Entrevistando a las Cabezas: Javier Marquina

¿Quién conoce a Javier Marquina? No, en serio, ¿quién? ¿Es cierto que patrulla la ciudad de Gotham columpiándose con sus telarañas, portando una capa al viento, unas gafas rojas y los calzoncillos por dentro de las mallas? ¿De dónde viene? ¿A dónde va? ¿Por qué tiene siempre acidez? ¿Por qué tiene tantos cómics? ¿Por qué hago tantas preguntas? En esta entrevista descabezonadora descubriremos un poco a Javier Marquina; héroe, villano, antihéroe y, sobre todo, un cómic al azar.
Por Carlos ‘Charles’ Rubio

Llevo dos semanas bebiendo agua de mar, a falta de ron. Tengo la lengua como un estropajo de hierro, y eso me impide limpiarme con atino las legañas de los ojos. Los días pasan sin pena ni gloria –en esta isla no existe la noche; la vendimos por una conexión a Internet cojonuda–, mientras los capilares de mi barba asoman, medio confusos, se miran entre sí y vuelven adentro. Ah, sí, la vida en la ‘Bahía de la Muerte Negra’ sigue igual de pútrida e infecta. ¡No dejen de sintonizarnos en el suroeste de La Isla de las Cabezas Cortadas! Al final, no sé cómo, consigo moverme y, a través de mi telaraña de legañas, veo alzarse a Javier Marquina glorioso en el horizonte. Está volando, y de fondo suena la Cabalgata de las Valkirias de Wagner; trae consigo una cohorte de hermosas bailarinas semidesnudas, quinientos mil soldados híper musculados y embadurnados en aceite que brillan desde lejos, veinte esquimales que le siguieron por curiosidad, tres gatos muy graciosos y un payaso con pies de veinte leguas.

Entrevistador Rebanado: ¡Bienvenido, Javier! Puedo llamarte Javi, ¿verdad? ¿No? ¿Qué tal J? ¿Y Jota? Es casi lo mismo, solo que leíd-… ¿Tampoco? Bueno, vale; Javier sea, pues. Cuéntanos algo de ti, Javier.

Javier Marquina: ¡Hola descabezadas y descabezados! Me llamo Javier Marquina, tengo 37 años, soy diplomado y graduado en una de esas carreras que estudias cuando en realidad eres un vago y lo único que quieres es hacer callar a tu padre. Vivo en una ciudad del norte en la que ser aficionado al cómic es algo heroico, deporte de riesgo, casi una misión imposible. Cumplo años el 6 de enero, día de Reyes y me he pasado la vida siendo engañado con un único regalo al año, mientras todos trataban de convencerme de que mi cumpleaños era el mejor porque siempre era fiesta. Falso. Cumplir años en Navidad apesta.

Desde que tengo memoria he sido un freak consumado y absoluto. Me gusta el cine, las series, la lectura, los videojuegos, el Warhammer 40.000 y todo lo que tenga en su interior ninjas, zombies, sangre, tetas y diálogos delirantes. Pero, sobre todo y ante todo, me gustan los cómics. Principalmente los de superhéroes. Tengo en casa, ordenados y clasificados, unos 9.500 ejemplares y, aunque el mundo digital ha reducido el ritmo de crecimiento medio de mi colección, no pienso parar de amontonar papel e historias de todo tipo en las estanterías de mi hogar.

Estoy casado y no tengo hijos. Ni pensamos tenerlos, gracias. Sólo la idea de un tierno infante armado con plastidecores coloreando mis números de La Espada Salvaje de Conan me produce gastritis. Si esa pesadilla se hiciera realidad, moriría de un ictus tras cometer parricidio.

ER: Estupendo, estupendo. ¿Parricidio tiene algo que ver con matar a un párroco? ¿No? Cáspita… Bueno, Guillermo del Tor- Ah, no, Guille Conway. Bueno, sea como fuere, Guille tiene una preunta para ti.

GC: ¿La conducción de monorraíl produce mono?

JM: Sólo si eres adicto a chupar el pegamento barato de las junturas de la cabina.

ER: No sé si comentar algo al respecto, pero… Viendo a esos fortachones partiendo nueces con los bíceps, pasaré el testigo a Alejandro Sánchez, y ya si eso que él te pregunte cositas.

AS: Para limpiarse el culo, ¿mejor ediciones originales de cómics clásicos de los X-Men o billetes de 100€?

