Hanzô: El camino del Asesino. La vida de un suppa

El Japón medieval no es un sitio agradable, no son ninjas de Konoha los que velan por la armonía y la felicidad del hombre de a pie, son hombres duros y despiadados. Uno de ellos es Hattori Hanzô, un recién nombrado suppa que hará lo que sea necesario para proteger a su señor.

Por Javi Jiménez

ECC Ediciones lanza esta reedición del manga medieval de Kazuo Koike y Gôseki Kojima, autores de prestigio internacional por su aclamada El Lobo Solitario y su Cachorro. Hanzô. El camino del Asesino comenzó a publicarse en 1978 en la revista Weekly Genday (Kodansha), una peripecia peripecia que duró 15 volúmenes.

hanzo-el-camino-del-asesino-vol-1-japon-manga-ninja

En ella, Hattori Hanzô es un recién nombrado ninja que en su primer cometido asignado,  deberá proteger y ponerse al servicio de el joven señor Tokugawa Ieyasu. De aproximadamente la misma edad, las diferencias que los separan son enormes. Juntos deberán crecer y superar los obstáculos que la vida pondrá en su camino, plagado de baches hacía la cima del poder.

Basada en la vida de personajes históricos reales, que incluso ya hemos visto en otras producciones: seguro que más de uno el nombre de Hattori Hanzô le suena del maestro forjador de katanas que aparece en Kill Bill.  Los autores relatan cómo será la vida de Hanzô como sirviente de su señor, el que más tarde se convertiría en shogun del primer shogunato Tokugawa, que ostentaría todo el poder de Japón.

Una parte muy importante de la narración se centra en cómo crece la amistad de los personajes y cómo aprenden el uno del otro y de las situaciones que comparten que les llevará  a crecer como personas. En apenas el primer tomo, podemos ver como maduran estos dos chicos,  a ojos de nuestra sociedad poco más que niños pero que en su momento histórico deben tomar actuar como hombres adultos de golpe y porrazo.

Por la parte de Tokugawa, se presenta una compleja trama política, seguro que repleta de traiciones y estratagemas ocultas, en la que se ve envuelto por su legado familiar. Esta parte la he disfrutado gratamente, recuerda mucho a esas tramas de Juego de Tronos que tanto me gustan y añaden perspectiva histórica a la historia. Si os sentís interesados por la cultura japonesa, especialmente en la época Edo, seguro que acabáis enganchados como yo.

Por la parte de Hanzô, su historia es la de la evolución de un gran guerrero y guardaespaldas. Muchos son los peligros que acechan a su amo y él da su vida a su servicio. Nos adentramos en el mundo de los ninjas, se explora la mitología que los rodea y no puede faltar sus dosis de acción y violencia.

En general, Hanzô el Camino del Asesino es un manga tremendamente crudo y que no deja ningún palo por tocar. Su ambientación trata de ser lo más fiel posible, si no a los hechos, si a las sensaciones que se pondrían de manifiesto en la época.

Personalmente me ha impresionado el tratamiento de temas como el machismo y el sexo, de bastante importancia en la trama. Japón en esta época es tremendamente machista y ello se pone de manifiesto de manera muy gráfica. Admito que hay situaciones que me incomodaron, no ya por lo gráfico, si no por lo verosímil que me parecía esa situación en su contexto histórico.

Ignoro hasta que punto este manga será fiel al contexto histórico en el que se sitúa, pero sin duda la atmósfera está tremendamente bien conseguida y las actitudes de los personajes encajan perfectamente con mi concepción de la época. Resulta muy curioso comparar ciertas ideas, sobre todo las que conciernen a los papeles en la sociedad de cada persona (la esposa, el sirviente, el señor…) con las actitudes que hoy en día imperan. A veces olvidamos que formas de pensar que damos por supuestas son fruto de una evolución histórica y que hay sociedades cuyos orígenes están muy separados y hoy en día perviven ciertos ideales.

No por ello, el cómic es un peñazo. Para nada,  es muy entretenido y se lee solo. La historia engancha y la narración invita a devorar el tomo. El aspecto que más miedo le tenía es el del dibujo, no todos los días se leen mangas de más de 30 años. Esta claro que esto se nota en el estilo y las técnicas de dibujo, un dibujo sucio, muy alejadas de la pulcra línea de los mangas actuales que  sin embargo se adecua a la historia y consigue que el dibujo cumpla con creces. Se conserva muy bien aunque podamos verlo flojear en algún momento,  por ejemplo en la narración de las pelas, aún así este es un detalle bastante irrelevante.

Muy recomendado a todos aquellos que quieran sumergirse en el Japón de la era Edo de una manera entretenida. Y tú, ¿Lo has leído? ¿Te gustó? ¡Coméntanoslo!

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

 

Acerca de Javier Jimenez 183 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

1 comentario en Hanzô: El camino del Asesino. La vida de un suppa

  1. No conocía este manga, pero has dicho una cosa que lo convierte en imprescindible para mí: “De los autores de EL LOBO SOLITARIO Y SU CACHORRO” solo por eso me lo compraré, además de ser un enamorado del Japón feudal XD

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*