Hacia Rutas Salvajes. En dirección contraria a la sociedad.

Hacia Rutas Salvajes es la historia de un soñador que acabó en tragedia. Un recordatorio de que la naturaleza es tan bella como mortal. Está bien soñar pero ahí fuera cualquier incidente puede ser fatal.

Por Javi Jiménez.

Todo indica a que cuando estés leyendo esto lo estés haciendo desde la pantalla de un teléfono móvil o en la del ordenador. Probablemente estés confortablemente sentado/a, hayas comido algo hace menos de 4 horas, hayas dormido en una cama y lleves la ropa adecuada para protegerte del frío (o el calor) que hace ahí fuera. Probablemente el mundo agreste lo visites como un parque temático, algún fin de semana y equipado con tu tartera;  que jamas tengas que cazar tu propia comida o si quiera tomarte la molestia de recoger los frutos de un árbol. Probablemente la naturaleza haga que arrugues el morro y pienses en bichos, incomodidad y  olor a mierda.

O quizás no. Puede ser que asocies la naturaleza a la verdad más pura, a la auténtica realidad y no esta que nos hemos inventado las personas para vivir más cómodas. Es posible que cuando veas una gran montaña o el mar a tus pies notes una fuerte atracción innata hacia ellos. Chris McCandless también la ha sentido pero más fuertemente que la media. Por eso decide dejar una vida cómoda para tratar de vivir una gran aventura y demostrarse a sí mismo que puede valerse por sí solo. Cualquiera diría que a finales del siglo XX tratar de encontrar un lugar alejado de toda la humanidad donde hacerlo sería todo un reto, pero en el inmenso Estados Unidos siempre hay un hueco para esos trotamundos que acaban encontrando un inhóspido pero acogedor hogar en Alaska.

John Krakauer en Hacia Rutas Salvajes expande un artículo publicado en 1993 en la revista Outside en el que trata de explicar como un joven aparentemente normal abandona una incipiente carrera de derecho para vagar por Estados Unidos hasta que una serie de circunstancias acaben con su vida en un autobús varado de Alaska. ¿Quién era Chris a.ka Alex Supertramp y por qué hizo lo que hizo? Esta es la misión de Krakauer en estas páginas de tono periodístico, plagadas de testimonios y anotaciones sacadas de los propios cuadernos de McCandless, un relato apasionante de un ser humano excéntrico que quiso escapar de la sociedad para vivir apasionadamente la naturaleza. Una persona con muchas facetas y defectos pero que tomo las riendas para vivir como él creía que tenía que hacerlo hasta sus ultimísimas consecuencias.

El tono analítico de Hacia Rutas Salvajes puede alejarnos un poco de la profunda humanidad del relato. Nada más y nada menos que el clásico “el hombre y la tierra”. En él podemos  comprobar admirados como McCandless cruza el país como polizón en trenes o el mar en una barca de remos viajando escaso de equipaje, con poco más alimento que un saco de arroz. En ello vemos una dualidad, por una parte la auténtica libertad, fuera de cualquier otra presión externa y por otra la completa desnudez al salir de una sociedad segura pero a la que a veces es duro pertenecer. No nos engañamos de que es un relato profundamente emocional, incluso el autor relata en él un suceso íntimo que a mi me dejó completamente de piedra en el cual relata su propia prueba de madurez (yo diría también que de estupidez) en la que las ascensión a una montaña en solitario casi le cuesta la vida.

Esto dicen que es Alaska pero yo sigo dudando de que sea photoshop.

Contando el grueso de los hechos desde el principio la historia de Chris McCandless es una historia que te mantiene enganchado a sus páginas. Una historia de un joven idealista que parece demasiado peliculera como para ser cierta. Su componente dramático no solo inspiró este libro si no también una película homónima Hacia Rutas Salvajes (2007, Sean Penn). Parece confirmar que a pesar de lo cómodos que estamos viviendo en sociedad siempre sentiremos esa sensación de vértigo al asomarnos a la naturaleza y una sensación de admiración por aquellos que llegaron a vivir siendo parte de ella, por fatales que fueran las consecuencias.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 190 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. ¿MOLA O NO MOLA? Vol. LXXIII. Star Wars: La última salsa szechuan. - La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*