E3 2016: de la pasión al tedio

¿Decepcionado? Nosotros también (un poco).

¿Ha sido este año el más irregular de la historia de esta icónica feria?
Por Chema Mansilla

e3-header-overlay-latest

Esta reflexión sobre lo visto en el recién terminado E3 de este año se iba a titular algo así como “El E3 más soso del mundo”. Pero el caso es que al final,y principalmente gracias a Sony, hemos podido salvar los muebles. Y claro, como siempre la culpa es mía. La culpa es del hype que yo mismo me genero. Porque a estas alturas y tras tantos E3 seguidos en directo y al detalle, ya debería saber que casi todo lo que se vende ahí es humo. El caso es que el año pasado el E3 fue un festival de ilusión: muchos juegos nuevos, muchos juegos interesantes, muchas cosas bonitas. Siempre cosas bonitas. Y tropezarse con un E3 así es algo raro, la excepción que confirma la regla en la que todas las conferencias parecen tener un buen puñado de novedades y anuncios. Una consecuencia de eso, dada la naturaleza de esta industria y de la feria en sí, es que con los planes tan a largo plazo que se hacen, los anuncios de hoy son las novedades de, al menos, el año que siguiente. Es decir, pan para hoy, hambre para mañana. Como cantaba el bueno de Lichis, “días de mucho, vísperas de nada”.  Así que si el año pasado vimos muchos anuncios, ¿qué quedaba para este año?

Pues quedaban nuestros sueños… Que si Bethesda, tras la gran conferencia del año pasado y con tanto espacio contratado en la feria anunciaría un nuevo Elder Scrolls, el sucesor de Skyrim; que si Warner iba a por todas con un juego de Superman heredero de la franquicia Arkham; que si Red Dead 3; que si tal, que si cual… Pues no, pues nada de eso. Ni los juegos que se sabía que iban a estar allí realmente estaban…
Amigos de EA, ¿qué pasa con Mass Effect Andromeda? Ya huele a chamusquina no tener un gameplay sólido. ¿Y lo de Star Wars? Una cosa es secretismo respecto a la naturaleza de los proyectos, otra cosa es no sacar nada de nada, porque un vídeo con gente hablado diciendo lo mucho que les gusta Star Wars es enseñar nada en esta feria. Al menos has escuchado a tus fans y le has chutado un modo campaña a Titanfall 2. Y por cierto, lo de Mourinho ha sido de vergüenza ajena. Pero mucha, mucha… Pero claro, imagino que si tienes entre manos algo tan alucinante como Battlefield One, te da un poco igual todo lo demás, ¿no?

¿Y Ubi? A todos nos ha parecido bien dejar en barbecho Assassin’s Creed… Incluso asumiendo que de todo lo que hemos podido ver de sus juegos la mitad es mentira y que el downgrade es un mal que ya viene de serie en cada título, no me puedo creer que la gran, gran, gran sorpresa del final de conferencia de este año sea un juego de deportes extremo que no interesa a nadie. ¿Pasamos de The Division a Ghost Recon y de eso a un juego de salto en paracaídas en la montaña? Para habernos matado… Y bueno, Watch Dogs 2, que de manera muy inesperada, ahora resulta que es una franquicia adorada por el público, el mismo público, por cierto, que en su momento de lanzamiento linchó sin piedad la primera entrega. Qué cosas… Imagino, a estas alturas que nadie se cree que ese gameplay de Watch Dogs 2 que hemos visto es real, corriendo sobre una PS4 o One, ¿verdad? Menos mal que está ahí el For Honor…

Bethesda… Me levanté a las 4 de la mañana para dejarme deslumbrar, estaba entregado, con una fe devota… Bethesda, yo te quiero, pero este año tu conferencia ha sido un rollo. Básicamente me has contado lo mucho que mola el Doom, que ya hace unas cuantas semanas que anda suelto por la calle, lo mucho que va a molar el Dishonored 2, que ya me lo dijiste el año pasado, y que va a haber mucho DLC para el Fallout 4. Pues bueno, pues vale, pues me alegro. Pero un Skyrim Remastered es poco consuelo para lo que tus fans esperábamos, y ya sabes de qué te estoy hablando… No, no es de Prey (aunque seguro que luego mola mucho).

