La la Land (La Ciudad de las Estrellas). La la vida es un musical

Poster de la película La La land (La Ciudad de las Estrellas)

La La Land (La Ciudad de las Estrellas) está en boca de todos. En la de los críticos que la han nominado a 14 categorías de los Oscar’s y que ya le han otorgado 7 Globos de oro. En la del público que dice maravillas de ellas.  Y en la mía, que no paro de tatarear sus canciones.

Por Javi Jiménez.

¿Quién lo habría dicho? Un musical robándonos (robándome) el corazón. Os confieso queridos lectores, aquí en intimidad, que generalmente este tipo de películas e historias me la traen bastante al pairo. Ha sido tal el revuelo que ha montado la nueva película de Damien Chazelle, probablemente la causa por la que estás leyendo este artículo ahora, que había que comprobar de que madera estaba hecha.

Y es que todo el mundo ya está tarareando el tema central de la película, recomendándola en las redes sociales o taladrándote la oreja con que vayas a verla. Aún sin haber participado del visionado compulsivo de trailers y repaso de bandas sonoras, incluso sorprendiéndome a mí mismo, estábamos en el cine a punto de ver qué demonios era esto de La La Land o como decimos aquí, La Ciudad de las Estrellas.

La La Land- Gosling y Emma Stone en el cine

Se apagan las luces y comienza la película. En la pantalla una apertura musical que confirma muchas de las sospechas que tenía sobre la película. La dirección es impecable, cada secuencia fluye naturalmente sin apenas cortes aparentes. Desde el primer minuto se pone toda la carne en el asador con una de las coreografías más grandes y más complicadas de este musical. Pasan muchas cosas en pantalla, tantas que llega a abrumar, y más si tenemos en cuenta las posibles referencias ocultas por doquier. La película comienza demostrando que este no es un musical dicho con la boca pequeña, Chazelle y su equipo muestran que son capaces de una gran producción.

En este número conocemos a nuestros protagonistas, Sebastian y Mia. Esta pareja son unos soñadores bajo la presión de la bota de la realidad. Mia, interpretada por Emma Stone,  quiere ser actriz y así lo ha querido durante toda su vida y parece no darse por vencida tras muchos años de servir cafés con leche sin lactosa y recibir muchos “ya te llamaremos”. Sebastian (Ryan Gosling) es un romántico pianista de jazz con sueños de abrir su propio club donde poder tocar jazz clásico y devolver la vida a esta música moribunda.

Sí, ya sé lo que me diréis, esta historia ya la hemos visto. Sin embargo, la idea de que a primera vista esta podría parecer una película romántica básica se va desmontando a ritmo de jazz en cada secuencia. La película no cae en clichés desde el primer encuentro entre la pareja, donde no tenemos el clásico hollywoodiense del flechazo instantáneo hasta el desarrollo de la relación entre ambos personajes. La Ciudad de las Historias es una historia de los sueños y los esfuerzos de dos personas por conseguirlos en una ciudad llena de personas como ellos. Una historia que huele a refrito pero que en esta película se nota fresca.

Ciudad de las Estrellas - La La land

Desde el primer y multitudinario número musical poco a poco la película se va convirtiendo en un diálogo intimista entre estos dos personajes, el tamaño de los números musicales va reduciéndose hasta  centrarse al final en los dos protagonistas. No se sobrecarga con número musicales, hay tiempo para narrar la historia a base de diálogos y se consigue que las canciones, todas originales, no estén incrustadas como pegotes si no bien integradas en la historia. Todas sirven para que los personajes se expresen cuando las palabras no son necesarias. Aunque Gosling y Stone no son los mejores cantantes y/o bailarines de Hollywood están muy resueltos en todos los temas y las coreografías y compensan cualquier poco lucimiento técnico que pudieran tener con su habilidad interpretativa.

Probablemente el final sea el punto de mayor conflicto para muchos espectadores. Tanto para los que les guste el cierre de la historia como para los que no, a todos se les olvida sus pegas con ese gran número de cierre capaz de dejarte completamente embobado ante la pantalla de cine. Al final solo puedes sonreír, levantarte y aplaudir.

Esta ha sido una película que me sorprendo recomendado y que verdaderamente no he caído en lo mucho que me ha gustado hasta rememorarla. Simplemente la película te engancha y no te suelta hasta el final. La La Land tiene un montón de conflictos interesantes, de los que quieres discutir con quién has visto la película después, la música al final se te contagia cual enfermedad venéra y acabas teniendo las cancioncitas rondado por la cabeza todo el día.

la La land - Gif Baile

¿Las razones? Esta película está hecha con artesanía y con el afán de crear una muy buena película.  Los guiones son muy acertados, poco tengo que añadir sobre las interpretaciones de Gosling y Stone y su química en pantalla de la cual prácticamente se salen. No es plan en deshacerse en elogios con la dirección y la fotografía que están a un nivel muy alto. Ni tampoco se puede decir nada malo con el gusto con el que se homenajea el cine clásico de musical. Simplemente es genial.

¿Es la mejor película del año?¿Es para tanto? Solo el tiempo y la memoria colectiva lo dirá. Cierto es que se ha llevado un montón de premios, 14 nominaciones a los Oscar’s incluidas y un carro de Globos de Oro, pero todos sabemos que esto no es garantía de que esta vaya a ser una película memorable. Mi humilde opinión, después de escribir esto me he quedado con ganas de volverla a ver y para pasar el mono he estado escuchando la banda sonora mientras redactaba este artículo. No quiero crearos hipo, pero si que recomiendo que vayáis a juzgarla por vosotros mismos, porque seguramente algo bueno os llevaréis a casa.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 177 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*