Fringe: la guía definitiva para disfrutar de su final

Fringe es un puto lío, pero esta noche finaliza con la emisión doble de los capítulos 5×12 y 5×13 ¿Te cuesta recordar alguna temporada? ¿No sabes cómo poner en orden toooda esa masa de episodios e historias entrecruzadas que te has tragado? ¿No sabes qué esperar? En este post te lo pongo todo en orden para que disfrutes de la Season Finale como se merece.

Por Patri Tezanos

A estas alturas, el argumento de Fringe presenta el aspecto que vemos en la imagen. Vamos, que la Fringe Division tendría que emplear toda su inteligencia, la de Walter Bishop incluida, para desentrañar todo el ovillo de Fringe.

carlos-julio-molina-garabato-2011-3

Han sido 5 laaaargas (a veces tediosas) temporadas. 5 años de misterios cada vez más incomprensibles. 5 años de lío temporal, dimensional y, por la presente temporada, también social. Tantos años y tanto lío supone Fringe que hasta a los seguidores más seguidores de la serie nos cuesta saber qué cosas tiene que aclarar el final, qué tramas quedaron cerradas y cuáles abiertas.

¡Pues no puede ser!

Para disfrutar como Dios manda ese final, ¿no te gustaría hacer memoria de todo lo vivido y tenerlo bien fresquito para que no te quedes sin pillar detalle? Pues claro que te gustaría. Y por eso me he metido en el papel de Astrid y he hecho el trabajo sucio y aburrido para que aquí abajo encuentres toooodo Fringe resumido, algunas opiniones sobre las temporadas y predicciones sobre su final.

Así que pincha los enlaces, lee, rememora, revive y… ¡disfruta! ¡Y por supuesto deja tu opinión!

……………………………………………………………………………………………………….

  1. Fringe Season 1: El muerto al hoyo y el vivo al universo paralelo
  2. Fringe Season 2: ♪ ♫Cuando crees que me ves cruzo la pared hago chasss y aparezco a tu la-do♪ ♫
  3. Fringe Season 3: Fringsica o Química
  4. Fringe Season 4: Volveeeeeeeeeeer con la frente marchita… 
  5. Fringe Season 5: Al Observer se la hinco
  6. ¿Qué esperar del final? 10 cuestiones de las que sacar chicha
  7. Tu turno: ruegos y preguntas al lector

……………………………………………………………………………………………………….

 

Temporada 1: El muerto al hoyo y el vivo al universo paralelo

Qué lejos queda aquel vuelo 627 Hamburgo-Boston con el que arrancaba Fringe y aquel primer caso Fringe: ese virus devorador de carne. Qué cantidad de buenas promesas en ese episodio y qué belleza de plano pre-créditos, con ese avión, en donde viaja la fatalidad, atravesando la tormenta acompañado por la música de piano.

fringe1

En este capítulo oímos por primera vez eso de “Olivia Dunham, EF BI AI”. Conocemos también a un Peter Bishop descarado y sobreviviente al margen de la ley, y a Walter Bishop cuando aún estaba internado en St. Claire’s. También al Teniente Philip Broyles, que nos acompañará hasta casi el final, a la no-se-sabe-si-buena-o-si-mala Nina Sharp, al primer compañero de Olivia de voz raspada, Charlie Francis (¿por qué se lo cargaron con lo que molaba el personaje?), y hasta a su tristemente fallecida ex-pareja y ex-compañero, aquel rubio sin carisma que por suerte no duró nada, John Scott.

Por esta temporada parecía que la serie iba a ser más un Expediente X de nueva generación que otra cosa: una división del FBI dedicada a investigar casos raros relacionados con la ciencia marginal y experimental que autoconcluían. Pero pronto aparecieron personajes que nos harían entender que los eventos Fringe no eran cerezas y sandías saliendo en este Jackpot que es el universo sino que existía algo grande, enigmático y demomento ininteligible al que nos referimos como El Patrón.