Microsoft. ¡Ay!, lo tuyo es lo que más me duele. Porque el que va segundo en la carrera es el que más tiene que apretar.  Y oye, Microsoft, vas segundo, así que tenías que ponerte las pilas. Demostrarle a tus fans que hay juegos ahí que molan todo, que han hecho bien en confiar en ti y comprar Xbox One. Pues nada, básicamente has montado una conferencia para decirme que todo ha sido un sueño de Resines y que tu auténtica consola de nueva generación, la “buena-buena”, se llama Scorpio y que ya si eso para el año que viene. ¿Ha sido Xbox One una broma? De mal gusto, en todo caso, porque dos años después de su lanzamiento la misma Microsoft parece reconocer que no ha estado a la altura. ¿Es por eso que este año nos hemos quedado también cortos de juegos? Porque así, a lo bruto, te quedas con Gears of War 4, que sí, que mola y todo eso, pero es más de lo mismo, y un Scalebound que yo pensaba que se iba a comer la feria y en el gameplay mostrado me ha recordado a un Monster Hunter con aires de grandeza que ha terminado por dejarme algo frío… ¿Dónde están tus IPs exclusivas, esos juegos que hacen que te compres UNA consola y no otra? Ah, sí, Está el Forza. Pero bueno, como todos los años, ¿no? Ah, y también puedo personalizar mi nuevo mando con vivos y alegres colores… Qué bien, estoy entusiasmado…

De ahí que Sony salga a la palestra como ganador. Este artículo bien podría haberse llamado “Sony salva el E3” pero más de uno me diría que soy un fanboy y tal y cual… Bueno, pues os diré que si tras este E3 no te haces fan de Sony, es que el que tiene sus lealtades comprometidas eres tú. Porque Sony empieza con un God of War remozado y con gameplay de flipar. Es de flipar, punto, no lo vamos a discutir. ¿Tendrá downgrade? Seguramente, como el Uncharted 4, pero si es la mitad de chulo que el Uncharted 4 ya es un winner como la copa de un pino. Y de ahí a una conferencia en la que no salía gente hablando y diciendo cosas absurdas, falsas o simplemente aburridas. Sony ha hecho lo que creo que se debe hacer: sacar un juego detrás de otro. Y digo juegos, no cinemáticas y secuencias prerenderizadas y tal. Juegos, gameplay. De títulos que esperamos con ganas, como Horizon Zero Dawn, y pepinazos como Days Gone. Vale, también llevó a Kojima para que se hiciera la foto y nos dejara a todos con el culo cuadrado con lo que sea que esté haciendo y el trailer ese raruno. Pero es Kojima e “in Kojima we trust”. Ese momento sí que fue sacarse un poco la chorra delante de todos. Y también le podemos achacar que Sony intente convencernos tan insistentemente en lo mucho que va a molar el VR. Pero hay que reconocer que se han portado.

No quiero ser totalmente negativo, Titan Fall 2 seguro que mola; Battlefield One es un pepinazo; For Honor va a ser uno de los juegos del año, seguro… ¿Pero es suficiente? No sé… En general me ha parecido un año tan anodino que cualquiera que pasara por allí con algo medio decente podía destacar, mirad Nintendo, que sin estar allí realmente lo ha petado con el nuevo Zelda mundo abierto. De ahí que Sony, que ha sido la única conferencia a la que se ha ido con los deberes bien hechos, sea quien se ha llevado mi corazoncito de gamer este año. Pero en general, como decía, la culpa es mía, que estaba esperando, un año más, la segunda venida de San Ben Kenobi, y claro, no, la industria, de año en año, da de sí lo que da de sí. Ni más, y muchas veces, de menos…

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Guardar

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles

¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*