eBay: aventuras y desventuras de la web que robó mi alma y saqueó mi cartera

Ahora escucha la historia de mi vida, y de cómo el destino cambió mi movida; sin comerlo, ni beberlo, llegué a ser: un friki pobre que se dejó todo en eBay.

Por Carlos ‘Charles’ Rubio

 

Cuatro letras que cambiaron mi vida
Cuatro letras que cambiaron mi vida

Pero, Charles, ¿qué demonios es eBay? Ah, sí, buena pregunta. Pues veréis, eBay es una página web dedicada a la subasta de cualquier artículo. Básicamente, sea lo que sea lo que busques, estará en eBay. Existe desde 1995, aunque yo tuve noticia de ella sobre 2002, cuando compró Paypal. Desde entonces se ha convertido en mi perdición. ¿Por qué? Muy sencillo: es un paraíso de objetos frikis a mansalva, a tu alcance pese a la distancia, y que de ninguna otra manera podrías conseguir.

Como os comentaba, el inocente yo de 12 años conocía este paraíso allá por 2002. Yo no tenía nada de dinero, porque me lo dejaba en… No me acuerdo, pero seguro que en chucherías, revistas de consolas, drogas a la salida del instituto, y libros de Star Wars, pero babeaba día y noche con el mundo de posibilidades que eBay me ofrecía a comprar. Fueron pasando los años y  dejé de entrar a diario en esta web. Por un lado porque no tenía dinero, tarjeta de crédito para pagar y, ni tan siquiera, 18 años para poder decir que era un tipo legal. Estoy seguro de que mi larga temporada de vicios al Jedi Academy, al Battlefield 1942 y al Ultima Online, fue lo que me alejó de convertirme en un saqueador de talla mundial.

Aún así, y a pesar del paso del tiempo, mi gran sueño era tener 18 años, una tarjeta de crédito, y dinero, para gastarlo en eBay. Cualquier cosa, por muy inservible que fuera, me atraía irremediablemente. En aquel período llegaron a hacerse ventas muy curiosas y famosas, como la de aquel chaval español que llegó a vender La Nada por 50 céntimos (y estoy seguro de que se llevó un buen cacho con la tontería, aunque se lo curraba mucho, con diplomas y certificados de autenticidad), o aquel hombre que con el sistema de intercambios logró cambiar su clip rojo por una casa (después de muchos intercambios, claro).

Y ¿qué pasó en 2007? Cumplí 18 años; mi padre me ingresó cierto dinero en una cuenta y me dieron una tarjeta de crédito. Recuerdo cómo mi padre me miró fijamente y me dijo:
Hijo -Mi padre siempre mira muy serio cuando quiere, aunque tiene los ojos achinados-, quiero que guardes este dinero, y lo uses con responsabilidad y cabeza; no lo malgastes, aquí tienes dinero para el futuro y sobrevivir para cuando lo necesites […].
Hice oídos sordos, por supuesto; en aquel momento mi cabeza solo pensaba en una cosa: un sable láser. Y, efectivamente, lo primero que hice fue comprarme un sable láser.

La felicidad es muy sencilla
La felicidad es muy sencilla

Fascinante, ¿verdad? Ignorad mis pintas de falso Jedi y observad mi flamante y cara arma inservible. Los años irían pasando y yo iría adquiriendo más y más cosas por el puro ansia placer de gastar dinero en eBay porque era mi sueño coleccionar cada vez más objetos. ¿El resultado? Muchos objetos chulos de los que poder fardar, pero a los que daba poco uso. Peor aún: un panorama desolador acechaba en mi bolsillo.

No busques, que no queda nada
No busques, que no queda nada

¿Moraleja? Pensaos siempre muy bien lo que vayáis a adquirir a través de eBay, o cualquier otra tienda online. A mí el ansia me pudo, y ahora soy un Jedi con ropajes Steampunk que juega al ajedrez japonés (shōgi) mientras lee cómics, con una máscara puesta y escuchando la banda sonora de Skyrim firmada por su compositor. Eso sí, os aseguro que por mucho que me haya replanteado años después el porqué de estas compras, jamás se me ha ocurrido vender una sola de ellas; han sido errores muy satisfactorios para mi ego friki. Y también es posible que tenga el síndrome de Diógenes.

En resumen, que eBay mola mucho, puedes encontrar cualquier cosa, pero hay que andarse con cuidado, porque también hay mucho timador. Excepto aquel inglés que aseguró haber viajado al pasado y visitó a Jesucristo; después conseguiría que éste le autografiara un reloj de pared con su imagen, que él había traído consigo desde el presente. Ese tío era súper legal.

Jesucristo no se cortó un pelo en plantarle un autógrafo a este reloj de pared
Jesucristo no se cortó un pelo en plantarle un autógrafo a este reloj de pared

Y vosotr@s, ¿habéis tenido alguna experiencia de este calibre a la hora de comprar cosas frikis por Internet? ¿Os dejasteis los cuartos en algo absurdo y queréis confesaros? ¡Pues ahí mismo tenéis el panel de comentarios para hacerlo!

Sigue a Carlos ‘Charles’ Rubio en Twitter: @JikanWrecker

2 comentarios en eBay: aventuras y desventuras de la web que robó mi alma y saqueó mi cartera

  1. Me da noseque queseyo comentar en un post de hace tiempo, siempre que hago cosas asi me siento raro. Pero al final las hago claro.

    Yo tampoco tenia un duro, asi que a base de buscar por ebay encontre, antes de que cerraran la seccion, ebay anuncios, y dentro de ebay anuncios una etiqueta en el filtro por precio que rezaba “lo regalo”

    Y yo flipando claro.

    Gente que regala cosas. Ya no tendria que recogerlas de contenedores, ahora podria ir a buscarlas a la casa de la gente antes de que las tiraran.

    Soy un enfermo.

    Y me meti, pero era un cachondeo, gente poniendo que regalaba cosas pero era mentira, las vendian, era todo para llamar la atencion.

    Pero entre tanto desconsiderado ¿a que no sabeis que? encontre alguien que habia usado bien esa seccion, mande varios mensajes, tambien a los que vendian las cosas, diciendoles que si las iban a tirar que me las regalasen.

    Si si, te lo juro, en plan: “eh, se que vendes esos comics viejos, pero si quieres, puedes regalarmelos, yo te los voy a buscar adonde me digas”

    Algunos declinaron amablemente la oferta, otros no tan amablemente, pero pocos contestaron.

    Y uno contesto sinceramente, uno de los que si regalaban cosas.

    -inserte aqui musica epica de gran final-

    Y quede con el, y me dio lo que regalaba, un libro, una edicion antigua de “El origen de las especies” de Darwin, por que se habia comprado otra mas nueva.

    Pero si lo que mola es lo viejo!!! pense yo, pero no dije nada, y sali corriendo con mi tesoro y volvi a mu cueva a añadirlo a mi coleccion.

    Despues de eso he vendido mucho por ebay e internet en general, pero creo que eso es lo mas curioso que me ha pasado. Mi compra mas estupida no ha sido en ebay, si no en una de esas web chinas que te mandan las cosas por correo y hacen que el señor de la oficina portal te mire raro cuando vas a recogerlo. Pero eso ya es otra historia.

    Un saludo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*