[E3 2013] XBox One. No diremos redención, pero al menos hubo juegos.

El E3 2013 ha comenzado con la conferencia de Microsoft, que después de la mierda infecta con la que nos rompió el corazón en la presentación de su nueva máquina, había generado pocas o nulas expectativas. ¿Qué podía ser peor que lo mostrado anteriormente? ¿Qué más podía ir mal? Pues hubo sorpresa. Más o menos.

Por Javier Marquina.

c2ea54c0031e112100d65a65913a4138fd372725

No. No os confundáis. La XBox One sigue siendo una máquina de mierda pensada por nazis sin corazón, restrictiva, ruin, egoista, manipuladora, fea y antisocial. Nada de eso ha cambiado. Sigue planteando las mismas dudas y los mismo problemas. Los mismo defectos repugnantes que hicieron que la odiáramos con deleite, con tristeza y con furia. XBox One sigue siendo caca. Caca negra de resaca. Eso no ha cambiado. Además, y por si fuera poco, la consola va costar 500$, que al aplicar la demencial tasa de conversión del mundo de las videoconsolas, se van a transformar en 500€. Es decir, frente a los 400€ que nos va a costar la máquina de Sony, el precio se convierte en una tremenda comida de tostada que les va a salir muy, muy, muy cara a Microsoft.

Pero creo que tengo que ser consecuente, así debo decir que al menos Microsoft me escuchó y nos ha dado una conferencia donde se nos ha ofrecido precisamente eso que yo les reclamaba hace unos pocos días y que para mí es el fundamento de este mundo, de la industria, y de todo lo que depende de ella. La sangre de la que se alimentan estas máquinas y que los jugadores estamos deseosos por chupar. Microsoft (por fin) se ha olvidado de la puta televisión, del jodido deporte, y de la mierda de la conectividad y nos ha ofrecido juegos. Sí señores, sí. Así es. Increíble.  JUEGOS. Y no pocos. Juegos con mejor o peor pinta, pero que al menos no eran trances ni bailes bat-usi delante del Kinect (no me lo han parecido). Juegos que probablemente no corrían en la máquina de los de Redmond sino en un PC de última generación que cuadruplicará las prestaciones de esta consola, pero juegos al fin y al cabo. Que era de eso de lo que se trataba. Tan sencillo como esto. Cosas con las que matar las horas. Cosas con las que perder la vida. Cosas con las que jugar.

Así a bote pronto, cuento más de quince franquicias en esta presentación. Las redes ya deben estar ardiendo con los videos de todo los que se ha ido presentando a medida que el día ha ido avanzando y tampoco es cuestión de aburrir al personal haciendo un análisis pormenorizado de cada una de las cosas que nos han enseñado. Ha habido cosas aburridas, mucho más de los mismo con mejor cara y muy pocas sensaciones nuevas. Pero no. No me voy a quejar. Me han dado lo que pedía y no puedo ser miserable. Al menos nos han dado un pequeño resquicio de esperanza y un par de exclusivas que hacen que nuestros genitales adquieran la dureza del acero y golpeen con fuerza las mesas de los escritorios desde los que aporreamos los teclados. Sobre todo ese último video que nos ha dejado a muchos muy palotes. Muy boquiabiertos. Muy babeantes. Pero de eso hablaré al final. Que para eso ha sido lo último.

La verdad es que el espectáculo ha empezado por todo lo alto. Rompiéndonos analmete el espíritu y las ganas y dejándonos tan arriba de expectación y ansia, que yo al caerme me he roto una pierna. ¡Ay Kojima, LADRÓN! Nos engañas tuiteando fotos de comida cuando lo que en realidad estas haciendo es un juego con pintas de ser tan bueno que vamos a vomitar de felicidad. Los escenarios, los personajes, los gráficos, las luces. Esa sensación de inmersión tan tuya. Esos momentos épicos que sólo tú sabes crear. ¡Ay Kojima, PIRATA! Que me has vendido el juego en dos minutos, haciéndome abrir la boca y arrodillarme sollozando ante tu genio. Que me has dado cine interactivo del que tanto amas y unas gotas de Red Dead Redemption, porque sabes lo que nos gusta. Si nos das lo que prometes, yo YA. De aquí a los próximos 15 años. Así como os lo cuento.

Y lo mejor de todo es que lo que ha seguido también me ha gustado: Ryse. Una de romanos. Pero una de romanos con muy buena pinta. Sin fantasía. Sin monstruos. Sólo un romano luchando contra bárbaros. Y bien hecho. O eso me ha parecido. A mí me ha gustado bastante. El sistema de lucha parecía divertido. El juego espectacular y emocionante. Muy bien, vamos. Muy bien. Entretenimiento bonito. Eso debería ser esta generación. Ojalá nos escuchen.

