EXTRAÑOS EONES, de Emilio Bueso: El Flautista de Hammelin reinventado.

“Con el paso de extraños eones incluso la muerte puede morir” H.P. Lovecraft.

Por Teresa Domingo.

Esta es una novela en la que se cruzan lo uno, lo otro, y lo del más allá.
Lo uno: un grupo de niños perdidos, o hommies, como se llaman entre ellos, de El Cairo. Ellos viven en El’Arafa, el mayor cementerio construido del planeta, también conocido como “La Ciudad de los Muertos”, donde los vivos y los muertos cohabitan en los mausoleos.
Lo otro: una pareja de Barcelona que descubre un misterio escondido en una herencia y una llave escondida en una tumba.
Y lo del más allá: un ser oscuro, emisario de fuerzas más antiguas que la humanidad, con un plan perverso, que ha ocupado uno de los mausoleos cercano al de los hommies y cuya llave acaba de ser encontrada.
Todo se cruza, se mezcla y se une en uno de los finales más sorprendentes y sobrecogedores que he leído en mucho tiempo.

Valdemar Insomnia eligió “Extraños Eones” para ser el cuarto volumen de su colección de terror y ciencia ficción, y la editó en mayo de este año. Una novela que comienza como una aparente denuncia social, que debería aterrorizar más que la parte fantástica, pero a la que estamos tan terriblemente acostumbrados que pasamos de puntillas por ella. Una historia realista sobre las penurias en las que se ven envueltos ciertos niños abandonados de El Cairo para sobrevivir y regresar cada noche con vida y algo de comida,  que se torna en oscura y perversa a partir de la llegada en un Mercedes de un hombre vestido de negro, sus dos sirvientes y una cabra.

La historia se empieza a enrevesar conforme vas pasando las páginas hasta convertirse en una novela de terror, cruel y desoladora, que realmente encarna una vuelta de tuerca, diferente y original, de “Los mitos de Cthulhu”, de H.P Lovecraft. No hay mejor descripción que la que nos da el propio autor. “Esta es la historia de un plan para arrasar el mundo, de una llave de plata escondida, de un viaje en coche hacia los límites de la cordura… y de cinco miserables que intentarán frustrar los designios del primer motor del caos, de la antítesis de la creación, del necio sultán de los demonios, del que roe, del que gime y babea en el centro del vacío final”. Un texto aparentemente caótico en el que al final todo cobra sentido.

Emilio Bueso, cada vez más maduro narrativamente, derrocha inventiva para dejarnos una novela repleta de referencias, en la que desde Pasolini hasta Marilyn Manson tienen cabida y aportan su granito de arena para que todo encaje como encajan las piedras de las pirámides. Realmente fácil de leer, por el lenguaje cercano del autor, al que no le tiembla el pulso a la hora de mezclar metáforas sutiles con el vocabulario más atroz. Ya impresionó al público con su primea novela “Diástole” y arrasó con la segunda “Cenital”, recomendadísimas también, y ambas premio Celsius a la mejor novela de fantasía, ciencia ficción y terror de la Semana Negra de Gijón, al que en La Isla le tenemos tanto amor, amor al Celsius. Con esta nueva obra seguro que ha dejado con la boca abierta a más de uno.

Creo que ya se puede afirmar que Emilio Bueso es de lo mejor que le ha pasado a la literatura de ciencia-ficción/terror española en estos últimos años, al menos a mi parecer, que me daba la sensación de que la temática se había estancado un poco. Desde aquí le agradezco la imaginación y valentía de introducir temas nuevos y tan bien hechos. Estamos todos deseando lo siguiente (y pendientes de leer lo inmediatamente anterior “Esta noche arderá el cielo”, lo juro).

Sigue a Teresa Domingo en Twitter: @Tuiteresita

Acerca de Teresa Domingo 144 Articles
Si es creepy, es para mí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*