Apareció Septiembre por primera vez, ese calvito estilo “Powder: Pura Energía” que de repente tenía una sospechosa relación con Walter Bishop y algún hecho de su pasado. También aparecen los primeros discos cirstalinos de información en los cuerpos de algunos involucrados en los eventos Fringe. Y también aparece David Robert Jones (no, David Bowie no; otro David Robert Jones) en el séptimo episodio («In Which We Meet Mr. Jones») , ese enigmático científico encarcelado en Alemania  al que acuden para tratar de salvar a un amigo y compañero de Broyles, Mitchell Loeb, atacado por un extraño parásito.

Lo que no sabían es que ese Mitchell Loeb resultaría ser un farsante y su convalecencia no sería más que un ardid para conseguir información de la Fringe Division para completar una ecuación que le ayudaría a crear un dispositivo para traspasar materia. ¿Y para qué quiere Mitchell Loeb traspasar materia? Pues para sacar a David Robert Jones de su cárcel de Alemania.

¿Por qué tanta molestia por David Robert Jones?

En el episodio 14 («Ability» ) llega la sorpresa: Olivia Dunham descubre su infancia entre experimentos de Walter Bishop y su inseparable colega William Bell y el Cortexiphan. Y el misterio gordo-gordísimo: nuestra Fringe Division descubre “Zerstörung durch Fortschritte der Technologie” o el manuscrito ZFZ, la biblia de David Robert Jones. Al final del capítulo sabremos por un defecto en la letra “y” de la máquina de escribir en que fue redactado que ese manifiesto, en donde se declara la existencia de una guerra abierta entre este universo y uno de sus paralelos, fue redactado… en el laboratorio de Walter Bishop y su compañero, William Bell.

En el episodio siguiente aparece por primera vez el niño tan calvo y blanquecino como Septiembre, el primer Observer que conocemos. ¿Es el mismo niño que aparece en la presente quinta temporada? No volvemos a saber de él.

La temporada sigue descubriéndonos más sobre el pasado de Olivia y los experimentos. Además conocemos a algunos de los que fueron sus compañeros-cobayas-humanas. Y sigue mostrándonos las conexiones entre el ZFZ, los experimentos que provocan los algunos de los Eventos Fringe, William Bell y Walter Bishop.

Al final sabemos que el ZFZ lo redactó William Bell y que los experimentos con Cortexiphan con peque Olivia y los otros niños eran con la intención de crear “guardianes”, pero Walter no recuerda mucho de ello porque se mandó extirpar partes de su cerebro con un fin desconocido. ¿Y dónde están esos pedazos?

Y, ¡oh, sorpresa! La temporada acaba dejándonos con el culo roto: David Robert Jones por fin logra reunir todo lo necesario para abrir un portal a ese universo paralelo que menciona el ZFZ, pero la jugada le sale mal porque Peter activa un cacharrito de Walter a tiempo y el malo maligno queda cortado en dos por el portal, como pedacitos de ¿pollo? en un cubo del Kentucky Fried Chicken. Pero Nina Sharp, estrechamente relacionada con el ¿difunto? William Bell, confiesa a Olivia la posibilidad de viajar al otro universo. Tocan la campana y ¡Ding! Olivia se pasa al Lado Oscuro Rojo.

Y allí está William Bell, que no es el William Bell alternativo sino el William Bell de “nuestro” universo que se había pasado al otro en plan feliz jubilación en Florida.

Y la revelación final: el Peter Bishop de este universo está muerto.
Ir arriba

Temporada 2: ♪ ♫Cuando crees que me ves cruzo la pared hago chasss y aparezco a tu la-do♪ ♫

Empieza fuerte con ese juego de “Dónde está Olivia” en plan trilero cuyos vasos son los dos universos. Y metiendo en escena a los Shapeshifters, soldados infiltrados del universo paralelo. También nos presentan de mano de Nina Sharp a Sam Weiss, quien servirá de una especie de chamán y psicoterapeuta a Olivia para ayudarla a encajar todo ese “movidote” interuniversos y que volverá enigmáticamente en la quinta temporada.

Será en esta temporada donde también nos descubran a través de fotografías y documentos visuales que los Observadores son una especie de vigilantes de los grandes acontecimientos históricos, y que llevan entre nosotros desde hace muchísimo tiempo.