Han seguido presentando títulos, pero yo he dejado de prestar tanta atención. O eran anuncios someros que no me decían nada a pesar de llamarse Killer Instict, o cosas demasiado difusas y breves como el trailer de Quantum Break, que al final podría ser cualquier cosa. Y el Forza 5. Algo así como un enorme ZZZZZzzzzZZZzzzz de sopor y de siempre lo mismo. Con mucho respeto por los que disfrutan con juegos de coches. Esa gente que no soy yo. Lo del Crimson Dragon sin sonido ha sido algo patético y el Dead Rising 3 pues otra de zombies más que tampoco mataba a la vista.Hemos levantado el vuelo ligeramente con The Witcher 3 que se veía bien pero al que a mi juicio le faltaba mucho para ser lo que debe ser y luego nos han deslumbrado con un in game bestial de Battlefield 4. Brutal en cuanto a calidad y espectacularidad pero, desafortunadamente, con pintas de ser el mismo shooter de siempre en el que habrá que matar a los mismos turco-albaneses de siempre. Aburrido. Bonito pero aburrido.

Ha habido un video de Halo. Muy Django visita Shadow of the Colossus, sí. Pero Halo. Otra vez. Más tortugas ridículas. Más Jefe Maestro. Más de lo mismo hasta la muerte de los sentidos y de la mente. Lo digo desde el profundo hastío del que ha jugado a muchos Halo. Cambiemos. Por favor.

Y cuando ya parecía que aquello se acababa, que todo lo que merecía la pena de verdad lo habíamos visto al principio, entonces sucedió. Lo mejor para el final.

Microsoft, hijos de la gran puta.

La franquicia en ¿exclusiva? (de EA, ¿en serio? ¿Exclusiva por cuánto tiempo?) para XBox One, esa que venderá esta consola de mierda a miles de machos cargados de testosterona, dispuestos a disparar como si no hubiera mañana. El título que rompera todos los bolsillo y nos entregará temblorosos a las fauces de un Ballmer que reirá ante su victoria aplastante. La aventura que nos dejará sin palabras una vez más, mientras miramos contrariados esa caja negra y horrible capaz de asar pollos, que nos vigila con su ojo rectangular y que nos han obligado a comprar para jugar a una maravilla brutal y deslumbrante. Quizá no tanto pero… es que salen Mechas. JODER. PUTOS MECHAS. Jodidos robots gigantes que se venden solos. Robots gigantes a los que lanzamos nuestro dinero. El sueño húmedo de toda persona humana. Sin distinción. Una maniobra inteligente por fin. Un giro no inesperado, pero que ya nadie esperaba. Un clavo en el ataúd dónde tendremos que guardar nuestras palabras. Un enorme cierra bocas llamado Titanfall. O casi.

Está claro que, como siempre, el E3 acabará siendo una mentira. Que la mayoría de los que nos han enseñado, aún siendo lo que les pedíamos, se quedará en un trailer virtual movido por una maquina cuántica que aun no existe y que al llegar a la consola y hacerse físico, se parecerá tanto a la verdad como el programa electoral del PP. Y es que, hablando de política, los E3 son como las elecciones, sabemos que todo es mentira, pero millones de borregos seguimos votando. Es nuestro destino letal de consumidores entregados y cerriles. De fans superados por la pira de nuestro deseo en la que las grandes producciones vacías se calientan su sonrosado culo. Como si no tuvieran suficiente con la horrenda rejilla superior de nuestra odiada y excesivamente cara XBox One.

Sigue a Javier Marquina en Twitter: @IronMonIsBack

Acerca de Javier Marquina 203 Articles
Nací, crecí, vomité ácido blanco y lechoso sobre un donut y me lo comí.

7 comentarios en [E3 2013] XBox One. No diremos redención, pero al menos hubo juegos.

  1. Parece que Titanfall será un título exclusivamente multijugador, también disponible para PC y Xbox 360. Usa el Source Engine, que ya tiene 9 añitos, así que en la 360 debería funcionar perfectamente.

    El que me ha llamado la atención es RYSE. Unas cosas bien, otras no tanto. Mucho QTE, muchas ejecuciones a cámara lenta, muy del estilo Viking: Battle for Asgard. Me gusta que aprovechen ambientaciones de época clásica, aunque lo visto en el vídeo no sea más que otro desembarco en normandía.

  2. Pues yo que iba de cabeza a por Xbox One… Los juegos me convencen, pero el tema de la región bloqueada, los juegos de segunda mano, la conexión permanente y que valga 100 € me echan para atrás.

    Por otro lado, PS4 cobrará por jugar online, ¿no? lo cual resta también una de sus mayores ventajas.

    Estoy indeciso, la verdad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*