Devil May Cry – Exorcise your little funky demons.

¿Pensabas que lo de los reboots sólo era una moda del cine? Pues no, Tomb Raider está a punto de regresar rejuvenecido, Hitman acaba de hacer lo propio, y  Devil May Cry se apunta a la tendencia para despedir la presente generación de consolas. ¿Cómo le ha sentado a Dante el lavado de cara?

Por Chema Mansilla

Devil+May+Cry (5)Durante los últimos años Capcom parece haber dado con una fórmula afortunada. Crear juegos muy potentes, llenos de acción, que sin ser títulos punteros, se meten a los jugadores en el bolsillo por su calidad. Fue el caso de Asura’s Wrath, parece que será el caso de Remember Me, y sin duda, es el caso de este reboot de Devil May Cry. Que nadie se engañe, ninguno de estos títulos es un primera fila, un triple A, pero desde luego, son títulos sensacionales. Sin ir más lejos, Asura’s Wrath fue uno de los títulos imprescindibles de 2012.

Devil May Cry, al llevar el nombre de una saga ya consagrada  (¿sagrada, sacra?) entre los jugadores creó muchas expectativas cuando fue anunciado. Y creó no menos revuelo al aparecer las primeras imágenes, y oh dios mío de los santos bits y los control pads, era un reboot y ese Dante no era el Dante de pelucón aplatinado que todos conocemos. Y claro, entre jugones, fanboys y haters, pues ya sabéis cómo ha ido la historia. El caso es que desde ese momento parece que los jugadores más hardcore han decidido darle la espalda a este juego. Y oiga, se equivocan.

Porque Devil May Cry es un buen juego. ¿Me ha gustado? Pues sí y no. Como profesional, me parece un título potente y estupendo. Pero personalmente…

El juego es pura adrenalina, de esos en los que cada minuto que pasas jugando estás con los dientes más apretados, sujetas el mando con más fuerza y te acercas más a la pantalla. Pura adrenalina. Acción sin piedad. Avanzar y machacar. Algún puzzle ocasional, mucha prueba de habilidad… Pero caña ahí donde gusta: combos uno detrás de otro. Técnicamente muy sólido, sin ser una locura preciosista y llena detalles (aunque con unos escenarios realmente bonitos y sorprendentes). Así que, un buen juego. Sin más. ¿Te gusta este género?, te va a encantar este juego. Punto.

Y seguido. Ya he dicho que es un juego estupendo. Ahora vamos con lo que no me ha gustado, que ya es un tema totalmente personal. Para empezar, ¿recuerdas aquel EXCEPCIONAL reboot (otra vez) de Castlevania realizado por Mercury Steam? Pues si yo fuera uno de esos abogados sin escrúpulos de la gran ciudad no tardaría ni un minuto en llamar a Konami y decir que si llevan a Capcom a los tribunales por plagio, pueden sacar una buena taja. En muchos momentos, como la mecánica en general, el juego es clavado. Mucho. Claro, que siento aquel Castlevania tan, tan bueno, no es algo de lo que me pueda quejar. Pero bueno, la falta de originalidad está ahí. Cierto que la mecánica de este tipo de juegos tampoco da para más, pero es que tanto el diseño de las armas como su comportamientos es prácticamente idéntico.
Otro punto que no me ha conquista es la estética. Ya no me gustaba demasiado la estética gótica de los Devil May Cry originales, pero sustituirla por una mucho más actual como es la emo (y que tampoco es emo, es emo de quiero y no puedo) pues tampoco me seduce. Será que estoy mayor. ¿Por qué lo digo? Pues porque su banda sonora, guitarrera despiadada y con voces guturales me parece infernal. Que dicho así, es evidentemente lo que pide el título, pero es que yo me quedé en el guitarreo de los 80, perdones ustedes. Yo le pondría algo así…

Pero es que yo ya soy de los tercios viejos.
Sumo y sigo. ¿De dónde saca Capcom esos enemigos para sus juegos? Parece como si compraran de saldo los enemigos que los diseñadores descartan para otros juegos. Y lo peor es que los repiten una y otra vez. Al menos, les cambian de color.
Y termino, ¿era necesario que este juego se llamara Devil May Cry? Pues no. Sí, hay aquí y allá detalles de guión y guiños que unen las dos versiones, pero se notan las costuras. Es un Devil May Cry, sí, lo pone en la caja y en el menú principal. Pero se podría llamar Infernal Cool Guy Slayer (Lo tengo registrado, no os emocionéis) y sería lo mismo. Puede que incluso mejor.

Devil+May+Cry (1) Devil+May+Cry (3)

Pero no quiero terminar este post y que algún lector piense que Devil May Cry es un mal juego. Es un juego estupendo, lo repito. Estupendo. Es divertido y emocionante. La historia tiene su punto. La jugabilidad supone un reto y engancha. E incluso tiene detalles muy bien traídos, como por ejemplo, que para hacer pentagramas para ritos mágicos, con aquello de las prisas porque los demonios te comen el culo el alma, pues en plan guerrilla, usan unos estupendos stencils para ahorrar tiempo. Detalle de calidad, oigan.

Y es que si lo piensas bien, es un detalle bueno detrás de otro.
Y te va a divertir, que es lo importante.
Pero, ¿otro héroe cazador de demonios con gabardina de cuero?, ¿en serio?

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

2 comentarios en Devil May Cry – Exorcise your little funky demons.

  1. Mira que tengo dudas sobre esta nueva versión… Soy una auténtica fan de los anteriores porque me parece un juego entretenido, fácil y rápido. Pero este ya no es mi Dante… No suelo dar la espalda irremisiblemente a los cambios, y por lo que dices han mantenido sus puntos fuertes; pero no puedo estar más de acuerdo contigo, ¿por qué no le han cambiado el nombre?

    Buena crítica, un saludo!

  2. Si eres capaz de jugar y olvidarte de los anteriorer Devil May Cry, creo que es un juego que vas a disfrutar mucho, porque es entretenido, moderadamente fácil, y muy rápido. Dale una oportunidad si ahora andas sin ninguna novedad que echarte a las manos.

    Me alegra que te gustase la review.
    ¡Gracias por leernos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*