Kabaneri of the Iron Fortress

Steampunk, zombies, samurais y algo de tedio
Por Chema Mansilla

Siempre que escribo de manga o anime empiezo diciendo que yo no soy un gran consumidor de manga o anime. Reconozco que hay grandes títulos ahí fuera esperando a ser descubiertos y más de una vez me he llevado sorpresas de lo más satisfactorias. También he tenido que preguntarme más de una vez a qué se debe el éxito de algunos productos que simplemente no terminan de convencerme, como me pasa con Attack on Titan, que me gusta pero no me parece para tanto. ¿Qué podía esperar de Kabaneri of the Iron Fortress, una serie que viene claramente a rebufo de Attack on Titan?

La verdad es que lo que me atrajo en un primer momento de Kabaneri of the Iron Fortress es, como casi siempre, esa envidiable capacidad de los creativos nipones para mezclar conceptos y cristalizarlos en escenarios de lo más atractivos. Luego que sean capaces de desarrollar historias interesantes ya es otro tema… El caso es en esta serie nos encontramos a una sociedad nipona de la era de la Revolución Industrial que es asediada por hordas interminables de zombies. La humanidad sobrevive en ciudades amuralladas aisladas que sólo pueden comunicarse entre ellas gracias a una red ferroviaria por la que viajan trenes modificados para ser auténticas fortalezas. Todo esto adornado por una estética steampunk que mezcla katanas y fusiles alimentados por vapor.

Tras el repentino ataque a la ciudad de Aragane tras un accidente que la deja vulnerable, el grueso de protagonistas consigue huir en uno de los trenes fortaleza, lo que hará que esta primera temporada de la serie se plantee como un viaje de ciudad en ciudad en la que iremos conociendo más del pasado de los protagonistas y su relación con el misterioso origen de estos zombies llamados “kabane”.

El arranque de la serie es atractivo, especialmente con la presentación de uno de los personajes protagonistas, Mumei. En realidad se trata de un arquetipo bastante desgastado, una jovencita de misterioso pasado con una tremenda fuerza y una gran capacidad para el combate decidida a dar cuenta de tantos zombies de ojos luminosos y enormes bocas babeantes como sea posible. Y a partir de aquí, y del segundo episodio de la primera temporada de este anime, pasaremos de un convencionalismo a otro, convirtiendo la serie en una de tantas. Algo que no ayuda a Kabaneri of the Iron Fortress a salir de la sombra del éxito de Attack on Titans. Tampoco diré que la serie de los gigantes con hidrocefalia sea muy superior a ésta, pero llegaron primero y eso ya es algo.

Si hay algo por lo que me ha gustado Kabaneri of the Iron Fortress y por lo que creo que la serie merece ser destacada es por su diseño de escenarios, maquinaria y personajes. Con una excepción, el protagonista de la serie. Seiyu es un personaje tan arquetípico que duele. No sólo su diseño parece proceder de otra serie completamente diferente a ésta, y sumar un idea terrible tras otra (¿a qué viene el pelo verde, por qué usa unas gafas con un sólo cristal, también verde?), en general el desarrollo de este personaje es tan poco original y tan poco interesante que supone el mayor lastre para el anime. Terrible. Más allá de mis reparos ante las voces chillonas, los chistes completamente fuera de tono y la exageración extrema con la que se suelen salpicar este tipo de series, el desarrollo de Seiyu fue lo que  hizo que poco a poco fuera perdiendo interés en la historia principal. Eso ha hecho que apreciara mucho más pequeños detalles y personajes secundarios como Yukina, la ingeniera y conductora del tren fortaleza en el que se moverán los protagonistas en su viaje. Pero también que la serie se convirtiera un viaje emocionalmente plano hasta llegar a un final algo…. ¿”Mistico”? Ya sabéis cómo se ponen estos nipones de trascendentales e intensos con los finales. No daré más detalle por aquello de los spoilers.

¿Me ha gustado la serie? Si, lo suficiente como para ver entera la primera temporada, pero si el año que viene, por lo que fuera, no me acordara de ver la segunda, pues tampoco pasaría nada… Si no me acuerdo será por algo.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Guardar

Guardar

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*