E3 2018: CONFERENCIAS SUEÑO, VÍDEOS Y VIDEOJUEGOS

Agarraos los machos, porque aquí llega un resumen de todas las conferencias del E3 2018, una edición tan emocionante como aburrida, si es que eso es posible.

Por Andrés R. Paredes

EA

Las conferencias de EA suelen estar marcadas por su tempo lento, sus oradores calmados, sus tráilers anodinos y… por ser aburridas de cojones. Éste año no ha sido una excepción. Apenas dos minutos de imágenes del Battlefield V, comenzamos con uno de los buques insignia de la compañía, FIFA 2018, al cual le dedicaron un buen 60% de su tiempo y unas 20 imágenes de Cristiano Ronaldo. Sorpresa sorpresa, el FIFA 2018 es el FIFA 2017 (que ya era un plagio del 2016… bueno, ya me entendéis), y no es extraño que le dediquen tanto tiempo de la conferencia, ya que el año pasado produjo beneficios de hasta 685 millordólares. Por supuesto, ninguna conferencia de EA estaría completa si no intentasen venderte Origin, su plataforma de venta de videojuegos Online, que realmente deja mucho que desear pero al menos no es el nido de fascismo, racismo, homofobia y machismo en el que se ha convertido Steam. Todo ello de la mano de Andrew Wilson, que está en conversaciones para hacer de villano de Mission: Impossible 8.

A continuación fue el turno de Star Wars Battlefront 2, y lo presentó el gemelo malvado de Sean Murray. ¿Y que presentó? Pues nada, en realidad. Bueno, si: presentaron nuevos personajes que serían accesibles en el futuro (el general Grievous, Obi Wan, Anakin), una nueva etapa para el juego (la búsqueda y asesinato de los caballeros de la Orden Jedi) y a los Ewoks. Ni gameplay, ni imágenes Ingame, ni nada por el estilo.

Y cuando creíamos que a la conferencia ya sólo quedaba cantarnos una nana para ponernos a dormir, apareció, cual luz del alba, Unravel 2. Y la verdad es que al menos en pantalla tiene un aspecto precioso. Un juego bonito y simple que esta vez mejora gracias a la experiencia cooperativa. Es más, EA dio el golpe en la mesa que hizo moverse incómodamente de su sopor a algunos al anunciar que el juego YA estaba a la venta.

A continuación, el juego realmente interesante de EA: ¿Un Mass Effect Andrómeda? No. ¿Un Dragon Age 4? Tampoco. El Sea of Solitude fue presentado por una magnífica directora creativa, Corneli Geppert, que con su discurso nos hizo recuperar brevemente la fe en la industria del videojuego. El Sea of Solitude parece un producto del Team Ico, pero visualmente más atractivo (si es eso posible). Si el alma se pudiera repartir, diríamos que EA ha puesto toda la suya entre éste juego y el Unravel. Porque claro, después de algo bonito viene algo comercial. Y aburrido. Pero nadie se esperaba esto:

El NBA 2018, seguido del campeón del Madden 2017 hablando de su experiencia como jugador profesional de NFL en videojuegos, y para apuñalarnos por completo en el último segundo: la presentación de un juego de estrategia… para móvil. En el que… dos personas salieron a jugar al escenario. A un juego de estrategia. Para móvil. Y cuando se reveló que estaban hablando del Command & Conquer (una franquicia dignísima que está teniendo la peor de las muertes, la de juego para móvil) los espectadores ya estábamos suplicando por nuestras vidas.

En ese momento, volvió a aparecer el CEO de la empresa, Andrew Wilson, para comprobar si el público seguía teniendo pulso y para convencer a los asistentes de que EA es una compañía “buena” al haber realizado donaciones a tres ONG’s. Villano de Bond de manual, Andrew.