Entre episodio de relleno y episodio de relleno, que en esta temporada fueron muchos, nos van contando cómo los Shapeshifters están tratando de recuperar los trozos de cerebro que le fueron extirpados a Walter por William Bell y que fueron implantados en tres de sus otrora pacientes porque en ellos residen los recuerdos de cómo abrir un portal sólido y duradero entre universos para poder guerrear contra este lado bien a gusto.

También cómo Olivia empieza a manejar sus habilidades Cortexiphaneras, entre las que se cuenta reconocer objetos del otro lado. Debido a ello descubre que Peter es del otro lado, pero claro, todavía nadie lo sabe, ni siquiera Peter. Sólo Walter y ella.

En el episodio 16, «Peter» , por fin Walter narra el meollo del asunto y que todos conocemos: el Peter de este lado estaba enfermo terminal y, al no poder salvarlo, Walter trata de, al menos, salvar al Peter del otro lado. Lo secuestra para curarle pero luego no lo devuelve. Y claro, todo esto no es tan fácil, porque los cruces de un universo a otro provocan una “desestabilización de la hostia” en términos científicos y también hay que contar con la ira del Walter del otro lado: Walternativo.

La temporada transcurre con más relleno hasta que por menesteres del destino, Peter se da cuenta de que es del otro lado. Hace un “pues me enfado y no respiro” y desaparece. Esto hace que Septiembre, que nunca está pero que siempre está, exprese su preocupación porque Peter tiene un papel muy importante en su vida: tiene que ser el responsable del fin del mundo.

La temporada finaliza con nuestros queridos Walter y Olivia cruzando al otro universo para encontrar a Peter, no por nada, sino porque lo echan de menos. Conocen a sus alter ego y al William Bell que todos pensaban muerto.

Tras unos cuantos movidotes y revelaciones importantes , todos tienen que regresar a casa. Pero problemón: no pueden porque no tienen energía suficiente para volver a su universo. Así que William Bell, muy majo el hombre, se sacrifica y sirve como fuente de energía, pero muere en el proceso.

Y todos logran volver. Salvo Olivia, que ha sido secuestrada sin que nadie se diera cuenta y cambiada por la Olivia alternativa. ¡CHAN NAAAAAAAAAAAANNN!

BT-dramaticchipmunk-gallery-2452

Ir arriba

Temporada 3: Fringsica o Química

kRFPh

Aquí empieza la temporada con más relleno que un rotty de pavo, seguro que la recuerdas. Vamos, que en la frase de la imagen de aquí arriba podríamos cambiar “YODA” por “SENTIMENTAL” y aplicarla a esta season 3.

Y no digo que fuesen episodios sin interés, pero empezaron a ponerse mmmmmmuyyyy ñoños: Olivia quiere a Peter, Peter quiere a Olivia, Peter no sabe distinguir a Olivia de Olivialternativa, Olivia pone morritos. Walter quiere a Peter, Walter sabe que Peter es una pieza clave en la máquina definitiva de paso entre universos, Peter trabaja en la  Walter no quiere dejar ir a Peter, Walter pone morritos. Y Septiembre metiendo cizaña recordándole a Walter que “deberá dejar marchar a Peter”. También entran los líos paternofiliales: que si tú no eres mi padre, que si mi padre es Walternativo, que si tú no eres mi madre, que si mi padre me maltrataba

Y si la relación Peter-Olivia ya estaba un poco tocadita, para colmo el espíritu de William Bell posee a Olivia. ¿Te acuerdas de Anna Torv tratando de imitar la voz de Leonard Nimoy? Seguro que en el primero que pensaste fue en Peter, y en que se iba a acostar con William Bell (jijiji).

También, entre medias, aparece Lincoln, el encantador agente de la Fringe Division alternativa, a ponerle sonrisitas y voz delicada a nuestra Olivia.

fringe-261

Pero lo gordo del plano sentimental aún está por venir: Olivialternativa está embarazada… ¡de Peter Bishop! Es el momento “qué fuerte, tía” de la serie.

En tales términos, Fringe ya era una mezcla entre “Física o Química” y Expediente-X, pero bueno, se lo supimos perdonar.

La chicha de la temporada no llega hasta el final, cuando Peter por fin activa la máquina interuniversos, de la que hablaban en el ZFZ y cuyo funcionamiento trataron de averiguar durante toda la temporada. Y la activa in extremis porque Walternativo había tomado muestras del ADN del bebé de Olivialternativa para activar la máquina desde el otro lado con la intención de destruir este universo, que ya no se sabe si es el de los buenos, el de los malos o el de los regulares.

