Ex-Machina: Hemos superado el Test de Turing

Mil y una veces considerado un género menor, la ciencia ficción asoma su cabeza en el cine. La ciencia ficción de verdad. La buena.

Por Javi Jiménez

Ex-Machina-CabezasCortadas

Quizás sea yo que he navegado por mares más profundos donde el cine abandona las pretensiones de una taquilla millonaria para centrarse en otros menesteres (que no llenan carteras) , pero últimamente estamos pudiendo ver en nuestras pantallas unas auténticas perlitas de ciencia ficción. Quizás ya nos hemos dado cuenta de lo equivocada que es la  idea de que para hacer ciencia ficción se necesitan presupuestos millonarios con los que hacer miles de explosiones chulas, naves espaciales y demás parafernalia. Y aunque mole, se aleja mucho de lo que básicamente representa la ciencia ficción: explorar nuevas ideas y realidades.

Ex-Machina de Alex Garland se hace con la idea principal y nos cuentan una historia sobre robots, inteligencia artificial y ,poco sorprendentemente, de lo que nos hace seres humanos.  Nathan Bateman (Alexander Isaac) es un genio programador con un aire a lo Steve Jobs que ha conseguido crear un androide con una potente inteligencia artificial. Caleb Smith ( Domhall Glesson) es un programador de la empresa de Nathan al que por suerte le ha tocado pasar una semana de idilio en la mansión de su jefe. Él no sabe que todo es una excusa para que Caleb realice el rol de examinador en una versión avanzada del Test de Turing para comprobar si Ava (Alice Vikander) ha conseguido sobrepasar la barrera que diferencia a la máquina de un ser que es algo más.

En Ex-Machina se habla mucho y de muchas cosas. Tras cada sesión con Ava cerveza en mano Nathan y Caleb se sientan a comentar las sensaciones que la androide está consiguiendo despertar en ellos. Se tocan temas fundamentales de la robótica y la inteligencia artificial que seguro dejarían satisfecho al mismísimo Isaac Asimov. Gran trabajo de guión que consigue que una conversación de alto nivel no llegue a ser soporífera pero tampoco se modere tanto como para llegar a ser frívola. Se habla desde si la sexualidad es una parte inherente al ser humano y a los seres vivos y por tanto es necesaria para que un androide se desarrolle hasta un nivel humano. O incluso temas de más actualidad como la manera en la que las grandes compañías utilizan nuestra actividad en internet para establecer provechosos perfiles sobre nosotros.

Para que la película no sirva solo como reflexión y acabe siendo un tostón de padre y señor mío,  también cuenta con una trama de las que nos ponen en vilo y nos ayudan a mantener la atención sobre  lo que pasa en la pantalla, compensando así el ritmo más pausado de las conversaciones con el desarrollo de la trama en sí. Es cierto que si el tema no te interesa es probable que te pueda acabar pareciendo un peñazo, pero el tiempo de metraje y esta técnica hacen lo posible para que no nos quedemos dormidos en la butaca.

Visualmente tiene ese toque Apple que parece rodear a todas las producciones de ciencia ficción contemporánea. Brillante y vistosa, la fotografía es una auténtica delicia visual. El diseño de Ava es fantástico, un mezcla perfecta entre lo orgánico y la máquina. Alice Vikander está estupenda encarnando al androide, siendo algo cercano a un ser humano pero con un toque artificial que seguro que no habrá sido nada fácil de conseguir.  También es genial el diseño futurista de la casa de Nathan donde transcurre la mayor parte de la película, futurista pero contemporáneo. Una pequeña isla de alta tecnología en un mar de naturaleza.

Si eres un fan hardcore de la ciencia ficción creo que esta película no debes perdértela, ¡el buen rato está garantizado! Y cuando la hayas visto, ¡no te olvides de comentarla con nosotros!

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

 

Acerca de Javier Jimenez 183 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

1 comentario en Ex-Machina: Hemos superado el Test de Turing

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*