuelve a dibujar, y ale, a jugar de nuevo.

Mientras me dirijo al lugar pactado, voy repasando mentalmente a los personajillos a los que me voy a enfrentar: Fred Harman, el abuelete y uno de los clásicos del género. En segundo lugar, White Boy, un niño criado por los indios que tiene bastante mala leche. Después tenemos a El sargento Kirk, un desertor del séptimo de caballería colega del gran Hugo Pratt. También creo que se han apuntado Pistol Jim, Cisco Kid, Dos Pistolas Kid y Radwide Kid (cuidadín que estos dos son amiguitos de Stan Lee y de Los Vengadores).

Éramos pocos y parió la abuela, ¿sabéis? El otro día me mandó un whatsapp de humo Tex Willer (Tex para los amigos), y me dijo que van a venir en diligencia unos cuantos de los blanquitos europeos. Si no me dejo ninguno eran: Mike Blueberry, McCoy, Jonathan Cartland, Lucky Luke con cigarro, Durango, Red Dust, Jonah Hex, el jodido loco de Licoln y creo que no me dejo ninguno. Si nos los conocéis, pues usáis ese invento moderno llamado Wikipedia. Lo sé porque me lo chivó Doc Brown, el del Delorean.

Para ahorraros preámbulos innecesarios típicos de los duelos como medir distancias, jugar a piedra-papel-tijera para ver quién elige lado, etc, pues os diré que ya estamos todos en posición. La tensión se puede cortar, hay un silencio ensordecedor, la típica hojarasca de las pelis está preparada para pasearse en medio de todos nosotros. Empezamos la cuenta atrás y a caminar de espaldas unos a otros. Los tengo de corbata, no os voy a engañar. 3 pasos, 2 pasos y… esperad. ¿Qué es ese ruidazo que se escucha de fondo? ¡Qué escándalo! Me suena, parece una canción, parece el himno del…’¡¡Aúuupa Zaragoza, arriiiiba y a venceeer, palmaaaadas al viento que gritan ganareeeís!!’

No puede ser, ¡¡al final ha venido!! El único, inigualable, inimitable, admirable, adorable, estrujable, temible vaquero-filosofo-pensador…En definitiva, ¡EL BUENO DE CUTTLAS! Y no os lo perdáis, se ha venido con toda la troupe. Mabel (su novia), Jim el Negro (su mejor amigo), 37 (un extraterrestre verde), Kraftwerk (sí, kraftwek), Jack el Malo y Juan Bala (que, cómo no, viene todo sobado). Y a parte de la Brisca y unas cervecitas, se ha traído un montón de ejemplares del pedazo de integral que acaba de editar Debolsillo.

Un glorioso tomo de 576 páginas, con tapa dura y a todo color. 576 páginas que equivalen a 576 historias. Y ahí amigos, es donde yo me enamoré perdidamente de ese vaquero dibujado de forma minimalista-monigotera. Pero antes…¿quién demonios es Cuttlas?

De la mano e ingenio de Calpurnio (Eduardo Pelegrín Martínez de Pisón), Cuttlas es un vaquero que vive en el oeste. Como tal, tiene sus quehaceres típicos de vaquero (caza, indios, tabernas, duelos, etc..), pero, aparte de conocer su día a día, en sus historietas de tan solo 1 página, lo veremos fuera de ese contexto infinidad de veces. Luchando contra Darth Vader, viendo la tele, de Rave electrónica…y es que el far west es solo una excusa, un punto de partida para que este personaje nos hable de la vida, de la actualidad (no olvidemos que aparecía diariamente en el Diario 20 munutos), el amor, la muerte, la existencia, la música y todos los temas que os podáis imaginar.

¿Por qué me enamoré de él, entonces? Lo difícil en el mundo de la historieta o en el cómic en general, cuando uno crea un personaje, es crear suficientes historias para darle una vida larga. Esto va a ser lo único que le permita a un personaje convertirse en un referente, un ejemplo a seguir, uno de los titulares de la Selección Nacional de la tinta y el papel y, amigos míos, Calpurnio ha insuflado tanta vida a este personaje, que por eso hoy podemos hablar de él como uno de los TOPS en el panorama español de la viñeta. Cuttlas, el pichichi de la risa y el ingenio.

Como os cuento, este integral (que recoge las mejores historietas publicadas en el Diario 20 minutos entre 2004 y 2015) es el causante de que me haya pasado horas de carcajadas y de asentir con la cabeza a cada página con una frase en la cabeza ‘joder, qué bueno es este tío’, ya que para una persona que se dedica a un oficio creativo, como es mi caso, encontrar tantos puntos de partida para respetar siempre el formato de 1 página – 1 historia, que en todas destaque ese punto de creatividad necesario para que se vaya generando la personalidad y la vida del personaje y no caer nunca en la repetición, ya os aseguro que es tarea de titanes.

No pienso entrar en el inútil y estúpido debate sobre lo que algunos críticos podrían esgrimir, hablando de si se trata de un ‘buen dibujo’ o no. Para empezar, ¿qué es un buen dibujo? y ¿quién manda sobre qué estilo se considera bueno? Pues a mí, al menos, nadie. Mi baremo para valorar si un dibujo es bueno o no es solo uno. Más allá de estilo, línea o detalle, me pregunto solo ¿funciona para contar mejor la historia? Y si la respuesta es ‘sí’, para mí se trata de un buen dibujo. Me imagino a Cuttlas como si lo dibujara el gran Alex Ross, y no me haría ni puta gracia, la verdad.

A ver, niñas y niños, antes de ir todos al patio a darnos balonazos en la cabeza y a robar bocatas de chóped, repasemos la lección de hoy. Cuttlas nos ha servido de referente sobre cómo se puede aprovechar al máximo el formato de una sola página, de cómo la narrativa tiene infinidad de recursos gráficos, de cómo encumbrar a un personaje a través de una creatividad sinfín, de cómo utilizar el humor, el ingenio y de que en cómic, lo importante en referencia al dibujo es que ayude a contar mejor la historia y que vaya acorde con esta. Espero que lo tengáis todo bien apuntado, porque a final de curso, esto va para examen.

Y es así, amiguitos, cómo se consigue crear una obra que todo el mundo sin excepción, les guste o no leer cómic, debería tener en su comiteca. Una obra de referencia, que además tiene algo muy positivo y es que al tratarse de historietas sueltas, su lectura puede ser transversal, y no es necesario empezarla y no dejarla hasta el final. Como aquellos bombones que guardas para una ocasión especial, esta obra es para esos momentos en los que necesitas un chute de buen rollo. Cuttlas siempre dispuesto a despertarnos la sonrisa y a sacarnos del aburrimiento. ¡Sí señora!

Bueno, pues antes de subirme al caballo y volverme para casita (lo de los tiros lo hemos aplazado para el mes que viene), no quiero irme sin recomendaros como complementar esta lectura al más puro sheriff style. Casi obligado escuchar Ennio Morricone durante su lectura. Si le preguntáis a Calpurnio os recomendará Kraftwerk, que oye, también tiene su puntazo para compañar. En cine, haced el favor de ver ‘Unforgiven’ (Clint Eastwood, 1992) o Mad Max Fury Road (George Miller, 2015), y en novela, tenéis a ‘Valor de Ley’ de Charles Portis, que fue llevada al cine o ‘Meridiano de Sangre’ de Cormac McCarthy.

¡Hasta luego vaqueros!

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*