Y Peter fusiona ambos universos. Les pone una grapita para que puedan cruzar y campar los unos y los alternativos como Pedro por su casa. Y Peter, entonces, desaparece. Del mundo y de la mente de todos.

Septiembre, pues, ha finalizado su labor: dirigir el curso de los acontecimientos y ponerlos todos en “orden” para que Peter pudiera ser eliminado de ambos universos, como tenía que ser, porque de niño tenía que haber muerto. El universo ha recobrado su orden.

Pero… ¿se quedará Peter quietecito en la nada?
Ir arriba

Temporada 4: Volveeeeeeeer con la frente marchita…

normal_fringe120-0903

Pues no, Peter no se queda quietecito en la nada. Empieza a atormentar a Walter apareciendo a veces allí donde mira. Y de la misma forma que Peter atormenta a Walter, los capítulos de relleno empiezan a atormentar a la audiencia.

Y es que fue en esta temporada, amigos, donde el equipo de Fringe se la jugó y empezó a hacer honor al título de la serie en Hispanoamérica: “Fringe: Al límite”. Al límite de acabar con la paciencia del espectador, al límite de ser cancelada, al límite de audiencia en EEUU (llegaron a estar a 2’87 millones, que eso al otro lado del continente es miseria).

Episodios y episodios que eran 99% trama autoconclusiva y 1% trama principal. ¡A estas alturas de la película lo que queríamos era trama principal! Y, para colmo, los casos fringe autoconclusivos empezaban a repetirse y a flojear.

Pero ahí aguantamos como campeones con tal de ver resuelta esa Gran Trama, final que para colmo nos habían prometido en esa misma temporada.

Pues bien, como decíamos, Peter no estaba muerto, estaba de parranda. En el cuarto episodio vuelve de donde quiérase que estuviese (otra dimensión, el limbo, la recámara, el furgón de El Dioni…) porque Septiembre no se decidió a borrarlo del todo (¿aún le quedan sentimientos a ese hommo superior?). Pero claro, nadie recuerda haber convivido con él, así que el buen hombre tiene que hacerse oooooootra vez a Olivia y esta vez cuando los sentimientos de esta por Lincoln están más a flor de piel que nunca.

El “peso” de la temporada lo lleva el “misterio” de una nueva clase de shapeshifters cuasihumanos : ¿quién los envía? A partir de aquí todo es un lío nivel 3PC (3 pares de coj****) porque el hecho de que al final de la tercera temporada borraran a Peter del timeline hizo que muchas cosas, aparte de los recuerdos de nuestros protagonistas, cambiaran. Entre esas cosas está nada más y nada menos que David Robert Jones, que está vivo otra vez porque cuando otrora en la temporada 1 intentase abrir el portal interuniversos, no estaba Peter para detenerlo, con lo cual logró pasar sin ser cortado en lonchas.

David Robert Jones vuelve, pues, para atormentar a la Fringe Division, esta vez de sendos universos. De él son los nuevos shapeshifters, de él son culpa nuevas catástrofes, todas efectos colaterales de su nueva motivación: un supermetal llamado Amphilicita, que le servirá para construir el aparato definitivo que haga que los dos universos paralelos se fundan en uno único.

¿Por qué le tiene tanta tirria David Robert Jones a estos universos, pardiez?

Resulta que la tirria no es propiedad de Robert Jones ni la idea es destruirlos. Detrás de todo está William Bell. William Bell es el que contrató a David Robert Jones para formar todo el tinglado de la doble destrucción para crear en el lugar de estos dos universos un tercero: su sueño de científico con las más amplias perspectivas.

¿¿Pero William Bell no estaba muerto?? ¡NO! Porque al ser borrado Peter del Timeline, en la segunda temporada no había nadie al que ir a buscar al otro lado, por lo que William Bell siguió sus vacaciones al otro lado. Y claro, le debió de dar la típica morriña de jubilado, quiso volver a sus quereseres y se dijo “joer, ¿y yo por qué no me creo mi propio universo?”.

