Helix: terror con hielo, monos y mentiras

SyFy estrena serie de infectados (que no zombies)
Por Chema Mansilla

¿Que los zombies están de moda? Pues zombies por todas partes, hasta en los cupones de promoción del Hypercor. ¿Que los zombies es muy mainstream? Pues que sean “infectados” que así le damos un rollo científico y cultural. ¿Que lo científico y cultural no se come un cagao? Pues ponle un Brad Pitt. Así es el mundo friki desde que la industria del entretenimiento ha descubierto que ahí hay pasta.
Pero de vez en cuando, entre todo ese montón de diarreita humeante y apestosa, destaca un tropezón que es, de hecho un diamante. Por ejemplo, tras todo lo que ha venido tras Walking Dead (cómic y serie), entre toda la caquita no muerta o a medio morirse, destaca un nuevo producto: Helix. Una nueva serie del canal SyFy que no quiere perder el bus del dinero de Walking Dead y apuesta por su propia serie de zombies. Perdón, infectados. El caso es que de primeras no atrae mucho pero…

El éxito de la apuesta de Helix es llevase su historia lejos. Lejos geográficamente y lejos en la puesta en escena. No vamos a decir que sea el no va más de innovación, pero es una vuelta de tuerca interesante. Por un lado, vamos a llevar a nuestros protagonistas al lugar más aislado del mundo, el puto frío Ártico. Allí si quieren, que se los merienden los infectado. La historia arranca con un grupo del Centro de Control y Prevención de enfermedades que es enviado a una instalación científica privada en el círculo polar ártico. Allí pronto se descubre que hay un peligroso brote de una misteriosa enfermedad que hace de los humanos unas criaturas increíblemente violentas y poderosas. Una enfermedad mortal y contagiosa. Nuestro infectados queridos de bocas babeantes y ojos ensangrentados.
Helix pone las cartas sobre la mesa enseguida: sabes de qué va esto, sabés que hay detrás de los infectados porque ya lo has visto en otros sitios. Pero vamos a contarte algo más. Y ese algo más no es sólo va vida de los no infectados que las pasan canutas (para eso está Walking Dead), que también lo hace, vamos a contarte otra historia que también te sonará de otro sitio, pero que te va a gustar. Así que con un poco de Resident Evil y con una atmósfera similar a la de La Cosa (la genial peli del genial Carpenter), vamos a jugar al “no puedes confiar en nadie porque el que no está infectado es posible que te apuñale por la espalda para proteger sus secretos”. Y dicho eso, suelta a los personajes en esa recóndita base, completamente aislados.
Helix tiene una producción muy cuidada. Cierto es que sólo son pasillos llenos de tuberías, dos laboratorios y un despacho, pero el trabajo de los actores te mete en la historia. Además no se les va excesivamente la mano con los infectados y los disparos, que es lo que suele pasar. Además dosifica muy bien entre “evitar que los infectados nos coman el culo” y “a lo mejor esto no es lo que parece”.

Tras Walking Dead, Helix es sin duda el producto de infectados más cuidado y que más engancha que hemos visto últimamente. Y no están siendo pocos.

¿Cómo puede no molar una serie de gente que se come a otra gente y tiene esta musiquilla como sintonía?

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*