Tres momentos estelares del Download Festival Madrid 2017

downloadspain madrid 2017

¿Cómo condensar tres días increíbles de rock y metal en una pequeña entrada? No es posible, como cualquier festival el Download Festival Madrid ha sido una experiencia para todos los sentidos. Nos quedamos con los tres momentos estelares del festival.

Por Javi Jiménez.

Con la entrada comprada desde el primer minuto que salieron a la venta y con la idea de ver a mi grupo favorito de la adolescencia fuimos hacia Madrid el pasado jueves 22 de junio. Después de llegar en un metro que iba más apretado que las mallas de un guitarrista cincuentón de glam, llegamos a la Caja Mágica donde tenía lugar el festival. Una tremenda explanada cubierta de césped artificial donde se colocaron los cuatro escenarios que alojarían las decenas de conciertos de los tres días del festival.

Hacía mucho calor, menos mal que la organización recapacitó y después de un primer día sin dejar entrar botellas de agua conseguimos que se permitiera entrar con lo mínimo para no morir deshidratado. El Download estaba bastante lleno, aunque no colgaran el cartel de sold out, nada más entrar al festival incluso ya se apreciaban las multitudes, aún quedando bastante lejos el prime time del festival. La entrada al recinto impresiona y no pude evitar sentir como los pelos se me quedaban de punta al sentir los primeros riffs. Podría daros la turra y comentar cada uno de los conciertos que vi, pero prefiero resumir y condensarlo en tres grandes momentos:

Momento estelar número 1: System of a Down.

Fuente: Download Festival Madrid

El viernes era el día favorito de todos y se notó en la asistencia 43000 personas pasaron ese día por el recinto para ver a System of a Down. Hacía más de 10 años que no tocaban en España, probablemente acojonados por lo visto en aquel Festimad 2005 que casi acabó en desgracia. System of a Down petó como ningún otro grupo del festival el Main Stage. Estaba claro que había ganas de verlos cuando cada uno de los temas que tocó la banda fueron coreados (con mayor o menor fidelidad a las letras en inglés) por prácticamente todo el público. Desde que empezaron las primeras notas de Soldier Side tuvimos el pelo como gallinas. Cuando comenzó Suite-Pee aquello se echó abajo. Botamos como uno solo y al principio prácticamente las voces del público solapaban la de Serj Tankian. Si nadie se emocionó en uno de esos momentos es que estaba muerto por dentro. No puedo ser objetivo porque este ha sido el concierto más emocionante que he vivido. Prácticamente sin pausas y si hacemos caso al setlist que circula por Internet, tocaron casi treinta temas, en aproximadamente una hora y media de concierto, que por mi podrían haber sido 60. Estaban todos los que eran e intercalaron baladas con momentos más intensos perfectamente hilvanados para llevarnos al éxtasis.

La puesta en escena con las mejores visuales del festival tampoco dejaron mucho que desear. Cantar todas y cada una de las canciones favoritas de mi adolescencia junto con el resto de público completamente entregado fue un momento muy especial. Un concierto mucho más tranquilo que el último que tuvo la banda en España donde la banda se sintió arropada por el público en todo momento que debería poner en el mapa una fecha española en la próxima gira de la banda.  Aquí os dejo la playlist del set que se marcaron en España para que os hagáis una idea de lo que fue.

Momento estelar número 2: Prophets of Rage

Fuente: Download Festival Madrid

El plato fuerte de la noche eran Prophets of Rage la súper banda que reúne a Miembros de Rage Against the Machine (Tom Morello, Tim Commerford, Brad Wilk) , Public Enemy (Chuck D, DJ Lord) y Cypress Hill (B-Real). Prophets of Rage es lo más cercano a ver a Rage Against the Machine que se puede encontrar ahora. Pupurri de greatest hits de sus bandas, con sección hip hop incluida en las que cayeron Insane in the Brain, Prophets of Rage, Fight the Power, How I Could Just Kill A Man…  y una muy importante sección de clasicazos de Rage Against the Machine.  Killing in the Name Of, Guerrilla Radio, Bulls on Parade… Cayeron todas, incluido homenaje a Chris Cornell con Like a Stone de Audioslave en la que el público puso la voz. ¿Cómo nos vamos a enfadar? Incluso los temas adelanto de su disco funcionaron muy bien, así que habrá que escucharlo en cuanto salga.

Además del momento Fuck Trump prácticamente indispensable en un concierto en el que Tom Morello aparezca, uno se quedó grabado en mi retina porque describía muy bien el ambiente del festival. En la zona en la que estaba de forma inevitable, dado los temazos que estaban sonando,  se formó un mosh pit. Nada raro, la gente que quería participar lo hacía y la que no podía ir a su aire. Así fue la convivencia en todo el festival en el que en general se vivió buen rollo. Cuando en el mosh pit al menos media docena de personas cayeron, no se tardó ni un minuto en detener el mosh pit, levantar a los caídos, asegurarse que todo iba bien y continuar. Parecerá una tontería, pero si el ambiente no hubiera sido el que era, yo no hubiera dado un duro por esto.

Momento estelar número 3: El Main Stage 2.

Una publicación compartida de Javi Jiménez (@srjavij) el

En este escenario acontecieron los mejores conciertos y coincidió que pudimos conseguir los mejores sitios. Mastodon, Opeth y Gojira tocaron aquí. Gojira dio uno de los mejores conciertos del festival y os lo digo yo que no soy demasiado fan. Aquí vimos como el pobre Mikael de Opeth se asaba vuelta y vuelta al sol de la tarde madrileña, a pesar de que a Opeth le va más la noche dieron un buen concierto como es habitual. Y Mikael volvió a demostrar que se le da casi tan bien el stand up como la música.

Valió la pena cada segundo que pasé en el concierto de Mastodon  que me alejaba de tener un buen sitio en System of a Down, el siguiente en el Main Stage. Brent Hinds y el resto de la banda tiene muchísimo carisma y estaban especialmente entregados ese día en el que no faltaron guitarras levantadas de una mordida, gestos cómplices con el público y una buena dosis de metal bien tocado, grueso y con mucho cuerpo. Aunque tocaron especialmente su nuevo disco Emperor Of the Sand, funcionó el directo e incluso su nuevo single Show Yourself que en primera instancia no lo vi muy integrado con la banda funcionó perfectamente bien. Hubo que huir para conseguir un sitio decente en System of a Down. Me perdí Blood and Thunder aunque por lo que he visto comentar, no la tocaron al final como se esperaba. Jugada maestra. Incluso el sitio que cogí en System of a Down no estaba mal del todo.

Otra de las bandas que me sorprendió en este escenario fue  Kvelertak, hay que ver las tablas que tiene la banda Noruega que estaba en plena forma y que en seguida consiguió conectar con el público en un concierto divertido e intenso, en el que su cantante, Erlend Hjelvik,  consiguió encandilar al público.

 

Tres días muy intensos que se saldaron con una asistencia superior a cien mil personas y que esperamos que se repitan el año que viene. ¿Tú también estuviste? ¿Qué momentos recuerdas con especial cariño?

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 183 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. ¿MOLA O NO MOLA? Vol. LXV - La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*