Hallowhatthefucks: cuando el miedo es sin querer

En la Isla de las Cabezas Cortadas no nos dejamos llevar por las modas sociales. ¿desde cuándo se celebra Halloween? A mí, mi madre no me enseñó estas cosas. Así que un reducido grupo de cabecicas cortadas nos hemos ido a una playa solitaria de nuestra isla para realizar nuestra propia celebración…

Por Cabezas Cortadas.

Hemos decidido echar a la hoguera (la hoguera, la hoguera, la hoguera, la hoguera tiene un, ¿qué se yo?, que sólo lo tiene la hoguera) todos esos objetos culturales que nos han dado miedo, pero miedo de verdad…
Vamos a acabar con ellos sin piedad…

 

La cabeza con mejor pelazo y los ojos más bonitos de la isla, la cabeza de Patri Tezanos será la primera en ofrecer a los primigenios dioses que viven entre la llama y la sombra las víctimas para su sacrificio…

1. “La Ciudad Infernal” de Greg Keyes. Porque era difícil no crear una historia épica y plausible a partir del universo de The Elder Scrolls, pero Greg Keyes lo consiguió con este flojo y absurdo libro en donde llega a hablar de cocina. Me duele en mi corazón de Bethesder.

2. “Transmorfers” de Paul Ziller. Sí, has leído bien: TransMorfers (Metal Shifters o Iron Invader fuera de nuestras fronteras) y no TransFormers. Es una de esas pelis de sábado por la tarde que te pilla con la guardia baja y te quedas viéndola, y acabas con la cara desencajada en la butaca. Es la cutrez hecha película. Los enemigos son trozos de metal maquiavélicos, pero con trozos de metal hablo de chatarra de verdad, en plan botes sifónicos y tuberías. Duele.

Javier Marquina, la cabeza más misteriosa de la isla, viene con ánima de hacer daño, los veo en sus brillantes ojos inyectados en sangre…

1.  Holy Terror, de Frank Miller. Ver a un genio moribundo es lo que tiene. Cuanto duele observar como alguien que lo dio todo te agrede físicamente con una de las mayores mierdas que he podido leer últimamente. No es el peor cómic de la historia, pero cuando un tío grande la caga de semejante manera, el tamaño de su mierda queda multiplicado por las lágrimas que produce al leerlo.

2. Los Surfistas nazis deben morir. Fue una de las primeras películas que vimos con unos amigos, en un ciclo organizado para ver películas muy malas esperando encontrar algo bueno. En esta no lo hay. Os lo aseguro. Ni algo bueno, ni película. El mayor pecado de algo cutre es ser, además, aburrido, y esta bazofia es soporífera.

3. Orcos, de Stan Nicholls. Me regalaron este libro para Reyes y la verdad es que tenía fe en él. Esa fe que todo freak alberga hacia algo que parece contarte la otra cara de la historia. Pues este no es el caso. Orcos podría haberse titulado Tortugas. O Cervatillos. O Escarabajos Peloteros. Monotonía absoluta, personajes planos y la misma historia de siempre. Malo hasta la angustia.

4. Los Serrano. ¡Sorpresa! Sus desayunos sólo son comparables a los de Breaking Bad. Pasar la víspera de Todos los Santos visionando una retrospectiva de esta serie para analizar los matices en la interpretación de Fran Perea es el terror en estado puro.

5. Enciendan la radio. Sintonicen alguna emisora de radio fórmula. Elijan.

¿Se puede considerar al soseras de Michael Cera y al mapache muerto que lleva en la cabeza como pesadilla cultural?

Patri Tezanos lo tiene claro: Se puede, se puede. Como en los exámenes de filosofía del cole: la respuesta es válida si está bien argumentada.

Alejandro Sánchez, el más y mejor marvelita ha sacado las garras de Lobezno y ha gritado que es ¡la hora de las tortas! Pues sí que sí…

1. Yo lo siento, y me tirarán piedras, pero Los Pilares de la Tierra me parece uno de los mayores tostones que hay. Da miedo plantearse leerlo y da miedo pensar en lo que te queda cuando lo estás leyendo. Lo he empezado lo menos diez veces, y ninguna he llegado siquiera a la mitad.

2. Da miedo leer su nombre. Provoca terror oír su música. Produce pánico escuchar sus letras. Genera fobia ver su cara. El Barrio, tu peor pesadilla, no digo más.

3. Muchos la habréis visto, y seguro que estaréis de acuerdo conmigo. Pero el otro día la pillé haciendo zapping y sirvió para revivir mis peores momentos cinéfilos. La adaptación de Dragon Ball no es mala, es lo siguiente, y no solo ha destrozado los sueños de toda una generación, sino que además los ha convertido en pesadillas dignas del mejor Halloween.

Es mi momento, soy Chema Mansilla, el mayor resentido cultural que han conocido estas arenosas costas, y voy a cargar inmisericorde contra esos atropellos al buen gusto que he tenido que sufrir…

1. La película lo tenía todo para molar… Una poderosa franquicia fantástica, dragones, Jeremy IronsDragones y Mazmorras, la película, por llamarla de alguna manera. No es mala, es un cáncer. Jeremy Irons no ha vuelto a levantar cabeza tras esto. En serio. Más le hubiera valido quedarse con Loles León.

2. Sherlock Holmes. Bien ahí. Zombies. Estupendos ellos. todo junto… ¿Un combinado ganador como el vodka con naranja, no? Pues no. Alberto López Aroca consigue en Sherlock Holmes y los Zombies de Camford que desees morir y no regresar.

3. Hablando de cosas de mal gusto: yo me compré el disco de Johnny Tecno-Ska. No digo más. Perdonadme.

4. El peor juego que he probado desde aquel que incluía una cuchilla de afeitar y un algodón con colonia dentro de los calzoncillos. Alpine Ski Racing 2007 de PS2: el juego que lo tiene TODO MAL.

5. Remato con una serie que, desde luego, hizo mucho daño: El Botones Sacarino. Uno quería revivir los buenos ratos de su infancia leyendo esos tebeos, no pedir a gritos que por piedad le introdujeran un talado con broca gorda por la nariz, hacia arriba, y al fondo hay sitio.

La hoguera florece con llamas de extraños colores. El viento parece arrastrar siniestras carcajadas. Los dioses de lo oscuro están satisfechos. Y estas cuatro cabecicas se alejan discretamente rodando por la arena… Ha dado miedo, ¿verdad?

Sigue a Las Cabezas cortadas en Twitter: @CabezasCortadas

3 comentarios en Hallowhatthefucks: cuando el miedo es sin querer

  1. EL REY ELFO una novela públicada no recuerdo muy bien porque. Me la compro mi padre un año de vacaciones de verano siendo yo niño, esperando leer combates, intrigas, mosntruos y esas cosas. Halle unas 70 páginas de tostón. Y digo 70 porque no leí más. Uno de los pocos libros(sino el único) que no me he terminado. LOS PAZOS DE ULLOA, me lo mandaron leer para clase de 3º de la ESO. Lo termine, pero deje una buena parte de mí ahí detrás

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*