Fafhrd y el Ratonero Gris (Primer Libro de Lankhmar), de Fritz Leiber

La editorial Gigamesh recupera este clásico de la fantasía para goce y entusiasmo de los aficionados. Un autor clave dentro del género.

Por Chema Mansilla

El Señor de los Anillos está muy bien. Me gusta y creo que tienes algunas particularidades simplemente magníficas. Pero a mí el que siempre me ha gustado, pero de verdad, de verdad, ha sido Conan. Será por aquello de “pisar con sus sandalias los enjoyados tronos de la Tierra”, por lo que tiene de filosófico o por lo que pudiera tener (que lo tiene) de “lovecraftiano” y primigenio. Me enganchó de chaval y a día de hoy sigo pensando que tiene una pátina épica que no hace más que mejorar con los años. Durante el paso de los mismos no he dejado de oír hablar sobre los libros de Lankhmar de Fritz Leiber. Incluso mi idolatrado Mignola se deshace en halagos a esa saga…

Hace unos meses la Editorial Gigamesh, que no sólo edita los libros de Martin, sino que publica un libro bueno detrás de otro, y cada cual mejor, lanzó a la venta el primer tomo de esta saga. Tras llevar anunciada mucho (muchísimo) tiempo, por fin tenía una oportunidad clara de enfrentarte a ese titán mítico de la lectura… Tras sopesar las 700 páginas de buen papel impreso y despachar ávidamente el texto de presentación, me sentía como un aventurero de esos de capa y espada llegando a las murallas de una ciudad exótica y misteriosa, que tal vez albergara grandes tesoros o peligros. Yo es que tengo una imaginación muy vívida…

Tras devorar los primeros capítulos del libro uno descubre por qué Leiber es un autor más que autorizado para ponerle etiqueta a este género fantástico: “espada y brujería”. Y eso que los dos protagonistas tardan sus buenas 100 páginas en conocerse en las calles de la ciudad que da nombre a la saga. Lieber es un narrador extraordinario. Aunque tal vez no tenga la pegada de mi querido Robert E. Howard, sí que hace gala de un estilo magistral, rápido, divertido, imaginativo y ácido. Las aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris, dos de los personajes mejor construídos de la fantasía, son imaginativas evocadoras, están llenas de duelos, piruetas, misterios… Como lector he paladeado cada una de las páginas de este “Primer Libro de Lankhmar”, disfrutando tras cada signo de puntuación escrito por Leiber.

Ni que decir tiene que este libro está más allá de los recomendable.

Dicho eso, y esperando haberos convencido para que acudaís a vuestra librería preferida (creo que han abierto una muy grande en Barcelona hace poco, que por lo visto la lleva un Papa de la Iglesia de Dick o algo así…), voy a deciros dos detalles de este libro que me han llamado muchísimo la atención, más allá de espadas, magos misteriosos profecías, torres encantadas y demás chucherías fantásticas: los nombres de los personajes y las crítica político-social.

En el primer punto, más que los nombres, tal vez sería más correcto decir los apodos. Y es que Lieber no sólo hace gala de una gran imaginación para las situaciones y las tramas, también para ponerle nombres sonoros y pegadizos a sus personajes. “Ratonero Gris” ya suena estupendamente,  ¿y el puñal “Buscacorazones”? Magnífico… ¿Sheelba La de la Cara Sin Ojos?… ¡Incluso los nombres de las calles! Como os digo, maravilloso. Poético.

Y tras la poesía, la críticia. Porque donde Howard empapaba a Conan en un triste cinismo, Leiber carga las tintas con ácida mordacidad. A pesar de haber sido escritos hace más de cincuenta años, en boca de estos personajes (y entre líneas) uno puede encontrar reflexiones para situaciones del día a día que no han perdido nada de vigencia. Serán que las cosas no han cambiado tanto, o no lo suficiente, y lo que estaba arriba sigue arriba y lo que estaba abajo, ahí sigues, aguantando el tinglado. Y el que quiera entender, que entienda. No me extraña lo más mínimo que el bueno (y genial) de Terry Pratchett construyera su saga del Mundodisco sobre estas historias. En resumen: un autor a la altura de su leyenda.

Y, oye, ¿todavía estás leyendo esta reseña en lugar de haber salido corriendo a leer este libro?
Pues muy mal.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*