Y por último, el Destiny 3: se presentó un trailer, un Gameplay y tres miembros del equipo de desarrollo del juego salieron a hablar de cómo habían avanzado en la creación de la saga, de cómo se diferenciaba la tercera parte del Destiny de… Ah, no. Que esto es el Anthem. Que es otro juego. A pesar de tener la misma dinámica, prácticamente los mismos diseños, y el mismo sistema cooperativo. Ajam. Muy bien, EA. Nos la has metido bien doblada ahí.

XBOX

Tras la siesta que nos echamos en la conferencia de EA, Microsoft sólo podía hacerlo bien. Y la verdad es que la sorpresa ha sido mayúscula. Una presentación frenética que abre con el nuevo Halo (es insultante lo precioso que se ve), un breve discurso y el planteamiento de 50 nuevos juegos (de los cuales se cancelarán la mitad, probablemente). Antes de coger aire vemos imágenes en exclusiva del ORI 2 Will of the Wisps, y de repente el universo tiembla. En el mismo momento en el que sale el logo de from Software en pantalla a algunos nos da un escalofrío de terror y a otros de placer. Japón medieval. Brazos biónicos. Katanas y monstruos. Ciempiés gigantescos. ¿Qué es esto? ¿De dónde ha salido? ¿Por qué no lo tenemos ya instalado en el ordenador? Sekiro: Shadows Die Twice aparece de la nada y medio universo lo quiere ya. Todd Philips presenta de la mano de Bethesda el Fallout 76, que entre otras cosas parece otro Fallout. Los fans estarán a gusto de nuevo en un universo que conocen bien y que se repite. Hey, de nuevo salir de un Búnker. Hey, de nuevo un paraíso post Apocalíptico. Armas. Armas nucleares. ¡Bostezos!

¿Y qué le falta a la conferencia? La tercera parte de una saga por capítulos, por supuesto. Life is strange 3 presenta a un nuevo protagonista, aventura gráfica un punto más infantil que a lo que estamos preparados y un estilo cartoon un poco más pronunciado que sus predecesoras. ¿Parece atractivo? Si, porque al menos es el primer juego en el que no resolvemos los conflictos a hostias. El crackDown 3 parece un saints Row sin la macarrería del juego de bandas, pero con los mismos trajes y superpoderes. O sea, saints Row sin lo que mola del saints Row (Nota para los developers: los juegos de hostias se deberían dejar de tomar tan en serio a sí mismos). Nier: Autómata será adaptado a Xbox, noticia que nos llegó antes de la conferencia pero que aun así es una gran noticia, porque estamos hablando de uno de los mejores juegos (o al menos uno de los más discutidos) del año pasado.

A estas alturas, Microsoft lleva 5 trailers seguidos, y si bien algunos no han podido olvidar todavía el del Sekiro, ésta conferencia está yendo a toda mecha, presentado juegos que abarcan prácticamente todos los públicos, algunos originales y nuevos y otros continuaciones de sagas muy amadas, como el que nos ocupa, el Metro: Exodus. Agarráos los machos porque se nos viene encima un viaje en tren intenso por la Rusia helada y el mismo entorno angustiante de la primera y segunda parte.

Y entonces llega. Maldita sea. Sabía que llegaría este día. El día en el que el Kingdom Hearts presentase nuevas imágenes y mi TL se llenase de signos de admiración y exclamación ante CREMALLERAS: EL JUEGO. El 80% del material presentado corresponde a cameos de princesas disney (como Elsa, de Frozen. Ojo, segundo trailer en el que la vemos junto al de Wreck it Ralph, y a ella hay que sumarle a Hércules, El propio Ralph, y… esa gente de negro. Ya sabéis. Los malos del KH. Los que llevan túnicas negras. Que quieren cosas. Madre de Dios a quién le importa ¡Mickey está en peligro!

Llega el turno de Sea of thieves, el juego al que debería estar jugando en vez de estar escribiendo esto, pero el deber es el deber. En cierto sentido, da gusto ver un juego online con carisma, humor y piratas. Casi hace que tenga esperanzas en la humanidad. Otro breve mordisquito al Battlefield V (que me da la impresión de que va a presentar mini teasers hasta en la conferencia de Devolver) y a continuación el Forza Horizon 4, que hace un gran esfuerzo por desmarcarse del resto de juegos de carreras de coches gracias a poder conducir un OVERCRAFT. Para mi eso es un sold de manual.

