Killzone Shadowfall: Guerra Fría bien calentita

Killzone llega a PS4 con toda la potencia de la nueva generación: el juego más impresionante de las nuevas consolas que hemos probado.
Por Chema Mansilla

Me gusta Killzone. A pesar de ser un franquicia exclusiva para las consolas de Sony y de vivir a la sombra de otras grandes sagas de la casa como God of War o Uncharted, Killzone me gusta mucho. Desde que jugué su primera parte en la Play2, de eso hace ya 10 años. El primer Killzone cautivó: un shotter potente, con mucho contenido bélico, un diseño original y un entorno futurista que hizo palpitar mi corazón de amante de la sci-fi. En PS3 el salto de sistema nos llevó a una guerra más cruenta y más grande. Mucho más grande. Killzone Shadowfall, en la recién llegada PS4, supone otro paso adelante.

En un campo tan trillado como el de los juegos de tiros es difícil encontrar títulos que enganchen. Sí, de primeras todos son adictivos, pero si tengo que volver a invadir Oriente Medio, alguna república bananera o dictadura asiática más, me retiro. Es como comer macarrones todos los días: son lo mejor del mundo, pero aunque parezca increíble, pasarse 10 años comiendo sólo macarrones a lo mejor cansa. Y estriñe. Por eso los me gusta cuando el género ofrece algo con personalidad. Me encantó Bioshock Infinite precisamente por eso. Y ese también es otro de los motivos por los que me ha encantado Killzone Shadowfall.

Seré sincero: a pesar de que me encanta la saga y de que el anuncio de que Killzone sería uno de los juegos de lanzamiento de PS4 me emocionó, no esperaba nada del otro jueves para esta entrega. Los juegos de lanzamiento de las nuevas plataformas suelen estar siempre “a medio cocer”. Lo hemos visto estas navidades. Además, cuando tuve la oportunidad de probar el juego antes del lanzamiento la sensación no fue buena. Me habían prometido un juego next-gen y… La verdad es que ese bosque que pudimos ver en los primeros videos promocionales era cutrecillo. Y el primer nivel que pude jugar, a la caza de uno terroristas en un edificio de cristal, distaba de se haber dado ese gran salto generacional.

Cuando algo no te gusta, hay que decirlo. Cuando algo que te gusta de defrauda, hay que decirlo más alto: Amo Star Wars, La Amenaza Fantasma es una caca de la vaca. Amo Killzone, y lo que estaba probando me estaba gustando menos que la anterior entrega para PS3. Así que la semana pasada metí la copia de Shadowfall en mi recién estrenada Ps4 dispuesto a machacarlo y… Oigan, qué bonito.

¿Es el gran salto del que hablaba antes? Espero que no, porque las diferencias técnicas, aunque las hay, no son abismales. Las texturas son geniales, los entornos, la iluminación, la atmósfera… Incluso los tiempos de carga entre niveles son mínimos. Pero sigue habiendo detalles que pulir, como que algunos enemigos, al ser abatidos, caen como plomos, o saltan por los aires como si no tuvieran articulaciones. Pasa en todos los juegos… Pero eso, es que sigue pasando en todos los juegos, desde hace diez años. A pesar de ello Guerrilla Games da una lección respecto a estándares de calidad. Estamos acostumbrados a desprecintar un juego, meterlo en la consola y tener que bajar una actualización para parchear tal o cual fallo. Pues bien, en este juego los fallos que pueda haber son mínimos, y hay que ir a buscarlos con ciertas ganas. Es verdad que en Guerrilla sólo hacen un Killzone cada tres años, pero a lo mejor esa es la receta para hacer juegos que funcionan bien: dedicarles tiempo y no sacarlos como churros.

El salto a la nueva generación ha permitido además que Killzone mantenga su nivel de épica. Hay momentos inolvidables en la saga, como la toma de la capital Helghast‎, o el ataque al enorme MAWLR. Y Shadowfall tiene el que, de momento, es el momento más épico vivido en las dos consolas de nueva generación (spoiler): salvarse por los pelos de la explosión orbital, huir en un transporte ligero (en plan motojet) entre los restos que caen desde la estratosfera tras un transporte de salvamento, descender practicando un salto halo a la atmósfera de un planeta que está sufriendo graves anomalías gravitacionales, caer sobre una ciudad que literalmente se hace pedazos esquivando edificios que se derriban sobre el jugador y tomar tierra en una zorra derruida de la ciudad justo antes de desencadenarse una batalla masiva. Así, todo de un tirón.

(fin del spoiler)

No entiendo muy bien cómo Sony usó un material tan sosillo (por no decir mediocre) para promocionar un juego que atesora algunos escenarios con un nivel de detalle abrumador: ciudades, bases, almacenes… Seguramente el nivel del bosque usado como gameplay promocional sea el escenario más flojo de todo el juego.

A nivel personal, no es sólo que el juego sea sólido, funcione bien y sea impresionante. Además es que es divertido. Es un juego que consiste en avanzar y disparar, básicamente. Pero hay diferente tipos de misiones: infiltración y sigilo, demolición, batallas campales. Incluso hay zonas en las que nos moveremos en gravedad cero, y mucho mejor que en ese otro juego de tiros que también ha salido hace poco y que es toda una fantasmada, pero sin chicha. De propina, un modo multijugador de los que enganchan. Desde luego, si te vas a estrenar en la nueva generación, mi recomendación es este juego.

Además si eres fan de la saga, podrás ver que el juego mantiene viva su personalidad. Y no hablo sólo de los ojos rojos de los enemigos. Si te fijas podrás ver cómo la misma tecnología que conoces de las entregas anteriores ha evolucionado. Realmente parece que han pasado veinte años de historia en el juego…

Hablando de historia: Aunque la trama no es la más original del mundo, ofrece algunos momentos realmente sorprendentes, y el que más y el que menos podrá extrapolar algunos escenarios a los titulares de los periódicos de hoy en día.

Killzone Shadowfall me ha sorprendido, me ha reconciliado con la nueva generación y me hace pensar que dentro de no mucho veremos DE VERDAD los juegos del futuro que nos han prometido. Además consigue mantener viva una saga que me encanta, que en estos tiempos no es decir poco.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles

¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*