Eso es. Como con tus videojuegos al ver el letrero de Final Boss, te entra el cosquilleo. Escenario: un carguero, la Neoarca de Noé. William Bell a puntito de mandar todo lo conocido al garete, invitando a Peter y a Olivia a ser su Adán y su Eva. Y él siendo Dios, por supuesto. Unas cuantas frases míticas para la historia. “Adelante, no seré el primer Dios asesinado por su creación”. Y Bell señalando a Olivia como la fuente de todo el problema: ella, como maná de Cortexiphán, estaba actuando como catalizador en esa reacción destructora y creadora.

Así que, ¡PAM! Un disparo cruza el aire. Walter acaba de matar a Olivia para detener la reacción. A todos se nos encoge el alma. Ha logrado detener la destrucción de los universos, pero Olivia yace cadáver.

¡Oh, no!

Pues tampoco. Walter nos la devuelve a la vida gracias a sus conocimientos (también habría sido cabronada que después de hacer virguerías con almas, consciencias y cuerpos muertos, no hubiese sido capaz de resucitar a la chica).

Y básicamente, ese es el final de Fringe.
Ir arriba

 

Temporada 5: al Observer se la hinco

fringe-joshua-jackson-observer

De esta temporada ya habíamos conocido algo cuando de repente en el famoso 4×19, Letters of Transit, nos dejaron a todos con el culo torcido y retorcido cuando vemos que la de ese episodio no es la cabecera de siempre, y que todo está muy cambiado: los Observers han conquistado la Tierra.

Esta temporada, pues, no tiene nada que ver con las anteriores, o al menos muy poco. La trama ha cambiado y la cuestión es nueva: guerra a los calvos, esa raza de humanos que se han hecho evolucionar a sí mismos con unos cacharritos insertados en la nuca, pero no ha logrado crear bisoñés que no salgan volando. Fringe deja de ser Fringe y se convierte en Fringe II, en donde la física cuántica ha dado paso a la sociología y a la lucha de clases. ¿Un intento de enganchar con los tiempos que corren, tan ansiosos de revolución y cambio social? Qui lo sa.

El resumen breve es este: Peter y Olivia, tras salvar al mundo, se dan a la paternidad. Nace Etta. Pero cuando pensaban que su vida ya era un remanso de paz, llegan ellos. ¡Y eso que todos pensábamos que Septiembre sólo se estaba haciendo el interesante con sus avisos constantes de que “ellos ya vienen”! Los Observer invaden el mundo y crean el Nuevo Orden.

Peter y Olivia, y toda la división Fringe, son ambarizados.

Pero 25 años después de su llegada, Etta, toda una mujer hecha y derecha y haciendo gala del espíritu de sus padres empieza a salvar el mundo unida a un grupo llamado La Resistencia. Paso 1: sacar a sus padres y a nuestra querida División Fringe (Astrid incluída) del ámbar. Bien, lo logra. Paso 2: recuperar las cintas que dejó Walter en su laboratorio de Harvard, también ambarizadas, para saber qué tienen que hacer.

Paso 3: Etta muere.

Bueno, ese no era un paso, pero la chica no fue lo suficientemente rápida. Y esto supone otra vez otro pfffffffff para rellenar minutos a base de sentimentalismo un tanto barato. Pero bueeeeeeeeno, también se les perdona.

Paso 4: Las cintas les llevan hasta un “pocket universe” en donde ocultaron “algo” con ayuda de un tal Donald, alguien esencial en el plan que Walter grabó en las cintas del que no recuerda nada, por lo que tampoco recuerda cómo, qué ni quién es Donald ni qué cosa guardaron allí. Y Donald no está. Ni el algo que querían ocultar en el “pocket universe” En su lugar hay una radio con la ruedecita de frecuencia rota.

Sí, a estas alturas de la quinta temporada, todo parecía una aventura point-and-click más que una serie de televisión.

La radio, un día, de pronto recibe unas misteriosas señales. La Fringe Division clandestina logra triangular la posición del envío de la señal. Van al lugar, en donde hay restos de lo que parece haber sido una cruenta batalla entre los Observer y la Resistencia. Entre esos restos está Sam Weiss, el que fuera esa especie de psicoterapeuta para Olivia en la temporada 2.