Pero Microsoft no es toda bondad. o al menos no lo parece. Phil Spencer, CEO de la compañía aparece en el escenario para anunciar que, a golpe de talonario, ha comprado todo el talento que quedaba en el mundo libre. Microsoft se ha adueñado de algunas de las compañías independientes más interesantes del momento: Undead Labs, Playground games, Ninja Theory, Compulsion Games y a tu madre. Microsoft ha comprado a tu madre. Ahora les pertenece. Ya no tienes madre, ahora la tiene Microsoft.

Tras un breve adelanto de We Happy Few (de verdad, ¿cuántos siglos lleva en desarrollo este juego?) Microsoft saca la artillería pesada con el Battlegrounds Not fortnite unreal dispara cosas antes de que te disparen a ti. A continuación, Tales of Vesperia (porque el público objetivo también debe ser el del anime) y The Division, que presentó un gameplay más blando que un filete empanado. Claro que de vez en cuando quiero un filete empanado, pero a veces me aburro de los filetes empanados. Y hablando de cosas sin sal: Tarde o temprano la conferencia debía pegar un bajón y es ahora, precisamente cuando nos comienzan a vender el Game Pass.

Pero Microsoft no deja que la fiesta decaiga. En menos de 5 minutos presentan todos sus pequeños juegos, a saber:

  • Outer Wilds
  • AfterParty
  • Kingdom: Two crowns
  • The Golf Club
  • Warhammer: Vermintide
  • Fringe wars
  • Below
  • Conqueror’s Blade
  • Waking
  • Raji
  • Un mono en bicicleta
  • Super Meat boy Forever
  • Planet Alpha
  • Islands of nyne
  • Sable
  • Un recopilatorio de los mejores chistes de Eugenio
  • Harold Halibut
  • Bomber Crew
  • Children of morta
  • The Wind Road
  • Wargroove
  • Generation Zero
  • Dead & Cells
  • Ashen

Si sois capaces de decir esta lista entera sin respirar, mis felicitaciones por no fumar.

A estas alturas, todas las demás compañías están como ese gif de André el Gigante gritando ¡No! ¡No! pero Microsoft aún no ha acabado. Aún falta Tomb Raider para dar una puñalada más. Lo cierto es que la renovación de este personaje está siendo apasionante y tiene todo el aspecto de convertirse en una entrega unchartizada más oscura. Y al mismo tiempo la más. 

Tras ello, el trailer de Session (más conocido como Not Skate 4) y Black desert, fantasía épica en un mundo de fantasía con mucha fantasía y muchos fantásticos.

Lo raro comenzó cuando salió el logo de Capcom. ¿Capcom sigue haciendo videojuegos? ¿Para Microsoft? ¿Qué pueden hacer que no sea un mundo genérico con demonios oh dios mío es el Devil May Cry 5 tomad mi dinero. Ese fue más o menos el tren de pensamiento de todos los asistentes. Y sintiéndolo mucho, el Cuphead ha quedado completamente bloqueado por esa preciosidad visual que es el Tunic. Y hablando de cosas bloqueadas; ¿Que clase de droga se han tomado en Bandai Co para sacar un juego de lucha con Son Goku, Luffy, Naruto y un breve tiento de Kira, de Death note?Es, sin duda el juego de peleas más loco que sacarán. Si llegan a sacarlo.

No nos podíamos ir, sin caer en uno de los topicazos de toda convención de videojuegos: Una segunda parte que como herramienta rompedora ahora incluye… ¡Toma de decisiones! Si, amigos, ¡el Dying Light ahora te permite decidir cosas! ¿Para qué? Y qué más da. Decidir es lo que le va a al jugador moderno. Gracias, Bioware. Pero no os preocupéis, también tenemos el Just Cause 4, que no queremos pensar mucho en lo mal que están hechos los videojuegos y si lo divertido que es ir saltando de avión en avión. Hablando de no pensar: Gears of Pop. Suena a lo que es: Gears of War con Funko Pops. Si. Eso está pasando. Gears of War. Con Funkos. Funkos. En videojuegos. Videojuegos de Funkos. Gears of funkos. Funkos of War. No me pude fijar mucho en el trailer de Gears of War 4 porque sigo en plena apoplejía.

