Fargo: ¿Qué pasa si tu tienes razón y el resto están equivocados?

La serie que arrebató el Globo de Oro a True Detective. Comedia negra, drama, policiaca, costumbrista. Todo a ratos. Durante todo el metraje: Enamora.

Por Javi Jiménez

Fargo

Eres un tipo normal, que tiene un trabajo normal en una oficina normal, situada en una ciudad normal y aburrida de nombre impronunciable en medio de la helada Minnesota.  Un lugar en el que jamás pasa nada y la  tranquilidad y normalidad se te pegan como el sirope de arce . Vives tranquilamente en tu casa en los suburbios, donde los vecinos no cierran la puerta con llave y preparan empanada de carne para sus amigos,  sin hacer mal a nadie, con una mujer que no te ama, un hermano que siente pena por ti y la sensación de que todo el mundo te mira por encima del hombre. Intentas mirar al resto de personas normales, cómo tú,  y sonreír y hacer como si todo esto fuese normal, porque si lo crees muy fuerte, lo es. Podría ir peor.

Hasta que un día, el abusón al que no habías podido plantar cara en el instituto vuelve, todavía con un comportamiento de matón de doce años y tú, un hombre crecido no eres capaz de plantarle cara. Es lo normal, no se espera otra cosa de ti,no importa que acabes en un hospital, luego volverás a la normalidad.

Hasta que un día alguien entra en tu vida y te demuestra que lo normal no es dejarse tratar como un trapo. A ti más que a una persona te recuerda a un lobo. Sin embargo, solamente es otro majadero: tu te ríes y vuelves a tu casa.

A pesar de ello, esa idea empieza a calar y llega un día que se te hinchan las… narices. Y entonces la sangre empieza a correr sobre la nieve. Tu vida ha dejado de ser “normal”.

¿Qué pasa si  tú tienes razón y ellos están equivocados?

¿Qué pasa si tu tienes razón y ellos están equivocados? Fargo Poster

Una vez más queda demostrado que las series limitadas son capaces de sacar mucho más en mucho menos. Fargo sobresale en muchos aspectos de la considerable cantidad de series que llegan a nuestros receptores. Podríamos entrar a apreciar la maravillosa fotografía, los geniales guiones de los hermanos Coen o la fantástica interpretación de Martin Freeman o de Billy Bob Thornton(premiado con un globo de oro por ella) e incluso la acertada banda sonora.  Pero todo eso ya lo sabéis, probablemente ya hayáis visto la serie y leído mil críticas, ¿así que para qué entrar en ello cuándo hay tantos temas por tratar?

A mi me resulta realmente sorprendente que tanto esta producción, como True Detective, a la que considero su hermana en este 2014,  han llegado a calar de esta manera entre el gran público. Ambas son series con un discurso de fondo elevado, para un público que en Estados Unidos sacó como película más taquillera a Transformers,  y aún así han logrado alzarse triunfales. Quizás True Detective no tanto como lo ha hecho Fargo por  su tono más serio y aquellas largas charlas existencialistas de Cole (Matthew McConaughey) que la hacían más complicada de digerir. Sin embargo, Fargo aún teniendo muchos puntos en común, logra sobreponerse, tal vez incluso por esa misma razón consiguió arrebatarle el galardón en los Globo de Oro.

¿Cuál es la razón de su éxito? Tal vez  para nosotros (que vivimos en ese paradigma de lo normal) es mucho más fácil entrar en el juego de alguien normal que acaba diciendo basta y empieza a tomar la pala sartén por el mango. Más de una vez cualquiera de nosotros hemos aguantado algo que no nos tocaba por el mero hecho de ser personas razonables y a todo el mundo le ha llegado ese pensamiento furtivo de colocar el calcetín en la boca de algún tipo insufrible.

Mientras que en True Detective el gris y el negro se mezclan y están especialmente marcados, en Fargo tenemos  la paleta completa: gente normal que acaba descubriendo que es capaz de cosas muy chungas, gente muy chunga que tiene buen fondo,  gente despiadada sin escrúpulos, auténtica depredador de seres humanos; la gente de buen fondo, pero que no está hecha para mirar al abismo a los ojos o esa gente que en apariencia jamás la verías capaz, pero llegado el momento supera las expectativas.

Lo mejor de Fargo, es que todo esto que os estoy contando y ya sabéis si has visto, te lo muestra de una manera altamente entretenida y ligera. Se puede disfrutar perfectamente por su trama, es más quizás no te percates de estas cosas porque estás muy ocupado siendo abducido por la historia. Sin embargo, miras atrás y ves que  han ido dejando caer los conceptos para aquel que quiera recogerlos.

Las series limitadas molan porque las ideas están bien ordenadas y cuando las ideas también son buenas,  funcionan genial. Se agradece que no se alarguen los shows hasta el infinito, con capítulos de relleno con propositos monetarios nada más. Estos 10 capítulos son redondos,  no podemos saber cómo resultará la segunda temporada (la pela es la pela y hay que sacar filón), sea como sea, podremos volver a Bemidji a contemplar (no sin cierto morbo) la esencia del ser humano.

Y a pasarlo genial. Que es lo importante.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

 

Acerca de Javier Jimenez 184 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*