Final Countdown (2): ¿Y si el mundo acaba con el regreso de los primigenios?

¿Y si en Necronomicón no fuera ese concepto pop de terror cósmico que nos han hecho pensar?, ¿Y si el solitario de Providence llegó realmente a entrever lo que hay tras nuestra realidad?, ¿Y si lo que existió primero regresa de su suelo para reclamar lo que es suyo?
Por Chema Mansilla

Imaginemos por un momento que grimorios reales con nombres tan chulos como La Clave Menor de Salomón, El Dragón Rojo o el Galdrabók fueran reales… Y que el Necronomicón también… Que Abdul Alhazred, existió de verdad y que todo ese mundo terroríficamente fantástico e inaprensible por las estructuras del pensamiento humano fuera real, y no producto de comer ciertos frutos de cactus exóticos por el desierto… Que el Necronomicón y lo que en él se describe es un conocimiento verdadero y olvidado (o ignorado)… Y que lo que allí se cuenta es cierto, que llegará un momento en que entidades poderosas y muy antiguas volverán a nuestro plano de realizad para acabar con todo lo que vivie… bueno, la verdad es que leyendo los periódicos y aparece que es así, pero, vamos a imaginar que es algo mucho más tentacular. Todo un fin del mundo a lo Lovecraft.

¿Y qué es?, me preguntarás, querido lector. Pues ya que vas a perecer en semejante entuerto, tienes derecho a saber. Pues consiste algo sí como mezclar un apocalipsis bíblico (mucha nubles negras, sonidos tremendos que parecen venir de todas partes, fuego y ríos de sangre) con una pulpería. Y es que Lovecraft imaginó una serie de terribles horrores que parecen dormir en el filo de la navaja entre lo real y lo ficiticio. O dormitar encerrados en ciudades sumergidas, o bajo la Antártida… Terrores con nombres con muy pocas vocales, de gran tamaño, muchos ojos y tentáculos y bocas por todas partes. Muy desagradable todo…
El caso es que, como la mayoría de los políticos, odian a todo lo que vive, y han decidido regresar a la Tierra, que una vez fue suya, para volver a hacer de ella su nido de podredumbre y corrupción. Igualito que la política nacional. Y oye, de nada va a servir eso de «el que se fue a Sevilla, perdió su planetilla», porque estos terrores cósmicos tienen muy mal café, y no se andas con chiquilladas. Se arrasa lo que se tenga que arrasar, y aquí paz y después desolación.

Pero esto no tiene por qué ser malo. Piensa que te vas a ahorrar ver el mensaje de su Majestad el Rey en Nochebuena (que en algún momento indeterminado de los últimos diez años se convirtió en el mejor programa de monólogos), los anuncios con las lisérgicas y doradas burbujitas de Freixenet y volver a ver a Raphael cantando el Tamborilero en Televisión Española… Pero, por si acaso, todavía te quedasen ganas de vivir (que ya son ganas), te he preparado una lista de productos culturales imprescindibles para llevar un fin del mundo lovecraftiano de la mejor manera…

Película: LaNiebla


Imagínate que esos horrores monstruosos se levantaran para comerse a todo bicho viviente y tal. Pues lo más normal es que te pillara llevando una vida normal, haciendo la compra por ejemplo… Pues amigo, ya hicieron esa peli (dos de hecho, yo os recomiendo el remake) basado en un texto de Stephen King (tras Lovacraft, el mejor escribiendo este tipo de cosas). Y es una gran peli. Trata de una grupo de gente que se queda atrapada en una tienda mientras fuera se desata una locura apocalíptica y zoológica que pondría palote a Lovecraft. Y lo mejor es que lo que da más miedo en algunos momentos no es lo que hay fuera oculto en la niebla, si no la gente con la que te has quedado encerrado. Así que vigila a quién tienes a tu lado y piensa si quieres verte envuelto en una situación a vida  muerte con ella. Es un poco como lo de «susto o muerte» pero en radical. A veces es mejor «muerte».

