Dark Souls 3 – Tan difícil que me jode

Envilece tu alma odiando al juego más difícil del momento

El aclamado juego de Hidetaka Miyazaki vuelve para hacerte la vida imposible
Por Chema Mansilla

Estoy desesperado. Dark Souls 3 me repatea. Es tan difícil que no lo estoy disfrutando lo más mínimo. Me frustra tanto que lo voy a meter en el cajón del olvido y desterrarlo para siempre. El cajón del olvido, el cajón de la vergüenza. Y es que es muy difícil. Tanto que no me resulta mínimamente divertido. Ya me imagino que más de uno dirá que sí que es un juego exigente y que ahí radica precisamente su encanto. Pero yo creo que es precisamente esa actitud la que ha hecho que Dark Souls 3 sea víctima de sus exigentes fanboys, y que en un complaciente “fan service” (¡qué concepto tan de moda!) ha convertido lo que era un reto en una misión imposible que, a mi parecer, sólo sirve para que los fans del juego se piquen los unos con los otros. Y la línea que en este caso separa la sana competición con el ver quién la tiene más larga es difusa y está llena de salpicones (no todos de sangre).

Es muy posible que más de uno achaque mi falta de cariño por este reciente lanzamiento a mis poca habilidades como jugador. Y reconozco que no soy un jugador especialmente bueno en este tipo de títulos. Pero os diré que soy un jugador que de una generación que se crió jugando a títulos que no tenía autoguardado. Muchos de ellos no tenían ni passwords para reengancharse en algún punto cercano a dónde te quedaste en tu última partida. Eran títulos de tres vidas, tres “continues”. Punto. A vida o muerte. Así que sé lo que es pasarse días rejugando la misma pantalla una y otra vez para poder pasar de nivel. Y no me parece que sea algo malo, y creo que hasta la fecha Dark Souls recuperaba esa diversión y la actualizaba de una manera muy inteligente. Pero en esta tercera entrega creo que se les ha ido de las manos. La llamada “curva de dificultad” es aquí un muro con el que el jugador choca a los poco minutos de meter el juego en la consola. Haces un tutorial, matas a un par de enemigos, y entras en una sala circular en la que un jefecillo te hace todo tipo de guarrerías duodenales mientras tratas desesperado de esquivar y hacerle algún daño. Con cuatro golpes contados el jefecillo acaba contigo. Y otra vez a empezar ese nivel, a matar a los mismos ocho enemigos y volver a enfrentar al infame personaje. Así un par de horas… Y a seguir sufriendo. SUFRIENDO.

Dark Souls 3 me ha parecido, tal vez movido por cierto despecho de mal perdedor, un juego que aporta muy poco respecto a su predecesor. El nivel técnico es prácticamente similar y no es comparable al de otras novedades recientes. Seguiré afirmando que el trabajo de diseño del juego es estupendo, pero tampoco he visto nada especialmente llamativo. En general creo que resulta tan gris que bien podría ser un buen puñado de descartes de Dark Souls 2, del que sólo le separan dos años, lo que es un tipo de producción record en la industria y que tan malos resultados está dando a otras franquicias sobreexplotadas. Vamos, que creo que se les ve el plumero y que a toda prisa ha juntado un montón de recortes y alguna que otra novedad poco reseñable en un juego que poco tiene de jugable. Porque no lo es. No es jugable. No es divertido. Y ya sé que hay mucho fan de la saga y mucho amante de los retos y mucho bebedor de Red Bull que se pasará varias noches sin dormir hasta que se lo pase. Y me parece bien, hay gente para todo. Pero yo no lo he disfrutado. No lo he pasado bien. Y si no eres alguien dispuesto a saltarte los empastes de tanto apretar los dientes (y el ojete) mientras tratas de avanzar pesarosa y miserablemente cada pantalla, tal vez no quieras soltar los 60€ del juego.

 

PERO.

 

Si tienes alma de kamikaze, si desayunas café con gasolina, si masticas dinamita con sabor a menta y meas napal, Dark Souls 3 puede ser tan bueno como todas las reviews dicen que es. Sigo pensando que es un juego demasiado difícil para mi gusto, y que me exige más tiempo del que estoy dispuesto a invertir en él. Sin embargo muchos jugadores, especialmente los veteranos de la saga, sabrán sacarle partido a su inversión. Es cierto que cada pequeño avance es significativamente gratificante, aunque sea sólo por lo mucho que se ha sufrido para lograrlo. Y ese proceso de continua mejora, de autosuperación al más puro estilo de peli de Van Damme cuando era joven, lo que hace Dark Souls una experiencia a la que muchos se han vuelto adictos. Lo comprendo, aunque no la comparto llegados ya a esta tercera entrega. Al final la estrategia a seguir es sencilla: olvidarse de finuras e ir a lo seguro. Un personaje fuerte, con resistencia y toda la barra de energía que puedas conseguir será, paradójicamente, mucho más efectivo que un personaje equilibrado. Y a echarle horas. Las finuras no van con Dark Souls y a base de subir de nivel e insistir uno terminará el juego, o llegará a un punto en el que su alma de mártir tenga ya suficiente penitencia como para pasar a otra cosa.

Dark Souls 3 tiene una añadido más, también muy pensado para los fans de la saga, de retomar ciertas tramas y detalles de la historia principal de la franquicia, que tanto echamos de menos en algunos momentos de Dark Souls 2. Pero de nuevo, algo pensado para los fans de Miyazaki y de la Saga Souls.

En mi caso no ha sido suficiente y me he quedado bastante decepcionado con esta entrega, a la que muchos coronan ya como la mejor de la saga. Me ha faltado enganche, paciencia, habilidad o reflejos. O todo ello a la vez.

 Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

10 comentarios en Dark Souls 3 – Tan difícil que me jode

  1. Pero si precisamente este Souls se caracteriza por ser el más accesible de la saga, hay quejas de gran parte de la comunidad diciendo que es demasiado fácil y que los bosses son un paseo. Y aquí entro yo, sin considerarme ni mucho menos un pro player, sí creo que la curva de dificultad es la más accesible de la saga, incluso me ha llegado a molestar lo fácil que me resultan los jefes. Ahora, si no puedes con un juego que no te lo da todo hecho y bien masticadito, en el que tienes que aprender y prestar atención para superar sus retos, huyendo del simple paseo al que estamos acostumbrados en esta generación, lo entiendo. Pero me repatea que el manquismo de los jugadores les lleve a echar las culpas al juego en vez de asumir el verdadero problema, “no eres tú, soy yo”. El verdadero problema de hoy en día es que los jugadores nos hemos vuelto todos gilipollas y estamos mal acostumbrados al cáncer del medio, el “pulsa para ganar”.

  2. Mi intención no es insultar pero, que mediocre eres. Este Dark Souls es el mas fácil de todos. Precisamente eso me ha molestado bastante, en algunos aspectos han bajado bastante la dificultad. (Se nota que no has jugado Bloodborne).

    Por suerte para ti, existen juegos como Skyrim ó Call of Duty.

  3. Pues tio tarde en pasarmelo una semana pudiendo jugar solo 3,4 horas diarias asi que tan chungo no es tambien habia jugado al demons soul antes algo de experiencia tenia y eso de que es como el 2 no eztoy de acuerdo , el 2 es un truño con diferencia el peor de toda la saga ( incluyo bloodborne) y este es junto con el primero grandioso

  4. Joder, me halagas, me haces sentir como un Dios. Hablas del juego como si fuera Starcraft o Battletoads, pero este juego no está ni cerca de ellos en cuanto a dificultad.

  5. Nada, es un juego que tendría que llevar el aviso de no comprar si tienes vida social, no pasaras ni del primer semi boss. A tomar por culo el juego. Desinstalado.

  6. Son unos enfermos, el juego es pura mierda compleja. Yo juego para entretenerme, y sí, prefiero mil veces el call of duty. No entiendo como pueden encontrar un desafío de superación en un juego de mierda, dicen “solo he jugado 3 o 4 hs por día”, como su fuera poco. Mierda que vida del orto que tienen.

  7. Jaja totalmente.. se hacen los pro, es un juego bastante copado pero demasiado difícil para mi gusto, quizá sea por el personaje que elegi (asesino) y porque es la primera vez que juego dark souls. Me gusta que sea difícil el juego pero no que esté una hora en el mismo lugar y no pueda avanzar. Me senti muy identificado con la nota.. aguante el skyrim y CoD NERDS

  8. Pues yo estoy de acuerdo con el autor. Es un buen juego, que conste, pero para nada comparto ése entusiasmo que pone a los Souls como de los mejores juegos de su época. En un mundo donde existen RPGs como Skyrim o the Witcher 3, Dark Souls me parece solamente un buen juego prescindible. Su mecánica basada en morir continuamente (porque va más allá de la dificultad, seas lo bueno que seas, algunos puntos están diseñados para morir sí o sí) lo que hace es recordarte continuamente que estas eso, jugando a un videojuego. No te abstraes del medio para sumergirte en un personaje, en un mundo o historia. Estas obligado a farmear, morir, resucitar, repetir zonas una y otra vez, en este juego no eres un personaje (al que te hacen poner nombre y apariencia pero que te da igual, no te identificas con él lo más mínimo), eres un videojugador. Es una experiencia totalmente arcade. Para mi gusto, hoy en día eso es algo anticuado y superado ya hace tiempo, pero visto lo visto para gustos colores.

  9. waaa waaa iudex gundyr me mata en cuatro golpes waaa

    Primero aprendes a jugar y luego haces artículos. Puto blanquito de mierda.

  10. Pero no es para tanto.

    Muchos fans de la saga van diciendo que esta entrega es demasiado fácil, lo cual, viendo como se pone el juego más adelante, no es demasiado cierto. Tan solo, igual que pasó con la entrega anterior, gente que ya tiene costumbre de jugar souls tenía facilidad para el juego.

    Aún así, Iudex Gundyr es una lucha fácil. Personalmente, hacía más de un año de la última vez que toqué un juego souls cuando empecé DSIII, y aun así vencí ese jefe a la primera.

    Se ha de entender que la mayoría del aprendizaje de souls no viene de los mensajes naranjas esos – dejando de lado dark souls 2, la idea del jefe al final del tutorial es que aprendas de qué va el juego. Es evidente que teniendo la memoria de otros juegos en mente, el jefe me iba a costar menos, pues ya sabía las lecciones que pretendía enseñarme (esquiva, mantente cerca, ataca cuando acabe sus ataques, no te cagues). Aún así, considero que si el escritor de este artículo hubiera tenido el tiempo para aprender esas lecciones y bailar con el juego, realmente hay una experiencia diferente al skyrim y witcher (y “juegos de arcade”) para ser encontrada.

    A falta de ello, el escritor también podría haber evitado poner a parir el juego. No imagino que cueste mucho ver que si el juego tiene tantos seguidores, habrá alguna manera no tan complicada de vencer al primer boss, no? Ya dice bastante que llegué a este artículo intentando encontrar el vídeo de un amigo mío matando ese mismo boss a puños.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*