La señal procede, más concretamente, de una casa en la que una pareja está ocultando a lo que parece ser un niño Observer. Se llevan al niño Observer, Michael, pero no habla ni les dice nada.

Al final el niño se comunica con ellos tocándoles (sin pensar mal) y hace una revelación: ese misterioso Donald es… Septiembre.

En base a los recuerdos que el niño ha provocado a Walter, logran localizar a Septiembre. Septiembre ya no es un Observer. Lo castigaron a retirarle el dispositivo de la nuca que produce ese estadio evolutivo superior que le permite manejar el tiempo. ¿Por qué le hicieron esa putada? Pues porque los Observer no nacen, se hacen, concretamente a partir del ADN de otros Observer. Y el niño Observer este había nacido del ADN de Septiembre y, ¡oh, sorpresa!, el niño tenía sentimientos. Era, pues, una unidad defectuosa (los Observer , grosso modo, cambiaron los sentimientos por inteligencia). Pero Septiembre no pudo tirarlo por el desagüe y se encargó de ocultarlo, y por eso le hicieron involucionar.

¿Os acordáis de Septiembre diciéndole constantemente en temporadas pasadas que “el niño debe sobrevivir porque es importante”? Pues no se refería a Peter (eso por flipado, Peter), sino a este niño Observer.

¿Y por qué es tan importante?

Pues porque ahora pueden viajar al pasado, concretamente a Oslo, al momento en que un científico X averiguó que el cerebro podía aumentar su potencial sacrificando los sentimientos (es decir, al momento en que se creó al primer Observer) para decirle “¡Eh, tú, tío listo! No es necesario sacrificar los sentimientos por la inteligencia. Mira a este niño”.

Y en esas estamos. ¡Qué nervios!
Ir arriba

¿Qué esperar del final?

Buena pregunta.

Y es que, llegados a este punto, ¿qué misterio gordo-gordo hay? El objetivo de la temporada es claro: contarnos si la Fringe Division, ahora clandestina, logra erradicar a los Observer y salvar al planeta de su desoxigenación (porque recordemos que los Observer han construido en Central Park una planta que convierte el oxígeno en dióxido de carbono, que es lo que ellos respiran).

¿Alguno duda de que la Fringe División logrará sus objetivos? Pues sería una cabronada por parte de los guionistas y un final bastante decepcionante. Pero si algo nos ha enseñado Fringe durante estos cinco años es que las cosas no siguen el curso de acontecimientos que cabe esperar. Así pues, ¿el final de Fringe lo compondrá una Fringe Division victoriosa y unos Observer desaparecidos? Yo, sinceramente, espero que no.

Es decir, aborrecería que la serie terminase con una Fringe Division derrotada o que terminase con una Fringe Division limpiamente victoriosa y con Etta de vuelta, porque eso es un final obvio. Demasiado obvio para las expectativas que seguro que tenemos los seguidores de la serie: todavía queremos que nos sorprendan, por enésima vez.

Pero, ¿de dónde puede salir chicha para un final interesante? A mi entender, por las siguientes cuestiones:

Primera: Septiembre nos cuenta que le castigaron a ser humano retirándole el dispositivo implantado en la nuca.  La cuestión es: ¿esto significa que aquel científico de Oslo de 2167 creó a los Observer implantando a humanos ese dispositivo en la nuca, humanos que atravesaron el mismo proceso de Observitización por el que empezó a pasar Peter cuando tuvo la feliz idea de meterse el que le robó a un Observer?

Segunda: Si los Observer son Observer porque tienen un dispositivo instalado en la nuca eso significa que todos tienen una “base humana”. PERO en esta temporada nos revelan que encontraron una forma asexual para reproducirse, y vimos cómo “gestaban” a un nuevo Observer. Es decir, estos Nuevos Observer no son humanos a los que les implantaron ese dispositivo, porque ya nacen Observer (bien lo vemos en esa secuencia en que se desarrolla uno desde el embrión hasta los 30 años aproximadamente, en la que ya son calvos, blancos y listos desde bien pequeñitos).