Videojuego: Eternal Darkness


Lo confieso, soy un mofetilla y no lo he jugado. Pero la ínclita @PatriTezanos ha estado atenta y me ha pasado toda la información de este juego, que es puro Lovecraft. Es el título con el que Cthulhu jugaría con sus tentaculitos enrollados alrededor del pad de la Gamecube. Copio y pego de la Wikipedia, como si esto fuera un trabajo de clase para el instituto:  «El videojuego trata de una chica llamada Alexandra Roivas, estudiante de una prestigiosa universidad de Washington, quien debe regresar a Rhode Island (…) para esclarecer las circunstancias que rodean su violenta muerte de su tío.
Pronto encuentra el Libro de la Eterna Oscuridad, cuyos orígenes se remontan al Imperio Romano. Gracias a él descubre una oscura trama que envuelve a los Antiguos, una amoral y demoníaca especie que dominaba la Tierra antes de que lo hiciera el Hombre. Estos seres pretenden retornar al planeta con la ayuda de las intrigas de algunos hombres que, ansiosos por obtener sus favores, han fundado sectas para devolverles el esplendor que tuvieron en su tiempo.»
¿Qué más puedo añadir? Que en el juego también aparecen zombies… Vamos, que lo tiene todo menos a la Princesa Leia en bikini dorado.

Libro: El Necronomicón

Claro. ¿Qué menos que saberte el nombre de pila de aquello que te va a comer? Todo lo que necesitas saber sobre estos terrores primigenios está en este libro maldito (sí, el mismo que sale en la pelis de Evil Dead). Se le atribuye a Abdul Alhared, el árabe loco, y es un compendio de saber arcano y perdido, conocimiento anterior al reinado del hombre sobre la Tierra. Es como Ancient Aliens, pero menos alocado. Dado que el libro no existe (o existe pero es preservado en secreto por oscuras sociedades secretas y herméticas de mucho cuidado), te recomendamos, claro, la obra de Lovecraft al completo. Terror cósmico y peligros que moran sólo donde el ser humano no puede verlos (como las pelusas que se reproducen de manera mágica tras puertas entornadas y bajo los radiadores). El terror y la fantasía más original a la que te vas a enfrentar desde la página de un libro.

Un cómic (bueno, dos): Hellboy y A.I.D.P.

Si hay algo que puede hacer frente a este tipo de malignidades es el gran puño rocoso de Hellboy. Ya en El Gusano Vencedor podemos ver cómo el bueno de Mike Mignola declara su amor a este tipo de conceptos y a la obra literaria de aquel solitario de Providence del que tanto estamos hablando hoy. Todo Hellboy tiene un regustillo Lovecraftiano bien rico, pero sin duda, el mejor retrato en viñetas que se puede ver de estos conceptos es la serie A.I.D.P. Una serie «spin-off» de Hellboy, protagonizado por los miembros de la Agencia de Investigación y Defensa Paranormal. Todo tipo de misterios y peligros, sociedades perdidas, magia oscura, y sí, horripilantes criaturas de otros planos de existencia que regresan al mundo para arrasarlo y reclamarlo como suyo. A.I.D.P. (que ahora está recopilando en lujosos y maravillosos tomo Norma Editorial en su edición española) es una pequeña gran joya en la que Mike Mignola, John Arcudi y el glorioso dibujante Guy Davis te invitan a ver el fin del mundo en primera fila. Es uno de los cómics que más he disfrutado (y disfruto) de los últimos diez años. Cuando termine el mundo, si lo que voy a ver cuando me asome a la ventana va ser una terrible criatura mezcla de gusano, pulpo y cangrejo, quiero pasar el resto de la tarde leyendo estos tebeos.

Para despedir este texto, y dado que en la tele no hay nada que nos invite a creer que Lovecraft podría estar en lo cierto (lo que me hace pensar que realmente sí está en lo cierto y los medios tratan de ocultarlo), os dejo un par de hallazgos del zapping de mi generación, unos videos de You Tube realmente carismáticos…

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

1 comentario en Final Countdown (2): ¿Y si el mundo acaba con el regreso de los primigenios?

  1. No esta mal de vez en cuando recordar artículos tan buenos como este que se marca el amigo Chema. Primigenios, películas, y Lovecraft, no hay mejor recomendación que esa. Voy a aportar mis recomendaciones, en videojuego yo pondría Amnesia: The Dark Descent, creo que sabe plasmar la atmósfera de las novelas de Lovecraft, y incluso tiene algún que otros homenajes a este, y que la historia del juego tenga elementos como castillos, seres con cuerpo de hombre, orbes que abren portales a otro mundo… típico del tito Love.

    PD: Fallan algunas imágenes de los artículos mas antiguos y no se porque.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*