El cómic, no es país para …¿jóvenes?

A pesar de que la industria del comic de superhéroes ( sí, industria. Esto como casi todo en la vida es un negocio aunque a veces vaya en detrimento del medio) goza de una muy buena salud, tanto aquí como en los USA, pero , ¿quién sostiene a la industria?

Por Javier Jiménez

Aficionados al cómic en la San Diego Comic Con

A pesar del extendido calificativo de que los cómics son para niños y jóvenes quizás no sea acertado aplicarlo a la actualidad “social” del cómic. Sin embargo, cuando vas a las librerías especializadas (el quiosco murió hace tiempo como punto de encuentro entre el aficionado y el cómic) o a las grandes librerías, rara es la vez en el que la edad media de los ocupantes es inferior a los 20 años.  Quizás en la sección del manga o quizás a veces se vea a algún chaval echar un vistazo a la cantidad de material que hay y se siente abrumado y hojea más bien perdido tomos al azar.

 

¿Qué es lo que ha pasado?

 

Eso se lo deben preguntar las compañias de cómics, principales interesadas en que su producto venda, día sí y día también. En el mundo editorial se han inventado miles de artimañanas para vender más productos: crossovers, portadas alternativas, consecuencias, números especiales, muerte de personajes, relanzamientos… Consiguen su objetivo, pero a medias. Da la sensación de que consiguen encasquetarle más cómics al fanboy de la franquicia, al ‘marvelzombie’ o al ‘deceita’ empedernido, pero rara vez llega este producto al nuevo lector.

 

El año anterior DC pensó que su cronología era demasiado complicada, que sus años de historias eran un lastre para los nuevos lectores que miraban el número 600 de Detective Comics y lo dejaban en busca de algo que no estuviera a mitad. Por ello relanzaron su universo en el movimiento editorial de las New 52. Todo el universo relanzado con números 1. Se consiguieron más ventas, pero cuando las estadísticas de los segmentos de población que los compraron llegaron, sorpresa: El lector mayoritario de DC tenía entre 20 y 40 años y era varón. Había más lectores mayores de 40 que menores de 16. Lo que resultaba alarmante, ¿qué pasaría cuando eses señores dejaran la afición y nadie cogiera su relevo?

Una tienda de cómics y sus clientes habituales

Marvel y DC siguen tratando que sus colecciones sean para prácticamente todas las edades. A partir de los 7 años tienen comics adecuados para su edad y a partir de los 13 casi todo está adecuado para ellos, pero algo parece no cuajar. Algo aleja a los jóvenes del cómic.

A pesar de que todo el mundo conozca más o menos a los superhéroes más populares, gracias a las películas, series de televisión y videojuegos parece que el abismo entre fliparlo con Los Vengadores y comprar un cómic es inabarcable.

 

¿Leer ya no está de moda? Puede. Puede que cada vez haya menos lectores asiduos. Pero un cómic de superhéroes no es Guerra y Paz, es un producto asequible, que requiere poco esfuerzo y ofrece rápida recompensa. ¿50 páginas de descripciones y 100 de desarrollo de personaje? ¡Bah! El cómic te ofrece inmediatez ya saben aquello de una imagen… ¿Esto no nos encaja con la predisposición de algunos adolescentes? ¿No disfrutarían de este producto que si lo disfrutan por otros medios? Parece que no. Hay algo que todavía los echa para atras.

 

Recuerdo que al iniciarme en el mundo Marvel me abrumaba la cantidad de cosas que se publicaban y no sabía por donde meter mano. Había tantas cosas interesantes, pero ¿qué es lo que quiero leer? ¿tengo que leer algo antes? ¿es un tomo autconclusivo? ¿es el tomo de un crossover? ¿es relleno? ¿el Capitán América no es Steve Rogers? ¿Por qué hay trochocientas colecciones de mutantes si solo hay unos X-Men? ¿Qué es eso de la nueva DC? Y más y más preguntas que pueden hacer que un lector no se complique y comience un manga o se haga con una novela o una serie.

No es mi intención lanzar un mensaje pesimista, es la realidad que vive la industria. Como amante de este medio me entristece que tanta otra gente se lo pierda, pero no está todo acabado, en los últimos tiempos mucha gente ha comenzado a disfrutar de otros productos culturales similares al cómic y que tarde o temprano conducirá a que compren su primera grapa. Porque los superhéroes están de actualidad pero no los cómics de superhéroes.  Habrá que ver como las generaciones más jóvenes se acercan al medio o si seremos nosotros quiénes aguantaremos el mundo del cómic de superhéroes hasta sus últimos estertores.

Sigue a Javier Jiménez en Twitter : @Teren25

Acerca de Javier Jimenez 189 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*