Ah, y el Cyberpunk 2077. Si. Dos años después y nos han dado otro trailer. Que estéticamente se parece al Deus Ex, pero menos intensito. No, en serio, llevan un lustro desarrollando este juego y solo hemos visto dos trailers, nada de Gameplay y, bueno. Poco más.

BETHESDA

A estas alturas, el cerebro se me empieza a pudrir. Si ya me cuesta llevar el orden de las franquicias, ahora viene una de las conferencias que con más desgana espero: Bethesda. Reconocidos en el mundo entero por su adicción a innovar en los mismos títulos una y otra vez, veremos primero un encantador vídeo creado para que Bethesda nos caiga bien® seguido de un rápido montaje de sus títulos de más éxito del año pasado (y de la última década). Ah, si, y un concierto previo al tráiler del Rage 2. Todos nos sorprendimos con el Rage 2, porque nadie había dado un duro en su día por el Rage 1, pero, qué Diablos. Tiene coches y desierto y superpoderes. ¿Qué más quieren los jugadores?. Trailer + Gameplay, no da la impresión de que el Rage 2 no nos ofrezca nada nuevo que no hicieran antes mejor los Borderlands. O el Mad Max. O cualquier videojuego con desierto y conducción incluídos. Pero no os durmáis, porque ¡rápidamente nos introducimos en el apasionante mundo de los juegos de cartas! The Elders Scrolls Legends es un juego de cartas que… Esperen, esperen! ¿A dónde va el público? ¡Mirad, si tenemos cosas del Skyrim! Nueva expansión, con misiones nuevas y más Skyrim. No os podríamos dar más Skyrim. De hecho, parece que es en ésto en lo único en lo que han trabajado, porque el Doom 2 y el Wolfenstein Youngblood apenas han mostrado los dientes en breves cinemáticas de poco más de un minuto. De lo que sí que tenemos es información de Quake (Quake, ¿se acuerdan? ¿Lo jugabais en los Cybers y ahora lo jugáis en casa! Cuánto os puede la nostalgia y cómo lo saben).

Hay que reconocerle una cosa a Bethesda: con Prey han realizado una jugada honesta y no han sacado un segundo juego a medio cocer en el que no hubiese nada nuevo. Han realizado un DLC, van a ampliar el original, y van a mejorar la experiencia. Puede que así, los pocos que quedamos sin probarlo, nos atrevamos a dejarnos los dineros en él.

Por cierto, ¿se acuerdan de lo del Fallout 76? Pues resulta que está ambientado en Virginia y que, bueno que es cooperativo. Online. Precisamente lo que más necesitan los videojuegos, oportunidades de reventarnos con armas nucleares. Y la edición especial incluirá un casco de Fallout. Porque todo es Fallout ahora. Mi vida es Fallout. Tu madre ahora pertenece a Microsoft y Fallout es tu vida.

La sorpresa de la velada vino de la mano de Starfield, nueva saga de la que apenas hemos visto un teaser pero ya se ha convertido en uno de esos títulos a los que perseguir desesperadamente. La última bala del cargador de Bethesda fue un brevísimo Teaser de The Elder Scrolls 6, en el que no se vio nada. Pues muy bien. Un total de 1 juego nuevo para Bethesda. Que comprendo que esa sea su actitud para con sus productos, insistir en 3 buques insignia sin parar, pero resulta extraña la insistencia constante en esos títulos.

