DEATH PARADE: habrá que tomarse la última.

Apareces en un bar sin saber cómo. El camarero te ofrece una copa y te dice que vas a jugar a un juego. Por desgracia no es sábado por la noche y te has metido en un tugurio, y por suerte no te ha atrapado Puzzle para hacer una nueva entrega de Saw. Has entrado en el Queen Dekim y esto es Death Parade.

Por Teresa Domingo.


Tampoco te creas que has tenido tanta suerte. Si estás en el Queen Dekim, estás jodido. A este local llegan parejas de personas que han fallecido a la vez, pero que aún no saben que están muertas. Allí son recibidos por un barman, Dekim, que les sirve unas copitas, y, tras asegurarse de que no recuerdan cómo han llegado hasta ahí, les propone cinco sencillas reglas:
1. No puedo responder a sus preguntas sobre dónde están.
2. Ahora tendrán que jugar a un juego.
3. Elegirán el juego a través de una ruleta.
4. Pondrán su vida en juego.
5. Hasta que el juego termine, no pueden dejar el bar.

Unos intentan escapar, otros piensan que es una broma, pero al final todos se resignan  a hacer lo que se les dice. Lo que nadie sabe es que ningún juego de los que propone la ruleta de la muerte tiene ganador o perdedor, que es sólo un medio para que los árbitros decidan si su alma merece reencarnarse o vagar en el vacío. Cada pareja jugará a uno de los típicos juegos de bar, pero llevado al extremo, para ponerlos contra las cuerdas y verlos desenvolverse en la batalla contra su oponente y contra sí mismos. Dardos de la muerte, bolos de la muerte, arcade de la muerte… partidas a dobles a muerte, donde el cuerpo y la mente de los jugadores están más involucrados de lo que pueda parecer a primera vista, y que están preparadas para que demostrar hasta dónde son capaces de llegar y descubrir así la verdadera oscuridad de su interior.

Los estudios Madhouse, responsables de animes geniales y súper recomendables como Death Note o Parasyte, han producido en esta ocasión, un anime de terror psicológico, que se desarrolla en un ambiente oscuro y con la dosis justa de gore para mantener el interés, al menos el mío. Death Parade es una serie de 12 capítulos, dirigida por Yuzuro Tachikawa y cuyo original diseño de personajes corre por cuenta de Shinichii Kurita. Un dibujo con poco color, pero con excelentes efectos de iluminación, que nace del corto ganador del Proyecto Murai de 2013. Este corto se tituló Death Billiards y, como si de un capítulo cualquiera de la serie se tratase, nos muestra la llegada al Queen Dekim de un anciano y un joven trajeado, la exposición de la reglas y la lucha “a muerte” de los protagonistas, mientras van dándose cuenta de cómo y por qué han acabado siendo juzgados para la eternidad.

Aunque cada capítulo es autoconclusivo y descubrimos si el alma de los participantes de turno se salva o se condena, lo que más interés produce es saber de los árbitros. Sabemos que hay muchos por el opening, del que ahora os cuento, y que Dekim parece ser el jefe, alto, pálido y sereno, y el que toma la decisión final sobre las almas a concurso, pero son más los que trabajan con él. Pero ¿cómo llegan ahí? ¿Por qué son ellos los que juzgan a las personas? ¿Es pariente el Barman de Spiderman? Esperemos que todas nuestras dudas se vean resueltas.

Os hablaba del opening. Una fiesta. Vemos al grupo de árbitros de cóckteles y bailoteo en el Queen Dekim, a ritmo de Flyers, de Bradio. Tiene su gracia, porque no refleja el espíritu de la serie y pone ese contrapunto terrenal a tanta cuestión metafísica y mal rollo post mortem. El ending sí es más inquietante. El tema Last Theater, de Maois Cell, acompaña una serie de siniestras imágenes de maniquíes desnudos y muñecas rotas, que recomiendo ver hasta el final, pues los capítulos contienen escenas postcréditos con detalles que ayudan en la trama general del bar.

No es que sea el anime del año, pero dentro de la escasa propuesta novedosa de esta temporada de invierno, Death Parade se deja ver bastante bien.

Sigue a Teresa Domingo en Twitter: @Tuiteresita

Acerca de Teresa Domingo 153 Articles
Si es creepy, es para mí.

1 comentario en DEATH PARADE: habrá que tomarse la última.

  1. Gran anime. Lo vi y desde el primer momento fui una fan de Death Parade, del QuinDekim y, por supuesto, de Dekim. Lo recomiendo a todo el mundo, siempre y cuando a todo el mundo le guste ver un anime profundo que explora la naturaleza más oscura de esa extraña criatura que es el ser humano.
    Eso si, también recomiendo no cometer mi mismo error y encariñaros demasiado porqué no sé si habrá una segunda temporada. Esperemos que si.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*