Jiro Dreams Of Sushi. El cocinero samurai.

Jiro Dreams of Sushi es algo más que un documental sobre cocina japonesa. Es el testimonio de la forma de entender la vida de Jiro Ono, el anciano chef que dicen prepara el mejor sushi del mundo.

Por Javi Jiménez.

Si a Jiro Ono se le hubiera antepuesto una montaña en su camino la habría derribado aunque tuviera solamente unos palillos para hacerlo. El chef de sushi que actualmente cuenta con 92 años es toda una escultura viviente a la determinación inquebrantable. Jiro Ono es más que un cocinero, es un artesano, un artista y sus piezas de sushi son una auténtica obra de arte.

Jiro Dreams of Sushi es el documental que nos abre las puertas a la persona de Jiro Ono un reconocidísimo chef de sushi que cuenta con tres estrellas Michelín y que se le ha reconocido como un pilar en el desarrollo de las técnicas culinarias del sushi moderno. Este documental americano de 2011 está dirigido por David Gelb, entusiasta de la cocina y que también nos ha traído la serie de Netflix Chef’s Table con un formato parecido al del documental.

Olvidaros de california rolls con surimi y mayonesa probablemente su mera visión harían que Jiro Ono quisiera cometer seppukku. Jiro Ono lleva nada menos que 70 años dedicando su vida prácticamente por completo a la tarea de crear el sushi más perfecto posible. Literalmente Jiro sueña con el sushi, con nuevas combinaciones, técnicas o cortes de pescado. Su restaurante Sukiyabashi Jiro en Ginza, Tokyo, es la obra de su vida.

Probablemente los japoneses son famosos por ser los trabajadores más afanosos del mundo, si esto es cierto o no es una discusión para otro momento pero la verdad es que el chef Jiro cumple el cliché a la perfección. Como nos cuenta en el documental con su voz serena y una expresión de afable ancianidad en el rostro su filosofía de vida está enteramente basada en el trabajo, una obsesión que llega a lo enfermizo. En la película apenas vemos la vida privada de Jiro fuera de las cocinas por sus testimonios y los de sus hijos podemos intuir que es porque esta es inexistente.  A pesar del esfuerzo que ha hecho durante toda su vida, en Jiro Dreams of Sushi vemos que es completamente feliz así.  El cuerpo de Jiro es una máquina perfeccionada por el tiempo con un único fin: preparar sushi.

El documental ha conseguido que admire en cierto sentido Jiro. Creo que jamás he sabido de una persona que se dedicase a algo con tanto tesón. Este sentimiento de admiración se mezcla con la envidia de alguien (como muchos) que no ha encontrado su vocación. Debe ser tremendamente relajante, al menos Jiro parece en todo momento en un estado de serenidad zen, tener la determinación de que ya has encontrado tu lugar en la vida. Una vez encontrado, Jiro se ha dedicado enteramente a ser el mejor en lo que hace.

Esta filosofía centrada en el trabajo y en la construcción de uno mismo a base de esfuerzo la han sufrido sus hijos. Una familia de fanáticos al trabajo que aún en su madurez (rondan los 50 años) viven a las sombras de su padre que se ha preocupado por su futuro desde que pusieron un pie en su cocina. El lado menos amable de Jiro aparece en la relación distante con su familia y no puedo evitar pensar que sus hijos no tuvieron mucha elección en cuanto a qué iban a dedicar sus vidas. Este no es un documental centrado en el mito, si no en el hombre. Un hombre sencillo, humilde y con sus defectos.

Jiro Dreams of Sushi combina el viaje a de la idiosincrasia de Jiro con el espectáculo de ver a Jiro y a su equipo de cocineros en acción. Como fan de los videos de las cosas placenteras y de ordenar mis libros por tamaño nada me llena más por dentro que ver esos cortes perfectamente nivelados de grandes piezas de atún, cómo se tratan las algas nori al fuego o cómo con la maestría aprendida a lo largo de una vida Jiro combina pescado y arroz en una obra de arte única en unos gestos medidos y seguros.

 

Esta es una película documental que logra transcender a la preparación de la comida y consigue hacerte viajar un poco a lo que se ha considerado la idiosincrasia de un país. Podemos o no compartir las ideas de Jiro e incluso ser bastante escépticos con la salud mental de toda una cultura de estas características pero seguro que nos deleitaremos de su proceso artesanal, admiraremos su pericia y voluntad inquebrantable e incluso nos asombraremos de lo que es capaz un ser humano motivado. Si te faltaba alguna razón para verla, está disponible en España en Netflix. Eso sí, no la veas con el estómago vacío.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 212 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.