DEVOLVER

Felicidades, Lector. Has llegado a las 2500 palabras, y como ya debes tener los ojos cansados, resumiré al máximo la conferencia de Devolver: Scum, chiste de que los compradores son idiotas; My Friend Pedro, chiste de que los developers quieren dinero; Metal Wolf Chaos, chiste sobre la nostalgia y reírse de la industria. Todo tan zafio y con un mensaje más simple que un pié que no podemos sino sentir pena por la desarrolladora.

SQUARE ENIX

Lo de Square Enix no cuenta como conferencia. Fue un vídeo de media hora de presentación de nuevos juegos non-stop de los que, por desgracia, ya habíamos visto todo lo interesante en conferencias anteriores. La única Wild Card que se guardaron bien fue Shadow of the Tomb Rider, que recupera a una Lara Croft mucho más agresiva, más oscura, y… peor. Una vez más, nos embarcamos en títulos poco conocidos en Europa y Estados Unidos: Expansiones del Final Fantasy 14, Monster Hunter World, unas pocas imágenes nuevas de Life is Strange… Nada nuevo bajo el sol. El golpe en la mesa (que da la impresión de que ni siquiera Square Enix sabe que está dando) fue con Babylon’s Fall, cuyo trailer parecía bastante genérico… Hasta que apareció el logo de Platinium Games. Más imágenes de Just Cause 4, con uno de los protagonistas con el nombre más Macho McMacho del mundo: Rico Rodriguez. Un breve teaser de The Quiet Man nos deja sin ganas de más. Porque lo de mezclar imagen real y videojuego… era algo que habíamos dejado en los 80. Muchos continúan emocionados con los cientos de teasers, vídeos y Gameplays de Kingdom Hearts 3. Bien por ellos.

UBISOFT

Empezamos con furrys sandungueros. Ya mal.

Continuamos con Beyond Good And Evil, que presenta nuevo trailer (continuando el del año pasado) y la aparición de Joseph Gordon Levitt, que con su compañía de HitRecord TV van a producir contenido para el juego. Iniciativa maravillosa para un juego maravilloso que sacarán en algún momento de la próxima década.

Ampliaciones para el Rainbow 6, y los anuncios de dónde y cómo se celebrarán los ¿mundiales? de Rainbow 6, y un documental sobre Rainbow 6. Si es que sigue quedando más gente que juegue al Rainbow 6. A continuación, un poco de juego ragdoll, más conocido como eso tan divertido de lanzar moñecos a toda velocidad contra una pared y ver cómo rebotan. Más imágenes nuevas de The Division 2 (durante las que, no os preocupéis, os podéis dormir, no hay nada nuevo, ni en jugabilidad, ni en ambientación, ni intensidad).

Algún genio de Ubi decidió que la mejor idea para los Rabbids era juntarlos con más estrellas de Nintendo. Y esta vez le tocó la cruz a Donkey Kong, dejando una vez más de lado a Luigi. ¿Dónde está mi Luigi’s Mansion, Ubi? ¿DÓNDE?.

El producto sorpresa y que más interés levantó (por repentino y de gran calidad) fue el trailer y el Gameplay de Skull & Bones, juego de piratas, cañonazos y enfrentamientos contra veleros portugueses. Hostias en alta mar, al más puro estilo Assassin’s Creed Black Flag. Pero con más cañonazos. Y más ciclado todo.

Transference sería un juego interesante, porque tiene a Macon Blair, Elijah Wood, y una idea atractiva. Si no fuera porque, al más puro estilo David Cage, todos tratan de convencernos de que los videojuegos y el cine son artes separadas, independientes, que mezclarlos es algo rompedor y original. Pero es que no lo es.

Starlink aprovecha el tirón de Guardianes de la Galaxia para recuperar a Starfox, ahora que se ha demostrado que una franquicia con un mapache tiene éxito, por qué no una con un zorro, y el For Honor hace rechinar los dientes a los historiadores con su mezcla extraña de diferentes japones y chinas enfrentándose entre sí. Assassin’s Odyssey parece un Assassin’s  más, si no fuera porque su protagonista, Kassandra, ha hecho las delicias de los fans, y su ambientación en la Grecia antigua da oportunidad a múltiples relaciones dentro del espectro LGTB que muchos fans estábamos esperando.

