ELFEN LIED. El vademécum de las enfermedades mentales. (Mogollón de spoilers).

Detrás de todo ese estilo moé tan cuqui, Elfen Lied esconde más de lo que parece a simple vista. La violencia desmedida y el gore enfermizo no hacen más que camuflar el verdadero trasfondo, más propio de una institución mental que de una serie de anime.

Por Teresa Domingo.

 

Elfen Lied es un manga creado por Lynn Okamoto en 2002, que adaptó al anime en 2004 Mamoru Kanbe y que cuenta la relación de violencia y odio que tienen los diclonius con los humanos. Los diclonius son una mutación humana con cuernos a modo de orejitas de gato y unos destructores vectores de protección (brazos invisibles capaces de mutilar y cercenar a metros de distancia) creados para destruir a la raza humana y ocupar su lugar en la tierra.

elfen3La primera de las mutaciones, Lucy, se escapa, en una primera escena mega gore, del centro donde experimentan con los diclonius. Se golpea en la cabeza y aparece en una playa totalmente desorientada y sin recuerdos de quién es. Allí se encuentra con Kouta y Yuka, dos primos que se acaban de reencontrar para ir juntos a la universidad. Ambos están de acuerdo en que deben ocuparse de Nyuu (Lucy). Pronto descubrirán que la pobre chica perdida esconde peligrosos secretos.

¿Qué me pasa, doctor?

Dejando de lado la más que mencionable calidad del argumento, la excelente animación y color, el detalle en las localizaciones de la ciudad de Kamakura y sus alrededores, y la maravillosa intro con “Lilium” deleitando el oído mientras reproducciones de Gustav Klimt deleitan la vista, Elfen Lied es una reflexión sobre la tendencia que tiene la especie humana a excluir individuos por ser diferentes. La definición de la personalidad de cada uno según las experiencias vividas hasta el punto de poder desarrollar problemas sociales derivados de la marginación. Y es que algo que llama muchísimo la atención de este anime es la cantidad de enfermedades mentales y problemas sociales que se agolpan en los trece capítulos que lo componen.

La similitud con el genocidio nazi es más que evidente durante toda la serie, incluyendo un Hitler encarnado en el Director Kakuzama, que se cree un dios exterminador que crea una nueva raza dominante que poblará la tierra. Incluso el proyecto de creación de una raza de mutantes superior se llama Lebensborn, igual que una organización creada por Himmler para promover la expansión de la raza aria, mediante la manutención de las familias de los miembros de las SS.

Además de la metáfora de uno de los trastornos más grandes de este siglo, podemos encontrar numerosos trastornos mentales y episodios de violencia física y psicológica, casi dedicando un capítulo a cada trauma, y repartiéndolos entre varios personajes:

– El trastorno de personalidad antisocial y la tendencia homicida que desarrollan los diclonius a partir de los pocos años de edad se nos muestra explícitamente desde la primera imagen.elfen6

-La doble personalidad y la amnesia traumática que padece Lucy/Nyuu también es muy notable desde el segundo capítulo, así como la memoria reprimida que presenta Kouta durante un año y medio de su infancia, por el asesinato de su hermana y su padre.

-En el capítulo cuatro envían a un segundo diclonius, Nana, la mutación número 7, para acabar con Lucy. En Nana podemos ver un claro síndrome de Estocolmo, que desarrolla hacia el director Kurama, responsable de su proyecto, a quien toma por su padre, y quien también sufre de trastorno de fijación por Nana, tras la muerte de su hija.

elfen2

-El propio director Kurama nos adentra en el mundo del parricidio, ya que él mismo es el responsable de la muerte de su llorada hija.

-El capítulo cinco nos guarda una dosis de pederastia sufrida por Mayu, una huérfana que acogen Kouta y Yuka, tras huir del maltrato y los abusos de su padrastro.

-En el siguiente capítulo…  ¡Incesto! Muy previsible, pero no por eso menos sorprendente, entre los inocentes primitos Kouta y Yuka.

-El capítulo ocho esconde un episodio brutal de violencia infantil y maltrato animal durante la infancia de Lucy, imprescindible para visualizar el contraste entre la humanización de los diclonius y la crueldad exagerada de los humanos, patente a lo largo de toda la historia.

-El siguiente capítulo está dedicado, nada más y nada menos, que a la esquizofrenia, representada en la lucha interna de Lucy, mientras voces e imágenes la inducen a desarrollar instintos homicidas contra los humanos.

-La aparición en los últimos capítulos de Mariko, la mutación número 35, enviada para acabar con Nana y con Lucy, nodeja ver la ansiedad, el gozo y disfrute por aplicar la máxima violencia contra cualquier persona, que, muy educadamente, le dejen torturar. El sadismo reflejado en la cara de este diclonius a la hora de matar y cercenar es para alabar eternamente al animador.elfen4

En más de una ocasión he oído que Elfed Lied es una mezcla de cantidades ingentes de violencia con una fuerte dosis de ultra ternura, y es que es realmente eso, el contraste que encaja a la perfección, que no tendría el mismo efecto sin la presencia de la otra parte. El encanto de las dobles caras y la bipolaridad.

 

Sigue a Teresa Domingo en Twitter: @Tuiteresita

Acerca de Teresa Domingo 147 Articles
Si es creepy, es para mí.

2 comentarios en ELFEN LIED. El vademécum de las enfermedades mentales. (Mogollón de spoilers).

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*