KING. Hora de aventuras bizarras.

Cuando la Tierra está sumida en el caos, la destrucción y la sociedad está formada por una oligarquía compuesta por seres mitológicos varios, el único humano superviviente será el encargado de impartir justicia. En teoría, claro.

Por Joe Runner.

Desde que Pendleton Ward aterrizó en las televisiones con su Adventure Time, parece que se ha generado un movimiento renovado de la aventura y la fantasía. Ya no priman los futuros distópicos o utópicos, sino una amalgama de ambos en los que las aventuras al más puro estilo Dragones y Mazmorras son el día a día de nuestros protagonistas. Y claro está que el dibujante americano no ha inventado nada, pero es cierto que ha habido una reacción genérica tanto en series animadas como en cómics que se adaptan más a su estilo “innovador” de historias de ficción heroica clásica con toques irreverentes y actuales. Como si Conan hubiese sido un personaje estrella en el comix undergound de la década de los 60. Y es que todo vuelve.

KINGCon la historia de Joshua Hale Fialkov pasa exactamente lo mismo. No ha inventado la rueda y, claramente, se aprovecha de una situación en la que este tipo de historias están de moda. Pero lo hace genial. Su tebeo gira en torno a King, uno de los dos supervivientes de raza humana que queda en un mundo sumido en la locura y la entropía, controlado por una caótica sociedad de seres pertenecientes a los distintos folclores, deidades, robots, dinosaurios y monstruos varios, en el que nuestro protagonista es el verdadero bicho raro. La aventura comienza con una introducción filosófica al Garfield de Jim Davis, tras la que este joven agente de la ley que será enviado a buscar y proteger a la última Semilla de Vida, unos seres capaces de crear vida de la nada y encargados de repoblar los planetas del universo. De esta manera conocerá a Roze, la cual está perseguida por diferentes facciones de la sociedad debido a su alto valor y poder. Y con esta premisa, ya tenemos historia que contar.

No es que sea un cómic divertido y ya, sino que consigue enganchar al lector con constantes críticas a la sociedad actual y humor negro a raudales. El cómic está marcado por la acción constante, apareciendo personajes que tienen un pasado con King y que son presentados de forma orgánica y conveniente, dejando de lado los largos diálogos y dándonos la información justa y necesaria para continuar con la historia. De hecho, me ha sorprendido gratamente el dinamismo que aquí muestra el guionista, acostumbrado a verle narrar de forma mucho más pausada en todos sus cómics. Pero aquí consigue lo (casi) imposible, contando una historia perfectamente cerrada en los que no se notan bajones y huecos de relleno.

Posiblemente nos encontremos ante el mejor trabajo de los creadores, ya que Bernard Chang también está inmenso. El dibujante americano nunca ha sido mi favorito, seamos sinceros. Es más, sigo pensando que su trabajo actual en Batman Beyond está muy por debajo de lo que es capaz de hacer, y a las pruebas me remito. Esta novela gráfica es una delicia visual y podría narrarse sin necesidad de bocadillo alguno. Puedes pararte a mirar embobado cada página pensando que es un cabronazo que trabaja a medio gas con las series pijameras, pero que si le pones un proyecto que le guste y motive, se puede convertir en uno de los mejores dibujantes que hay en la actualidad. Lo que más me ha sorprendido de él es que, más allá de la maravillosa narración visual y de un uso excelso de la cultura popular, tiene un estilo personal muy bonito y depurado que no suele mostrar casi nunca. O eso o esta es la mejor obra que le vamos a ver en la vida. Y es que son más de cien páginas de puro gozo. Es una burrada.

KING

Lo de Marcelo Maiolo es también de estudio. Es cierto que nos encontramos con un dinosaurio en esto de colorear cómics, pero tampoco destaca en el mundillo por ser el mejor. De hecho, él es de los pocos coloristas a los que tengo atravesados y consiguen echarme hacia atrás por culpa de sus colores chillones y  en exceso brillantes. Para eso ya me hago fotos con flash en la cara en una habitación vacía. Y no nos engañemos, aquí sigue pecando de su famoso exceso de luz, pero parece que conforme avance la historia se va adaptando al arte de Chiang y baja la intensidad en su coloreado, dejando un apartado artístico a la altura de muy pocos.

La única pega de todo esto es que ninguna editorial española ha hecho mención de publicarla en nuestro país. Volvemos al eterno dilema de si vale la pena arriesgar por títulos independientes y nuevos en detrimento de lo mismo de siempre, y por ahora gana la falsa seguridad que transmiten los Batman, Spider-Man y compañía. La única manera posible es mediante Amazon o si tu tendero más cercano te hace el favor de pedirte un ejemplar, pues estamos hablando de la editorial Jet City Comics, muy desconocida en nuestras tierras pero que cuenta con algún que otro título interesante en su parrilla. Como este King, un cómic que es lectura obligatoria en todos los amantes del Noveno Arte.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Joe Runner 30 Articles

Cuenta la leyenda que un zhéroe entró en una isla llena de cabezas cortadas…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*