Tercera: Si los Nuevos Observer no están basados en humanos (es decir, no tienen dispositivo), significa que si convencen al científico de Oslo para que no cree a los Observer según lo hizo, estos Nuevos Observer, sin base humana, nunca existirán. En cambio, los Observer de base humana sí existirán, pero en su forma humana original. ¿Qué quiere decir esto? Que Septiembre-Donald sí existirá (en forma humana, con su peluquín y todo) pero no su amado hijo, Michael, porque Michael es uno de los Nuevos Observer creados por reproducción asexual.

Cuarta: Todo lo anterior significa que, en un último momento, Septiembre-Donald tendrá que elegir sacrificar a Michael si quiere salvar a la humanidad de la llegada de los Observer.

Quinta: Peter y Olivia necesitan que todo lo anterior ocurra para tener a Etta de vuelta. ¿Habrá por esto enfrentamiento entre Septiembre-Donald y Peter y Olivia por sendos intereses paternofiliales?

Sexta: Al margen de todo lo anterior, si Septiembre-Donald acepta erradicar a todos los Observer, entre ellos su hijo, lo harán. Pero la intención de ese viaje al pasado no es convencer al científico de Oslo que no haga a los Observer, sino que no los haga tal y como los hizo. Lo que quieren es que los haga como Michael es: inteligentísimo como los Observer que ya conocemos, pero con sentimientos como los humanos. Un estadio evolutivo deseable, pensarán. Pero en las siguientes cuestiones veremos que no tiene por qué ser así.

Séptima: Aunque nos han dicho por activa y por pasiva que los Observer no tienen sentimientos, es mentira. A lo largo de todas las temporadas hemos sido testigos de datos atípicos que refutaban esa teoría: Septiembre salvando a su hijo, Agosto salvando a una niña a la que había cogido cariño de la muerte (en el episodio “Agosto” de la segunda temporada) y Windmark sintiendo ira hacia la Fringe División clandestina en la presente temporada.

Octava: Es decir, los Observer no son tan 100% emotion free como nos habían dicho. Entonces, ¿hacer Observers con superinteligencia y emociones es algo positivo o es algo peor? Como humanos que somos, sabemos que no todas las emociones son positivas, y que las emociones corrosivas han estado detrás de las peores catástrofes de la historia. ¿Y una emoción corrosiva azuzada por una superinteligencia no puede proporcionar un futuro incluso peor de lo que nos han mostrado?

Novena: Y ese científico de Oslo, ¿quién es? ¿Será un personaje desconocido o será algún viejo amigo? ¿David Robert Jones? ¿William Bell? Lo bueno de esta serie es que no sabes quién se ha ido para siempre.

Décima: ¿Y ese sacrificio que Septiembre-Donald advierte que Walter debe hacer? ¿Habla de su propia muerte o se trata, de nuevo, de una alegoría?
Ir arriba

Tu turno: ruegos y preguntas al lector

Pues hala, después de toda esta sarta de resúmenes y cuestiones te toca a ti confesar qué esperas del final de Fringe. ¿Cómo te gustaría que acabase? ¿Qué crees que va a pasar? ¿Piensas que va a ser un chofff o que lograrán sorprendernos?

Espero ardientemiente que sí. La serie, aunque ha tenido sus altos y sus bajos, merece un final de diez. Y los espectadores que hemos aguantado ahí más enhiestos que Observers con parálisis, más todavía.
Ir arriba

Sigue a Patri Tezanos en Twitter: @PatriTezanos

8 comentarios en Fringe: la guía definitiva para disfrutar de su final

  1. Deberíais Tomaros el blog más en serio y dejar de utilizar este lenguaje tan coloquial que da vergüenza ajena y aburre. Lo que pretendáis que sea ameno y “gracioso” se convierte en tedioso porque el lector no quiere leer vuestra opinión si no un artículo o reseña sobre X tema.
    Y mirad a ver, que hay alguno que se vuelve loco con las faltas de ortografía.

  2. Fringe es una de tantas series que quiero ver y aún no he podido, así que me guardaré el artículo para poder leerlo antes del último capítulo, cuando la vea.

    Gracias :D

    • Una de las de ciencia ficción más absorbente y delirante sin duda. Y pienso que verla toda del tirón es mejor que verla por entregas para comprender el argumento, así que es buen momento ya para ponerse con ella! :)

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*