HOMBRE: Un cómic para gente dura.

EDT recopila todas las historias de este cómic clásico de los 80. Un cómic duro que sabe que en las distancias cortas es donde un hombre se la juega.
Por Chema Mansilla

Los 80 dan un poco de vergüenza ajena. Pero los 80 tenían cosas que molaban: estaban los chicles Cheiw, el Imperio Cobra y el El Equipo A. También fue la Edad de Oro del cómic en España. Que sí, que parece que nunca se ha vendido tantos cómics como ahora, pero también es verdad que aquellos cómics eran geniales. Y eran de autores españoles, que compartían páginas en revistas especializadas con nombres como Moebius. Yo por aquel entonces era muy canijo, y estaba más interesado en Batman y los Outsiders que en el 1989 o Cimoc. Pero con los años he aprendido a valorar aquellas historias. Y una de las que más me gustaban eran las de Hombre.

La premisa, no es nada original, pero sí es terrible y preocupantemente sólida. Un futuro distópico, pero en lugar de centrarse en el terror nuclear (entre otros horrores) lo hace en algo mucho más papable y, maldita sea, actual: “Los políticos prometieron que la crisis sería superada con el sacrifico común. Nos dijeron: “Es necesario cerrar la ciudad. Nadie podrá abandonarla sin un salvoconducto. No podemos permitir que sus habitantes salgan al campo sin control, arrasando las zonas agrícolas de las que dependemos para sobrevivir”. Y el ejército rodeó la ciudad con alambradas y campos de minas mientras los políticos las abandonaban en silencio, obligados, claro está, por sus tareas de gobierno.”

En el mundo que Ortiz y Segura planteaban, comer carne de rata una vez al día y que te dispararan o trataran de robar las botas no es lo peor que podía pasarte.  Un escenario sincero y humillante como un atraco a mano armada que termina con una cuchillada y un charco de sangre en un callejón lleno de basura.  Y en ese escenario se mueve, seguro como un depredador es su coto de caza, Hombre. Un tipo duro, sin escrúpulos, machacado por la vida. Y que es un alarde de genialidad de sus creadores, en ningún momento busca, o se le ofrece, redención. Hombre no es un antihéroe o uno de esos personajes a los que se hunde para luego hacerle resurgir. Hombre es un superviviente, y hará LO QUE SEA por seguir respirando.

Las historias que componen la historia de Hombre (recopiladas en unos estupendo tomos) son cruentas y despiadadas. Los niños mueren, las mujeres sufren y una vida vale tanto como la bala que acabe con ella. Los autores no respetan ningún tabú. La historia de Navidad más chunga que he leído jamás, desde Dickens, está en este primer tomo. Aquí el realismo es tan palpable, el alma humana está tan bien reflejada en cada una de estas viñetas que uno no puede dejar de pensar que ante una catástrofe de este tipo, la vida sería así. No hay lugar para la esperanza. Es una ley natural y salvaje. Sincera. Totalmente liberada del artificio que supone la sociedad y sus normas. Unas historias duras que dejan al lector machacado, pero también con una agradable sensación, tal vez masoquista, de hacer disfrutado con un sufrimiento ajeno, pero que es un poquito nuestro. Y cada vez un poquito más nuestro, según las portadas de los periódicos.

El arte de José Ortiz es duro, sucio, pero sólido y oxidado. Es como un hierro en un vertedero: Si te enganchas con él terminarán envenenado, enganchado sin remedio. Muy poco artistas podrían encontrar ese equilibrio entre la dureza del blanco y negro y la textura del abandono. Además su narrativa clásica y libre de efectos es completamente funcional. Tan sincera como la violencia, física y social, que retrata en sus viñetas.

Siempre que hablamos de futuros distópico, en el cine o en los videojuegos, siempre existe una distancia de seguridad que nos permite decir: “no puede pasar eso, nunca sería así” Pero eso no pasa en Hombre. La distancia entre la sociedad infernal de sus páginas y la nuestra tal vez sólo estén a años (¿meses de diferencias?). Tal vez por eso hombre sea un cómic tan duro. Porque es un futuro negro y terrible que nos come día a día. Porque tal vez el Infierno está acortando distancias con nosotros.

Por eso Hombre es un cómic que hay que leer ahora.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

3 comentarios en HOMBRE: Un cómic para gente dura.

  1. A ver, hoy os dejo un conentario en lugar de contestar por twitter, no is quejéis.

    «Los políticos prometieron que la crisis sería superada con el sacrifico común» lamentablemente, con esa oración tiene todas las de convertirse en un éxito. Lo del superviviente pinta muy interesante, juraría que ese tema sólo se ha tratado en TWD, y es precisamente eso lo que la hace buena, el realismo (hasta cierto modo). Seguramente caiga.

    P.D: En el tercer párrafo, al conienzo se te ha colado «un», creo que querías decir «en». Y salvoconducto se escribe junto.

    • No sabemos si Kirkman conoce este cómic. Lo dudamos. Pero la verdad es que muchos de los elementos que tantos festejamos los lectores de Walking Dead están ya en estas historias (y seguramente estén en otros muchos sitios antes que en Hombre). Es señal de que Hombre ha envejecido bien, ya que sigue estando vigente. O que la sociedad está envejenciendo muy mal, y debería preocuparno smucho esa vigencia.

      Gracias por tu comentario, y por tus correcciones, que de vez en cuando le metemos unas patadas al diccionario (sin querer), que lo ponemos en órbita. Los correctores de texto automáticos tampoco nos ayudan…

      ¡Gracias por la visita, Abel!

  2. La premisa me parece interesante, un mundo post-apocalíptico y la supervivencia del mas fuerte. Los dibujos son esplendidos y que sean unos españoles los que los hayan escrito y dibujado me dan mas ganas de tenerlo.

    ¿Los dibujos se tornan entre color y blanco y negro dependiendo de las historias? Un poco me echa pa´atra el precio, pero si me gusta tanto o un mínimo como The walking dead, me sentiré satisfecho.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*