GUGURE! KOKKURI-SAN: Cuando los juegos de niños divierten a los adultos.

Una comedia sobrenatural en la que se mezclan niñas que se creen muñecas, espíritus, animales, borrachos, transexuales  y fideos fritos instantáneos. Una bomba que va camino de convertirse en el anime cómico de la temporada.

Por Teresa Domingo.


Gugure! Kokkuri-san es un anime del género shojo, basado en el manga homónimo, de Midori Endo, y que, desde Enero de 2011, lleva publicados siete volúmenes. TMS Entertaiment se ha encargado de la adaptación a la versión animada y la estrenó el pasado 5 de Octubre con mucho más éxito del esperado.

Nos cuenta la historia de Kohina Ichimatsu, una niña pequeña e inexpresiva. Tan inexpresiva que se considera a sí misma una muñeca superavanzada hecha con biotecnología. Aparentemente vive sola y se alimenta exclusiva y compulsivamente de fideos fritos instantáneos. Un día Kohina juega a Kokkuri-san, una especie de ouija con la que invocar espíritus de bajo rango. Durante el juego aparece el Kokkuri-san de Kohina, el espíritu de un zorro con poca suerte, que viene para atormentarla, pero al verla sola en el mundo se queda para ser su guardián o cuidador.

Pronto empiezan las desavenencias de esta pareja. Ante la insistencia de Kokkuri-san de que abandone esa vida insana, solitaria y con malos hábitos alimenticios, Kohina no para de decirle que se marche. Da comienzo al típico tira y afloja, de diálogos alocados y contestaciones impensables en una niña, acompañado de violencia explícita bajo el manto protector del dibujo cómico japonés.

A través de los capítulos vamos viendo el día a día de Kohina y Kokkuri-san que comienzan una relación paterno-filial repleta de amor-odio que engancha desde el primer minuto, en la que Kokkuri-san se empeña en dar a la niña comidas sanas y equilibradas preparadas con más de cuarenta ingredientes, y ayudarla a volver a la vida en el mundo real y Kohina se dedica a pasar olímpicamente de los consejos del espíritu con esa vocecita monótona adorable y una indiferencia suprema, también adorable.

Así llegan a sus vidas dos espíritus más. Inugami, el espíritu de un perro atormentado hasta morir, que además puede cambiar su apariencia de hombre a mujer y viceversa según convenga, y que está enamorado obsesionado con Kohina, y el espíritu de un mapache borracho y pervertido, que aparece en uno de los intentos de la niña por deshacerse de Kokkuri-san. Una convivencia imposible entre el más allá y más acá repleta de desvaríos y perversiones camufladas.

Personalmente, sólo ver  el dibujo de Kohina ya me produjo una atracción que no ha hecho más que acrecentarse con cada segundo que pasa en pantalla. Su falta de expresividad ante situaciones de lo más rocambolescas, la manera “doll-style” que tiene de decir que tiene hambre, sueño o cualquier otro sentimiento que le surja y la manera de despreciar sin nada de sutilidad los elogios y cumplidos de sus sirvientes del más allá me han terminado de enamorar. Es el alma de la fiesta. Tan mona  y tan creepy que no se puede resistir.

Si bien no se puede destacar enormemente la originalidad del guión o la novedad del dibujo, sí tengo que elogiar el opening. Un tema pegadizo y divertídisimo, titulado Disco Kemokemoke, que cuenta con las voces de los actores de doblaje para incluir gags que nos van poniendo en situación. Cumple su función a la perfección. El tema con el que concluyen los capítulos This Merry Go Round Song, de Suemitsu Atsushi, que pasa sin pena ni gloria pero que recomiendo ver hasta el final pues hay un último gag de algún personaje entre imágenes de perros y gatos. Japonesada final que, no lo puedo negar, me encanta.

Es cierto que el género shojo no cala en los corazones del público y la crítica como lo puede hacer cualquier otro género, repleto de luchas y naves y sangre y marcianos y armas del futuro y titanes, pero de vez en cuando se agradece encontrar una serie sencilla simplemente para no pensar y divertirse. Para ambas cosas Gugure! Kokkuri-san cumple con creces. ¡ANIMEnse oigan!

Sigue a Teresa Domingo en Twitter: @Tuiteresita

Acerca de Teresa Domingo 144 Articles
Si es creepy, es para mí.

4 comentarios en GUGURE! KOKKURI-SAN: Cuando los juegos de niños divierten a los adultos.

  1. Ya tengo listo el capítulo 1 a ver que tal. Tengo ganas de reirme con un anime que ultimamente lo que veía era más seriote ¡viva el cachondeo japonés! :P

  2. es bueno el anime, tiene humor tanto violento, sus escenas emotivas, y son varios capítulos en uno y eso que no he visto el manga, pero ya esta como medio olvidado…

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*