JM: Si estamos hablando de los buenos números de Claremont, billetes de 100€. Siempre. Sin dudarlo. Necesitarías poner sobre la mesa billetes de 500€ y, aun así, dependiendo del número, me harías dudar. Eso sí. Si es el número de la muerte de Fénix original y firmada por los autores, estoy dispuesto a limpiarme el culo con un boleto de Euromillones premiado.

ER: ¿Cuándo dices que vas a limpiarte el culo con el boleto premiado…? Es para un amigo… Ah, mira, Juanma Ruíz arde en deseos de preguntarte algo.

JR: Ahí va la mía, que es doble:

Una peli, un libro y un cómic que ODIES.

JM: Difícil pregunta. Odio demasiado. Y demasiado a menudo. Si hablamos de películas, odio con todas mis fuerzas las comedias románticas en general y las protagonizadas por Owen Wilson en particular. “De boda en boda” me parece una película especialmente detestable, por poner un ejemplo. También odio con ardor a Michael Cera y, por ende, toda película en la que participa. Y sí, eso incluye Juno y Scott Pilgrim.

Con los libros me lo pones más difícil. Suelo acertar con los libros que leo. Es una especie de talento inútil que me proporciona muchos y muy buenos momentos de lectura. A veces cometo el error de dejarme llevar por las masas y leo bazofia del tipo El Código Da Vinci, pero mi cerebro la olvida rápido para que no deje traumas demasiado serios en mi ya de por si perturbada personalidad.

Y cómics… Podríamos hablar de toda la etapa mutante de Chuck Austen, por ejemplo, pero la verdad es que más que odio, ese señor me da pena. Odio sobre todo los comics de autores que tras haberme proporcionado alguno de los mejores momentos de mi vida, cae en un proceso degenerativo sorprendente y doloroso. “Holy Terror” de Frank Miller es un buen ejemplo de cómic deplorable y odioso que detesto.

JR: ¿Qué significa ser odiado por Javier Marquina?

JM: Ser odiado por Javier Marquina apenas significa nada. Soy un tío bastante afable cuando se me conoce un poco y suelo acabar ignorando a la gente que desprecio. Dicen que no hacer aprecio es la forma más sutil de odiar.

ER: El odio es muy bonito. Pero sobre todo odiar a alguien y convertirle en tu archienemigo. Ah, hablando de archienemigos, Chema Mansilla quiere hablarte.

CH: Aquí las mías:

¿Por qué estás haciendo esto en lugar de dedicar tu tiempo a algo que te rente?

JM: En realidad hago esto en los momentos libres que tengo mientras hago algo que me renta económicamente. Pero no se lo digáis a nadie…

Sobre todo hago esto porque me apasiona escribir y es algo que siempre había querido hacer. Además, el proyecto en sí me parece genial y era algo que quería hacer sí o sí. Hay que alimentar el alma además de la cartera. ¡Qué sería este mundo sin estas píldoras de alimento espiritual!

CH: Si ganaras un concurso de esos de “gástese un millón de euros en un día, ¿en qué te lo pulirías? Y no me digas que en comprarte un piso…

JM: Piso ya tengo. Bueno, creo. Al ritmo que desciende el capital de mi hipoteca, creo que al menos la entrada y uno de los váteres ya es mío. Sin la tapa. Quizá el mes que viene.

Si tuviera que pulirme un millón de euros en un día le compraría a Nicholas Cage el número 1 de Action Comics. Si sobrara algo, le haría una proposición indecente a su peluca: Una noche de pasión imposible en un lóbrego motel de carretera por unos cuantos cientos de miles de dólares.

CH: Si te dejaran meterle mano a una serie de cómics, ¿cuál sería?

JM: Esa es una pregunta que me he hecho a mi mismo un millón de veces. Siempre he querido coger a The Flash y hacer algo con él. Un “back to the basics” que lo desvinculara de ese concepto de la fuerza de la velocidad, que aunque interesante, ha servido como apaño para todo en los últimos números del velocista. Aunque en realidad al que de verdad me gustaría guionizar es a Zoom, el Flash reverso. Es un personaje que me encanta, un villano en toda regla.

Si tuviera que elegir un personaje Marvel, me gustaría escribir una serie de Wonder Man. Simón Williams robó mi corazoncito hace ya muchos años en aquellos gloriosos duetos con La Bestia en Los Vengadores y creo que nunca le han sacado el partido que se merece.

CH: ¿Has visto ya la adaptación perfecta de un cómic en peli?

JM: Sí. Se llama Los Vengadores. Lloré como un niño al verla, como una maruja viendo Lo Imposible. Joss Whedon es Dios y no necesita profetas.

CH: ¿Qué cómic y por quién te gustaría ver en cine?