SONY

Y entonces llegó Dios. Gustavo Santaolalla se sentó con un Banjo, tocó la melodía de The Last Of Us, y tras un momento de paz absoluta, vimos el segundo trailer del juego. Y Ellie besó a una chica. Luego reventó cabezas, lanzó flechas y sobrevivió a un montón de asesinos. Pero primero besó a una chica. Un momento realmente vital dentro de la historia del videojuego. El Gameplay luce genial, con unas mecánicas muy pulidas, y la ambientación es espectacular y única (a pesar de ser terriblemente parecida a la del previamente mencionado Shadow of the Tomb Raider, TLOU2 tiene un aspecto fantástico y único). Una cal y otra de arena, Days Gone es uno de Zombis más. En 2018. Otro sandbox de Zombies. Ya ves. Qué ilusión. Y Destiny 2 también. Como si con el Anthem no tuviéramos suficiente. Pero para levantar a las multitudes (como demostró Microsoft con Sekiro) no hay nada mejor que una ambientación japonesa, peleas con katanas y buena ambientación. Y todo ello lo tiene el Ghost of Tsushima. Y para los cuatro gatos que jugaron (y disfrutaron) el Quantum Break el año pasado, en el futuro no muy lejano llegará Control, que parece más de lo mismo, pero bien.

Y entonces llega la hora de los Remakes. Y donde todos esperábamos gloria y jolgorio en el FF7, nos damos de bruces con un remake de uno de los mejores Resident Evil: el 2. Un León jovencísimo se enfrenta a una Raccoon City muerta y destrozada. El juego, hay que admitirlo, tiene buen aspecto. Y no son los Zombis aburridos prometidos por Days Gone, si no los angustiosos, escasos de balas, Survival Horror Zombis. Los interesantes. Los que dan miedo. Y hablando de miedo: Justin Roiland, creador de Rick & Morty está desarrollando un juego con Sony. ¿De qué va? Qué más dará. Habrá humor, y chistes y plataformas. Un juego que parece que tendría mejor lugar en Devolver, pero qué le vamos a hacer.

 

Y entonces llega.

El Juego.

La verdad absoluta.

El apocalipsis.

Y Kojima nos deja con aún más dudas que antes. Pero qué le vamos a hacer. Es Kojima. Le queremos precisamente por eso. Para cuando aparecen nuevas imágenes de Spiderman, un servidor sigue en pleno estado catatónico por lo que acaba de ver. Y así seguirá hasta que llegue la conferencia de Nintendo.

NINTENDO

La compañía Nipona empezó fuerte, presentando un tráiler de su nuevo juego de Mechas, Daemon X Machina, el Xenoblade Chronicles 2 que al menos visualmente tiene un aspecto brutal (sobre todo para una portátil como la Switch) y el objeto por excelencia de Nintendo: una Pokeball funcional, con la que poder jugar a las nuevas apuestas de la compañía para Pokemon Let’s Go Eevee & Pikachu. Un nuevo Super Mario Party (también para Switch) y un Fire Emblem. Nintendo debe mantener entretenidos a dos mercados muy diferentes (asiático y occidental) y hace malabares para que ni uno ni otro esté aburrido durante el primer tercio de su conferencia. Overcooked 2, Killer queen Black, y el fantástico Hollow Knight también estarán disponibles en la portátil de Nintendo que amplía su catálogo aún más, convirtiéndola en una consola a tener muy en cuenta de cara al futuro.

Y entonces llega el relleno. Super Smash Bros llena los siguientes 20 minutos de conferencia, transformando un título emocionante en un soberano aburrimiento que no va a ninguna parte, más que a demostrar que es el mayor Crossover de la historia (chúpate esa, Kevin Feige). La conferencia de Nintendo terminó no con un bang, si no con un bostezo.

 

P. D: Dónde está el Remaster de Demon Souls, cabrones.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*