El Camino de las Sombras, El Ángel de la Noche 1, de Brent Weeks

Cuando uno se enfrenta a una de estas modas que como un virus llenan las estanterías de las tiendas de fenómenos de todo tipo, hoy vampiros, mañana ángeles, sabe que está condenado a tropezarse sin remedio a algún título de medio pelo que ha sido editado simplemente por el hecho de que en sus páginas aparece uno de estos fenómenos del momento.
Por Chema Mansilla

Tras los vampiros, y los zombis, ahora parece que tocan asesinos. Con una de esas portadas pensadas para atraer al comprador (que no al lector) y una preocupante campaña publicitaria detrás, por esos misterios del destino, llegó a mis manos este libro, que no hubiera comprado por mí mismo. Y que error era ese. Porque EL CAMINO DE LAS SOMBRAS es un libro estupendo. Es cierto que se ha apuntado a la moda de turno, pero también es cierto que está por encima de la media, en lo que a calidad literaria se refiere, de la mayoría de libros de fantasía que se publican (que afortunadamente a día de hoy son muchos). Flaco favor le hace esa portada “a imitación” del ese hoy célebre juego de consola sobre gremios de asesinos, todos con su capucha puesta y su espada al ristre. Y es que esa portada esconde un libro divertido, rápido y lleno de momentos trepidantes.

No tiene la profundidad filosófica y moral que tienen otros compañeros de estantería, pero tampoco se lo propone. Más allá de analizar conflictos sociales y de meterse en complicadas (aunque adictivas) tramas conspiratorias, este libro va al grano: acción y acción. Eso no quiere decir que no tenga de todo eso, pero en este caso son partes de la trama que transcurren al fondo del escenario. En otro libro eso podría suponer un problema, pero en este caso sirve de refuerzo para historia de Azoth.

Nuestro protagonista es un huérfano, que malvive como ratero en los bajos fondos de una capital de un reino al borde de la guerra. No es el colmo de la originalidad. Para sobrevivir, debe endurecer su, por naturaleza, bondadoso corazón y convertirse en asesino. Para aprender semejante oficio, se pondrá bajo la tutela de Durzo Blint, el mejor y más reconocido profesional del gremio. Tampoco es muy original. Por el camino, aprenderá a usar la espada, conocerá el amor y se verá envuelto en enrevesadas maniobras políticas que precipitarán una guerra para la que nadie está preparado. Tampoco encontramos nada original aquí. Lo original lo aporta Weeks en los detalles, pequeñas cosas que le dan personalidad y solidez al relato, desde lo bien definidos que están los personajes, a la naturaleza mística de los poderes mágicos que usan.

Esos detalles, sumados al buen hacer literario del autor, consiguen que este primer libro de la saga se devore en un par de sesiones de lectura y dejen al lector satisfecho. No es un libro de esos que se recordarán con los años, pero sí es un libro bien escrito, tremendamente adictivo, y que no defraudará a nadie. Es ese libro que alguien convertirá algún día en película y del que todo el mundo hablará. Bueno, se han hecho películas de libros mucho peores. EL CAMINO DE LAS SOMBRAS es un texto sólido que ofrece aventuras y fantasía, sin grandes destellos de genialidad, pero con buenos resultados generales. Eso de por sí es ya algo insólitamente bueno.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*