El E3 de la ilusión

Las conferencias más aburridas, pero con las mejores expectativas
Por Chema Mansilla

E3-2015-june

He llegado a una divertida conclusión. Es algo exagerado, claro, pero casi podría decir que actualmente la industria del videojuego se compone de un 60% de hype, un 30% de DLCs y un 10% de juegos. Y no hay momento del año en el que el hype sea más patente que en el E3, correteando por ahí como un rabbid (minions los llaman ahora) con pulseritas luminiscentes y demás material promocional. El E3 es sacar pecho y mirar a ver quién la tiene más gorda. La consola, digo. Y las franquicias. Es un espectáculo publicitario donde se juega con las expectativas de la afición. Una afición entregada, todo hay que decirlo, porque se sabe protagonista. O al menos, co-protagonista de las cifras astronómicas en previsiones de venta.

En cualquier caso, yo como jugador disfruto del E3. Quiero aferrarme a esa idea romántica de que el E3 es una gran fiesta en la que todos podemos ilusionarnos con los títulos que nos van a tener entretenidos durante los próximos meses, antes y después de su lanzamiento. También hay un disfrute sincero en el pique entre fanboys. Pero creo que la ilusión, como os decía, es el ingrediente fundamental del E3. Yo llevaba muchos años sin estar tan ilusionado como este año. Sí, los E3 en los que se presentan nuevas consolas son especiales. Pero este año yo he vivido algo diferente a anteriores E3. Será cosa mía, pero más allá de alguna franquicia muy querida aquí y allá que promete regresar mejor que nunca, lo que de verdad me tiene contento es el anuncio de muchas IPs nuevas. Y eso es interesante, la verdad, porque el agotamiento de muchas sagas es más que patente y se agradece cuando se presentan nuevas mecánicas y escenarios, nuevos protagonistas, nuevas historias. Nostalgia frente descubrimiento, un momento muy interesante para los jugadores, en lo que ha sido, por qué no decirlo, también uno de los E3 con las conferencias más aburridas que se recuerdan…

Pero vamos con los juegos que más me han gustado y que han conseguido emocionarme. Empezaré con Bethesda que abrió el fuego con el regreso de DOOM.

Realmente a uno se le pone el pelo de punta cuando escucha ESE sonido de las puertas al abrirse. Y partir un demonio en dos con una sierra mecánica siempre es algo anatómicamente educativo y disfrutable. ¿Hasta qué punto DOOM va a triunfar en el sobresaturadisísimo género de los shooter? Ni idea, mientra el resto de juegos del género empieza a investigar nuevas mecánicas que saquen a los jugadores del tedio, Bethesda apuesta por el puro avanzar y disparar. Desde luego les ha quedado visualmente impresionante.
Fallout 4 es uno de los juegos de este E3, sin ninguna duda. Muy esperado por los fans, muy criticado por su aspecto gráfico. Al parecer el motor gráfico es muy similar al de Skyrim, un juego que ya tiene unos añitos. La verdad es que como fan de la saga me preocupa que este nuevo Fallout tenga poco nuevo que ofrecerme. Lo del perrito no me parece suficiente, aunque sí me resulta interesante la posibilidad de fundar nuevas comunidades y construcciones. Mi hype viene de la mano de la edición coleccionista con esa réplica del Pipboy y de la distintas apps que acompañan al juego.

Este año Microsoft me ha dejado frío. No es que sus juegos sean flojos, pero creo que ha arriesgado muy poco (algo que también puedo decir de EA). Halo 5 Guardians tiene una pinta impresionante, y no hace falta ser un fanboy para querer jugarlo. Por si necesitaba un empujoncito, ahí está Nathan Fillion. ¿Será suficiente?

De mano de Xbox One hemos podido disfrutar de un gameplay del nuevo Tomb Raider que me ha hecho ponerme en pie para aplaudir. Es clara la maniobra de contrarrestar el efecto Uncharted de Sony, y yo que me alegro, aunque el título no sea exclusivo y podamos disfrutarlo también en la consola de Sony. El caso es que el plataformeo, los puzzles y la exploración le sientan genial a esta nueva Lara Croft.

Hay que destacar los esfuerzos de Microsoft por desarrollar y pontenciar nuevas tecnologías, como esa nueva mesa de juegos en la que hemos visto el Minecraft y que no, no se trata de una mesa holográfica, sino de un juego de realidad aumentada de lo más efectivo. La gran sorpresa, aunque esperada, ha sido Gears of War 4, que quiere dar un paso adelante en la trama de la saga. Y se agradece, aunque las mecánicas parecen ser las mismas de entregas anteriores, simplemente con mucho mejor aspecto. ¿Es algo malo? En este caso concreto diré que no.

EA puede decir que ha conseguido dar la conferencia más aburrida del E3. Al bajón que siempre supone la presentación de sus juegos deportivos hay que añadir que ese tramo contara con la presencia de Pelé recordando viejas glorias deportivas. PELÉza total. Y más cuando la presentación empezaba por todo lo alto con un nuevo trailer de Mass Effect Andromeda. Aunque sin gameplay, que a estas alturas es como no presentar nada. “EA Sports. Somos un coñazo” (en efecto, léase con el tono que tú ya sabes)

Entre tanto tedio consiguió destacar Unravel, uno de esos juegos pequeños pero cargados de ingenio y carisma que en los últimos años están consiguiendo su nicho en las consolas de sobremesa. Me preocupa que ya estén saturando ese mercado, pero de momento Unravel me parece delicioso (y sí, sonará moñas, pero me lo parece).