JM: Aquí voy a flipar un poquito. Me gustaría ver una adaptación fiel del Born Again de Daredevil dirigida por Nicolas Winding Refn. Y hago especial hincapié en lo de FIEL.

ER: ¡Bueno, bueno, ya basta de preguntas, Chema! Ya sabía que me sonabas de algo, eres el acosador de las mil preguntas. ¿¡Qué has hecho con Patri Tezanos!? ¡Responde! Ah, no, que está aquí para hacerte una pregunta, Javier.

PT: ¿Qué es lo primero que piensas al despertar?

JM: CAFÉ. Luego me doy la vuelta, me acurruco al lado de mi esposa, me quedo dormido otra vez y se me pasa. A veces, no queda más remedio que levantarse. Por fortuna, existe la Nespresso.

PT: ¿Qué tres cosas te llevarías a una isla aún más desierta que esta?

JM: Hablando sólo de cosas materiales, un iPad con 3G, su cargador correspondiente y una alargadera con unos 2000 kilómetros de cable. Después supongo que me tocaría rezar para que en la isla hubiera buena señal. Si es así y después de descargarme mi ración de cómics semanal, trataría de buscar alimentos. En ese riguroso orden.

ER: Es curioso lo del café. Sabéis que apareció por primera vez en Etiopía y… No os interesa lo que os digo, vale. Cristina Cuesta quiere saber más de ti, Javier.

CC: Si vivieras en un pueblo remoto sin comunicación, sin internet, sin nada que te entretenga… Y sólo pudieses elegir uno ¿te llevarías a tu mujer o a tu colección de cómics?

JM: A mi mujer. Luego inventaría un nuevo método de concentración que me haría transcender a un estado superior de consciencia y con mi nuevo superyó abriría un portal dimensional que comunicara ese lugar infernal al que me has condenado con mi cuarto de los cómics.

Sí. En mi casa hay un cuarto dedicado en exclusiva a guardar mis cómics. Esa es una de las principales razones por las que elegiría a mi mujer. Jamás volveré a encontrar a nadie como ella que me soporte todo lo que ella me soporta.

ER: Bueno, para cerrar el cupo de preguntas, dejo las mías:

¿Qué olor te gusta más, el de libro nuevo o el de cómic nuevo?

JM: Cómic nuevo. Las tintas de color sobre el papel satinado tienen un aroma insuperable, un olor que emocionante que me hace amar más si cabe esta afición que me devora. Es un olor a vida, a fantasía, a novedad, a alegría.

ER: ¿Tú qué serías, héroe o villano?

JM: Villano, por supuesto. Y de los cabrones. Los héroes suelen ser sosos y planos. Los villanos además siempre hacen las cosas divertidas. Como gobernar países centroeuropeos, tener bases submarinas misteriosas o devorar planetas. A veces, en realidad, sólo quiero serlo por el acento ruso y los simios con súper poderes.

ER: ¿Qué piensas de los dibujantes de cómics españoles?

JM: Ciñéndome al mundo de las grandes editoriales americanas, creo que actualmente contamos con varios de los mejores dibujantes del medio. Algunos de mis dibujantes preferidos son españoles. Carlos Pacheco y Pasqual Ferry, por citar a dos de los “clásicos” y sobre todo y últimamente, dos autores absolutamente geniales ante los que hay que quitarse el sombrero y seguir y comprar todo, todito, todo el material que pueda llegar a vuestras manos: Marcos Martín y David Aja. Véanse los números de Marcos en Spiderman o Daredevil, o lo que está haciendo David en Ojo de Halcón. Tremendo. Alucinante. Sublime. Genial. Brutal. Orgásmico. En dos palabras: Im presionante.

ER: ¡Fantástico! ¡Estupendo! ¡Estupentástico! ¡Fantaspendo! Por desgracia esto ha sido todo por hoy. Ha sido un intimidante placer tenerte hoy aquí, Javier. Espero que tú y tu extraño séquito lo paséis bien de vuelta a… Por cierto, ¿de dónde venías y cómo ha cabido tanta gente en la isla? Bueno, no importa.

Y a vosotros, queridos lectores, gracias por seguirnos con tanto afán, y disculpen la demora en la presentación de esta entrevista. El siguiente entrevistado es una sorpresa, básicamente porque esta cabeza suelta no está seguro de a quién acosar con preguntas para la siguiente edición.

¡Nos vemos dentro de no mucho! ¡No se olviden de leer todas nuestras demás entradas!

Barrido de secuencia y… ¡Créditos de súper héroes!

Sigue a Carlos ‘Charles’ Rubio en Twitter: @JikanWrecker

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*