Glory volumen 2: El FIN

Glory puñetazo

Quien dijera que lo bueno si es breve es dos veces bueno no conocía Glory. ¿Cómo que sólo doce números? Necesitamos MÁS.

Por Javi Jiménez

La verdad es que Glory había pasado ante mis ojos sin pena ni gloria (pun not intended). A pesar de que el compañero Javier Marquina se indignara muy fuerte cuando supo de su cancelación, siendo un hombre de criterio eso debió alertarme. Aunque la verdad es que la estuve posponiendo mucho tiempo. Hasta que Aleta Ediciones sacó el segundo volumen y di por finalizado mi período de abstinencia.

Terminé el primer volumen con buen sabor de boca, por supuesto, aunque no me pareciera ninguna genialidad. Pero en cuanto comencé el segundo, que leí del tirón, no pude dejar de pensar que lo que estaba leyendo era la hostia.

Glory puñetazo

Glory tiene todo lo que le puedes pedir a un buen cómic de superhéroes, tiene un diseño de personajes muy cuidado, grandes misterios, sangre a borbotones, monstruos my feos, riñas entre hermanas, una historia de proporciones épicas,viajes en el tiempo,  mujeres musculosas vestidas con camisetas de koalas… ¡Por el amor de Dios si tiene hasta un crossover! Y lo mejor de todo, Glory está contado de manera inteligente y divertida, con personajes de emociones complejas que ante la duda prefieren ir machacando las cosas que les hacen dudar. Espazurra primero y pregunta después. Esa es la filosofia.

Cuando llegué al final del tomo no me podía creer que todo hubiera acabado, el viaje había sido demasiado breve e intenso, no había disfrutado así con un cómic de superhéroes actual desde los mejores momentos de Invencible. Sabía que la serie era corta , pero una vez más la no renumeración con el lanzamiento (Glory empezó con el número 23) me jugó una mala pasada, esperaba leer una treintena de números y la cosa quedó en una docena. Eso señores es la decepción, recuerdo como busqué traumatizado a ver si era cierto que se había acabado desde mi pobre móvil, para comprobar que sí, que era el fin, definitivo, caput.

Ahora cada vez que miro las estanterías no puedo evitar coger el tomo y mirar el arte de Ross Campbell, que en un principio puede parecer feo o deforme, como lo puede parecer en ocasiones el de Frank Quitely, pero que en esos momentos de acción bestial brilla con luz propia.

Portada del segundo volumen de Aleta Ediciones

Al parecer los autores, Joe Keatinge y Ross Campbell, tenían pensada una larga historia de casi setenta números, pero en todo arte hay un momento en el que la obra empieza a moverse con vida propia y el artista es incapaz de controlarla, en esta ocasión los propios personajes se inclinaban hacia este final prematuro, y los artistas dejaron que la historia se moviera con naturalidad. Bien hecho, estamos hartos de ese decompressive storytelling que pobla el mercado de las grandes editoriales.

Dos míseros tomitos que le alegrarán el día a todo aquel que esté desencantado con el género de superhéroes. Si no habéis empezado con Glory, no esperéis más. Si tenéis el primer número y no terminó de engancharos, no dudéis, el segundo volumen no defrauda. Me voy a llorar a una esquina y a secar mis lágrimas con tebeos de Michael Bendis mientras espero a que el siguiente Glory, Invencible o Prophet aparezca.

Sigue a Javi Jiménez en twitter en: @Teren25

Acerca de Javier Jimenez 195 Articles

Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*