Otro problema que ha tenido EA ha sido que todo el mundo quería ver su juego estrella, Star Wars Battlefront y toda la conferencia ha supuesto un interminable trámite hasta ese momento. Y no defraudó: una intensa batalla en Hoth con vehículos y héroes de lo más impresionante. Pero opino que el metraje del Tatooine mostrado en la conferencia de Sony fue mucho mejor.

A cola de EA, Ubisoft con la que para mí ha sido la mejor conferencia del E3. Y ha sido porque han sido valientes. Decir eso de una compañía que TODOS los años lanza, al menos, un Assassin’s Creed puede resultar chocante. Pero es que Ubi, además del Assassin’s de turno, ha presentado muchos juegos nuevos. Y lo más importante: los ha presentado con gameplay. Pero con gameplay real, de esos de bajar a su stand y probarlos. Que sí, que serán códigos pre-alpha y que correrán sobre unos máquinas brutales que poco tienen que ver con el rendimiento real de las consolas. Que sí, que Ubi es el Rey del downgrade. Pero ellos llevaron juegos, y los demás no.
Empezando por For Honor, un juego que recuerda mucho (pero mucho mucho) a Dinasty Warriors. La diferencia es que con este nuevo título de caballeros, vikingos y samurais no me dan ganas de bostezar hasta darme la vuelta de fuera para adentro como un calcetín.

The Division sigue dando guerra (urbana) con unos gráficos alucinantes de los que los jugadores seguimos sin poder creer que se trata del juego real en nuestras consolas. Cada vez queda menos para el lanzamiento y sí, que de verdad parece que sí va a tener esos gráficos…

A cola van dos títulos que creo que van a ser muy interesante, el nuevo Rainbow 6 y su importante componente estratégico y cooperativo; y Track Mania Turbo, pura adrenalina y creatividad motorizada.

Sobre Assassin’s Creed Syndicate, otro portento técnico glorioso que creo que se ve lastrado por formar parte de esta interminable saga. ¿Es más de lo mismo? Parece que se están introduciendo nuevas mecánicas que supongan aire fresco para la jugabilidad…

Ubi cierra su conferencia con una gran y grata sorpresa: el regreso de Ghost Recon en un entorno de mundo abierto con muchas misiones y también un aspecto visual muy cercano a The Division.

Entre tanta charla, Konami lanzó un nuevo trailer de Metal Gear V, esa saga de Kojima que uno ya no sabe si calificar de genialidad absoluta o de ejercicio masturbatorio. El juego tiene una pinta alucinante, no hay duda, pero Kojima está de un intenso en sus tramas que…

Agotados, llegamos a Sony, que cierra el primer día de presentaciones empezando muy fuerte: The Last Guardian. Por fin, tras años de que sí, de que no, el nuevo juego de los creadores de Shadow of Colossus llegará en 2016. La gente rompiéndose las manos a aplaudir y eso que todavía no sabían lo que les esperaba…

Sony anuncia el remake de Final Fantasy VII y apadrina el regreso de Shenmue en kickstarter. Gente llorando, sacrificios agradecidos de vírgenes y primogénitos a deidades tentaculares, danzas, grititios y mucha emoción retro entre jugadores que ya peinan canas.


Guerrilla, uno de mis estudios fetiche, anuncia una nueva IP que se ha convertido en uno de mis anuncios preferidos de este E3: Horizon Zero Dawn. El trailer habla por sí mismo…

Vamos terminando la presentación de Sony con No Man’s Sky, ese juego que promete ser infinito (o casi) y que cada vez tengo más ganas de probar, y rematamos, con cuelgue incluído, con una alucinante gameplay de Uncharted 4. Pero es que Uncharted siempre es alucinante, ¿no? Tan alucinante que se les colgó.


En el último día Nintendo volvió a ofrecer una de sus conferencias virtuales a base de montajes de video con sus próximas novedades, que básicamente se centraban en las franquicias Mario y Zelda y en hacer remakes y remakes. La verdad es que Nintendo está ya aboslutamente fuera de juego y muchos han calificado ya esta “conferencia” como la peor del E3…

Pero eso es sólo porque no habían visto la de Square-Enix, con la que terminan todos los grandes eventos del E3 2015. ¿Cómo arruinar una presentación con algunos títulos realmente potentes y franquicias muy prometedoras? Con directivos Japoneses hablando y una sala llena de gente que no aplaude. Da igual que seas el Rey del RPG japonés, que lleves 5 o 6 Final Fantasy, o que Just Cause 3 sea, posiblemente, el juego más bruto de la feria…

Entre bostezo y bostezo conseguimos desperezarnos lo suficiente como para dejarnos seducir una vez más por nuestro asesino calvo preferido. El nuevo Hitman no promete mucha novedad respecto a la anterior entrega, sólo hacerlo todo más grande. Y como la anterior entrega me encantó, pues le daremos un voto de confianza.

Casi puede decirse lo mismo de Deus Ex: Mankind Divided. En este caso sí que se nota un salto técnico respecto a la anterior entrega que disfrutamos en 360 y Ps3, pero con las mismas mecánicas y la misma atmósfera de ciencia-ficción hard que nos enganchó tanto. No es mal cierre para el E3 2015.

Por el camino han quedado muchos juegos interesantes de los que todavía no sé muy bien qué pensar: Fable Legends, Mirror’s Edge, Trials Fusion Awesome Level Max, Dreams, el nuevo Call of Duty Black Ops III, o Dark Souls III. Lo que sí es seguro es que nos quedan por delante muchos meses de disfrute. ¿Serán estos juegos tan buenos como nos prometen? Vivamos con ilusión.

 Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*