ETOTAMA: horóscopos, niñitas y hostias.

Si decimos ‘horóscopo y hostias’ lo primero que pensamos en en los Caballeros del Zodíaco. Hasta ahora. Etotama viene a darle un toque femenino, pero no por ello menos bruto, a las batallas de signos.

Por Teresa Domingo.

La versión anime de Etotama surge del manga que se ha ido publicando a lo largo de 2014 en la revista shonen Dengeki Daioh, dibujado por Hiroma HIno y guionizado por Takashi Oshi y Toru Zeku. Los estudios Sihrogumi & Encourage Films han puesto a Fumitoshi Oizaki a dirigir los mandos y se han encargado de darle vida a esta “familia” peculiar.

Takeru Tendo es un estudiante que busca apartamento por la zona de Akihabara, en Tokio. Encuentra y alquila una muy barata que tiene ‘fuka-fuka’. No sabe lo que es, pero todo le parece correcto y que se la queda. El ‘fuka-fuka’ resulta ser un agujero en su salón  que conecta este mundo con el más allá, del que sale Nya-tan, una Eto-musume con aspecto de adolescente, que posee el espíritu del Gato. Nya-tan aspira a ser Eto-shin y formar parte del horóscopo chino. Para ello tiene dos opciones, presentarse al ETM12, una especie de torneo en el que combaten entre sí por un puesto en el horóscopo, o ir recopilando los doce sellos de transformación de las Eto-shin.

Yo creo que está clarísimo, pero por si acaso, antes de seguir, voy a aclarar un poco estos términos rarunos: Las Eto-musume son figuras femeninas, intermediarias entre los dioses y los humanos. Representan a los animales que poseen los Etotama, que son los espíritus del zodíaco chino. Las Eto-mushume superiores (las que sí forman parte del horóscopo) se denominan Eto-shin y las inferiores mantienen el genérico Eto-musume. ¿Mejor? Pues vienen más palabras chachis. Las Eto-shin consiguen Sol/llul constantementede las oraciones de los humanos, pero las Eto-musume sólo se hacen con estas bolitas de energía positiva cuando los humanos sienten sentimientos de gratitud hacia ellas, así que les quieren resultar agradables y hacer cosas por ellos. Esta energía es imprescindible, ya que, gracias a la carga acumulada de Sol/llul y a un sello transformador, las eto-mushume pueden pasar del modo adulto al modo moé para el combate.

Unas monísimas versiones aniñadas de sí mismas, con ojos grandes, vestiditos de muñeca y gorritos que evocan al animal que representan, se teletransportan a un mundo paralelo donde se lían a guantazo limpio, mientras destruyen escenarios enteros. Y todo esto mientras el resto de los presentes lo ven a través de una tele flotante que aparece cuando se desafían para luchar. Es genial. Y por suerte gozamos de una animación lo suficientemente fluída para que nos permita disfrutar al máximo de estas niñitas tan brutas.

Doce capítulos, planteados de forma que las Eto-shin son conscientes de el formato serie en el que están, pero Takeru no, dando lugar a situaciones cómicas, que no sobran, ayudadas por la personalidad de Nya-tan, bromista, sarcástica y olvidadiza, que tanto propicia la guasa.

Cada uno de los capítulos, además, se usa para conocer la personalidad adulta (que de adultas tienen el nombre y la voluptuosidad delantera) de cada una de las doce Eto-shin del zodíaco y sus poderes, mientras Nya-tan se preprara para el ETM12 e intenta recopilar los doce sellos transformadores para así cumplir su sueño cuanto antes.

Violencia gratuita y humor absurdo repleto de tópicos. Con unos personajes dibujados con cuidado, procurando representar el carácter de cada uno y unos fondos sencillos, para no despistar. Me gusta. Eso sí, si la voz de Nya-tan fuera un poquito menos aguda tampoco hubiera pasado nada. Pones el capítulo, tarareas la cancioncita del opening (que se pega hasta tal punto que ha sido pensar en ella y ya está ahí, taladrando) te descojonas y te vas. Sencillo. Los nombres no tanto, pero si en tres capítulos lo he conseguido yo, cualquiera puede.

Sigue a Teresa Domingo en Twitter: @Tuiteresita

Acerca de Teresa Domingo 153 Articles
Si es creepy, es para mí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*